Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Marco Peña: "Somos los malos, sí; y hacemos cosas buenas"

Es miembro de la Legión 501 Spanish Garrison, un grupo de devotos de Star Wars que se visten como los malvados de la saga para ayudar en causas benéficas

Mauricio Bernal

Marco Peña: "Somos los malos, sí; y hacemos cosas buenas"

RICARD CUGAT

Quienes tienen conocimientos de Star Wars saben que la Legión 501 es un regimiento  militar a –por decirlo así– las órdenes del lado oscuro. Menos gente sabe que su trasunto en el mundo real es una organización de devotos de la saga de George Lucas que se visten literalmente como los malos de la película, y que se dedican a visitar hospitales para dar ilusión a los niños enfermos. Nació en EEUU, pero hay delegaciones en todo el mundo. El barcelonés Marco Peña, de 48 años, forma parte de la española: la Spanish Garrison.

-Para llegar aquí se ha de ser realmente un devoto de la saga, ¿no?

-Lo soy. ¿Sabe cuándo me di cuenta de la profundidad que había alcanzado la saga en mí?

-Cuándo.

-En mi boda. Toda la música fue de Star Wars.

-Me imagino que no se ha perdido ni una película.

-No, no. Nunca. Ni una.

-¿Se acuerda de su primera vez?

-Por supuesto. Fue en el año 78, cuando estrenaron la primera en España, o sea, el Capítulo IV. Yo tenía ocho años. Mis padres me llevaron al Cinerama, en Paral·lel.

-¿Y? ¿Qué le gustó tanto?

-Pues mire, yo me quedé fascinado con las espadas láser y con los soldados de asalto. La lucha de Obi Wan con Darth Vader en la Estrella de la Muerte para mí es paradigmática, un momento culmen. Me quedé prendado.

-¿Hace cuánto que es miembro de la Legión?

-Desde febrero del 2017.

-¿Y cómo llegó ahí?

-Bueno, porque en cierto momento empecé a interesarme por tener un traje. Yo soy coleccionista, pero ya no me bastaba solo con tener el muñequito, quería ser uno de ellos.

-¿Uno de quiénes?

-Un soldado de asalto. Un 'stormtrooper'.

-¿Por qué? ¿Por qué en concreto un soldado de asalto?

-Es difícil de explicar… Piense que en la mentalidad de un niño de aquella época, esa estética de los soldados de asalto era un viaje al futuro increíble. En la tele había indios, vaqueros, soldados de la Segunda Guerra Mundial, si acaso algún astronauta, pero nada como eso. Aquello era mucho más.

-¿Qué hizo? ¿Comprar el traje?

-No. Tener un traje no es algo trivial. Es una decisión que hay que pensar. Existe una empresa con licencia para vender algunos cascos y trajes, pero los venden a un precio insultante. Es mejor hacerlo por tu cuenta.

-¿Y eso qué quiere decir?

-Quiere decir que estuve un año y medio investigando: quién podría fabricar las piezas, qué tipo de plástico iba a utilizar, si lo iba a montar yo, si alguien me iba a ayudar. La armadura de un soldado de asalto tiene bastantes piezas, y todo tiene que ser a medida. No es como comprarte una camiseta. Finalmente me decidí por unos artesanos de Sevilla que se dedican a hacer 'customing'.

-¿Quedó satisfecho?

-Pues mire, la primera vez que me lo puse fue como: ahora ya soy un soldado de asalto. Me dieron escalofríos. Realmente te transformas. Soy TK-31970.

-Bien, ya tenía el traje. ¿Y entonces?

- Una vez con el traje pensé: qué puedo hacer con él. Entonces busqué grupos que se dedicaran al 'customing' de Star Wars para compartir la afición, y di con la Legión 501. Era perfecto para mí.

-¿Por qué?

-Por dos motivos, básicamente: primero, porque para pertenecer tienes que tener un traje de calidad cinematográfica, acorde a un canon que evalúa un comité. El Comité de Reclutamiento, se llama. Eso se corresponde mucho con mi vena perfeccionista.

-¿Y el segundo?

-El segundo, que la Legión tiene una razón de ser que es el voluntariado y las causas benéficas. Está en su ADN, lo tiene desde su origen.

-Nació para ser benéfica.

-Sí. La hija del fundador de la Legión, Albin Johnson, contrajo un cáncer por el que finalmente murió, y durante su enfermedad él intentaba animarla poniéndose trajes de Star Wars, llevándole a sus amigos que también se ponían trajes… Hasta hizo una versión rosa de R2D2 para que la acompañara: R2KT. Ese es el origen de la Legión.

-Esas visitas a hospitales y todas las actividades benéficas que llevan a cabo… Las llaman misiones, ¿no?

-Exacto.

La Legión 501 Spanish Garrison en el Hospital de Sant Pau, en mayo del 2018. / LEGIÓN 501

-¿En cuántas ha participado?

-Ahora mismo llevo 33. Tenemos un listado enorme de asociaciones con las que trabajamos, la Asociación Española contra el Cáncer, el Proyecto Pol, muchas. También trabajamos con el Banc de Sang i Teixits, participamos en las jornadas de donación de sangre para animar a la gente.

-Entran en la habitación de un niño enfermo. ¿Qué le dicen?

-Te metes en el papel. "Te traemos la fuerza del Imperio". Cosas así. Pueden ser solo cinco minutos, pero transformas radicalmente el día a día de esa habitación, de los enfermos y de sus familiares. Los niños se sorprende, sonríen, se emocionan.

-¿Y usted?

-Pues yo voy debajo del casco y no se puede ver mi cara, pero más de una vez se me han escapado las lágrimas.

-Los chicos malos haciendo cosas buenas, ¿no? Porque son los malos…

-Somos los malos, sí; y hacemos cosas buenas. Hay una asociación hermana, la Rebel Legion, que tienen el mismo espíritu pero son los buenos haciendo cosas buenas. Lo que se espera que hagan, vamos. Pero los malos se llevan de calle el tema.

-¿Cuántos forman parte de la Spanish Garrison?

-Somos cerca de 650 en España y unos 60 en Catalunya. Una cosa: ahora tengo otro traje.

-¿Otro?

-En realidad es una variante del primero. Un Heavy Weapons Trooper. Es la misma base pero lleva hombreras naranja, un arma larga, una mochila de comunicaciones, cartucheras…

-¿Tiene pensado hacer más?

-Pues sí. Ahora voy a por mi tercer traje, el de AT-ACT Pilot. Ese debe estar listo en dos meses. Y luego una variante de este, el Tank Commander. Los dos son de Rogue One. Me los estoy haciendo yo.

-¿Usted?

-Pues sí, como todo es artesano, es casi inevitable que aprendas a hacer algunas cosas. Los trajes se rompen y tienes que aprender a repararlos. Tengo una impresora 3D, he aprendido sobre masillas, lijados…

0 Comentarios
cargando