Cuentas públicas

El Govern pedirá al FLA 11.822 millones para el año que viene

La dependencia de la financiación del Estado se mantendrá y seguirá hasta 2034 aunque bajando gradualmente

El Govern pedirá al FLA 11.822 millones para el año que viene
3
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

El Govern calcula que requerirá 11.822 millones de euros el año que viene, que es la cantidad que prevé solicitar al fondo de liquidez autonómica (FLA). Para el ejercicio actual pidió un total de 12.447 millones, a los que hay que sumar 815 millones del fondo europeo React-UE.

Aunque la estimación es que cumplirá con el déficit al igual que el año pasado, probablemente las entregas serán a través del FLA (el fondo para las autonomías que incumplen los objetivos fiscales), en vez de la facilidad financiera (para las que cumplen) ya que la referencia es 2019 al haberse suspendido en la Unión Europea (UE) las reglas fiscales para 2020 y hasta 2023 por la pandemia, según fuentes de Economia. Y ese ejercicio, la Generalitat incumplió con el déficit, mientras que los dos ejercicios posteriores lo cumplió.

Con esta cantidad que pedirá, incluida en un informe elaborado por la Conselleria de Economia para los inversores, se ha de cubrir el déficit de referencia (las reglas fiscales tampoco se aplicarán el año que viene con autorización de Bruselas) del 0,3% del producto interior bruto (PIB), que equivale a 791 millones de euros. También se calculan otros 10.906 millones para vencimiento de bonos, retorno de recursos de los mecanismos de liquidez del Estado y 125 millones para otros fines.

De esta forma se mantendrá el peso del Estado como acreedor de la Generalitat, como titular de más del 82% de la deuda total que, a 30 de junio pasado, ascendía a 84.486 millones. El Govern, cuyo anterior 'conseller' de Economia, Jaume Giró, estimó que a partir del año que viene podría empezar a acudir al mercado, prevé que mantendrá dependencia de la financiación del Estado hasta 2034, aunque con una reducción gradual.

En todo caso para combinar financiación en los mercados e instrumentos de liquidez del Estado hay que cumplir con la referencia de deuda pública y el periodo medio de pago a proveedores, algo que sucedió en 2020 y 2021, pero no en 2019, el ejercicio que sirve de base y en el que aún regían las reglas fiscales prepandemia. Tendrá que ser, por tanto, fruto de una negociación con el Gobierno central.

Nueve de cada 10

A largo de 2023, la Generalitat tendrá que devolver 10.665 millones, de los que 9.726 millones, el 91% del total, es decir, 9,1 de cada 10 euros, tienen al Estado como destinatario. Desde 2012, cuando el Gobierno central instauró fórmulas para facilitar la liquidez de las autonomías ante el cierre de los mercados, Catalunya ha recibido más de 100.000 millones de euros, de los que quedaban pendientes de devolución 70.318 millones a 30 de septiembre pasado.

Durante el último año, la deuda de la Generalitat ha dejado de ser considerada como 'bono basura' por dos agencias de calificación de crédito, DBRS y Fitch Ratings. A pesar de que el volumen de pasivo ha aumentado, su coste se mantiene "relativamente bajo", según el documento entregado a los inversores, con una media del 1,257% hasta septiembre pasado, y un total de 697 millones en 2021. El pico en costes financieros se alcanzó en 2014 con un total de 1.923 millones de euros, equivalente al 8,3% del PIB, frente al 0,29% del año pasado.

Noticias relacionadas

2023 también será el último año del trienio de mayor volumen de devolución de deuda para la Generalitat, ya que a partir de 2024 bajará de forma drástica hasta 7.988 millones y lo seguirá haciendo de forma paulatina.

El objetivo es que en los próximos ejercicios Catalunya cumpla con los requisitos para salir gradualmente a financiarse a los mercados, "aunque el elevado volumen de las necesidades de financiación de la Generalitat harán que sea necesario seguir contando en gran medida con la adhesión a los mecanismos de liquidez", según el informe de orientaciones presupuestarias presentado en junio pasado en el Parlament. La idea es que la financiación en el mercado sea el 5% del total en 2023, el 10% en 2024, el 15% en 2025 y el 20% en 2026.