Ir a contenido

BUZÓN CIUDADANO

Más columpios para todos

Al balancín adaptado inaugurado en Navidad, le robaron el arnés a los cuatro días de su instalación

Gemma Varela

Bruno sonríe mientras su madre le columpia en el parque de la Vila Olímpica.

Bruno sonríe mientras su madre le columpia en el parque de la Vila Olímpica. / RICARD CUGAT

Bruno –un niño de 6 años con parálisis cerebral y discapacidad motriz- por fin puede disfrutar de uno de los dos únicos columpios adaptados que hay en los parques de Barcelona. La lucha de su madre, Marie-Pierre Caire, dio sus frutos y tras iniciar una campaña virtual de firmas y explicar su historia en EL PERIÓDICO, el Ayuntamiento de Barcelona inauguró el 23 de diciembre el reivindicado columpio, como si un de un regalo navideño se tratara. Aun así, la lucha para que se instalen más columpios en otros parques infantiles de la ciudad continua y, a pesar de que Marie-Pierre está "contenta y satisfecha", queda un sabor agridulce: ha desaparecido el arnés del columpio. "Lo robaron a los cuatro días y el Ayuntamiento está trabajando para volverlo a instalar y posiblemente coloque otro más consistente para protegerlo del vandalismo", explica Marie. A modo de solución temporal, ella lleva un arnés en su bolso para poder columpiar al pequeño de forma segura.

El columpio ergonómico –situado en un parque de la Vila Olímpica, entre el centro comercial de la Vila y la avenida del Litoral– es todo un éxito. "Todos los niños del barrio lo utilizan muchísimo, no solo los que tienen necesidades especiales", cuenta Marie. De hecho, Bruno y su hermana a menudo se divierten juntos con este nuevo juguete que, a ojos de su madre, es "superinclusivo".  "Se ha tardado, pero se ha abierto una puerta". Y es que el Ayuntamiento está trabajando para incorporar mejoras la accesibilidad y la inclusividad de los parques infantiles

MÁS PRESUPUESTO Y DETALLES POR PULIR

Para Marie-Pierre -que ve en el consistorio la firme voluntad de subsanar esta asignatura pendiente- es esencial que se dedique más presupuesto para parques inclusivos, ya que Barcelona cuenta solo con 11 zonas de juegos infantiles adaptadas para niños con discapacidad"Vivimos en una ciudad accesible, pero esta accesibilidad está enfocada casi exclusivamente hacia las personas mayores sin pensar en los niños". Entre las propuestas que pone sobre la mesa: que los columpios se instalen por demanda, como los párquings para personas con discapacidad. "Se trata de cubrir primero las necesidades de la familia, yo tenía siete zonas de recreo muy cerca de casa y ningún columpio", explica. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

También propone que se mejore la señalización. Actualmente, el parque infantil del preciado balancín cuenta con una placa distintiva, una imagen con una silla de ruedas, "pero se podría añadir una distinción en el columpio de uso prioritario, no exclusivo, para niños con necesidades especiales, como en las plazas reservadas de los autobuses para ancianos, embarazadas o personas con movilidad reducida". Una discriminación positiva que ayudaría también a educar al resto de niños que –siguiendo con el símil del bus- ceden su asiento al ver un pasajero que lo necesita más que ellos. Estas pequeñas mejoras serían la guinda a un pastel muy batallado. "Espero que se instalen muchos más columpios en la ciudad para que muchos niños disfruten como Bruno", añade Marie-Pierre. 

0 Comentarios
cargando