Cuentas públicas

El Govern empezará la semana que viene a negociar los presupuestos para 2023

El Ejecutivo catalán espera estabilizar la deuda pública en en nivel de los 85.000 millones

El consejero de Economía, Jaume Giró, en el parlamento de Cataluña en una imagen de archivo.

El consejero de Economía, Jaume Giró, en el parlamento de Cataluña en una imagen de archivo. / Manu Mitru

2
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

El 'conseller' de Economía, Jaume Giró, comenzará la semana que viene los contactos con los grupos parlamentarios sobre los presupuestos de 2023. Al igual que las de este año, Giró espera que estas cuentas puedan aprobarse de nuevo en tiempo y forma, por lo que ha pedido "generosidad" y voluntad "sincera" de negociación a la oposición.

Estas declaraciones se han producido tras registrar el informe de orientaciones presupuestarias, una especie de hoja de ruta de cara a la elaboración del proyecto de ley de presupuestos para 2023. Destacando la "elevada incertidumbre" en la que tendrán que desplegarse, el informe prevé que el año que viene un 5% de la financiación de nueva deuda se pueda obtener en el mercado, al que la Generalitat no puede acudir desde 2012; y que vaya creciendo hasta llegar al 20% en 2026. De todas esta parte depende de la autorización del ministerio de Hacienda.

Uno de los objetivos es la estabilización del volumen de deuda a finales del ejercicio actual, entorno a los 85.000 millones. Este año acabaría en 85.272 millones y el pico se alcanzaría en 2025, con un total de 85.909 millones. De todas formas, la carga financiera irá aumentando en los próximos años por la subida prevista en los tipos de interés, que el Banco Central Europeo (BCE) iniciará el mes que viene. 

El Govern prevé cerrar este año con un déficit de 1.592,8 millones de euros, el 0,6% del producto interior bruto (PIB), el doble del ejercicio anterior (0,3%). Este incremento del desfase de caja, que en todo caso podría variar debido a las incertidumbres existentes se deberá a unos ingresos inferiores en 3.550 millones a los liquidados en 2021, hasta 30.714 millones; y unos gastos que superan en un 0,4%, 129,7 millones, los de ejercicio precedentes, hasta 33.057,3 millones. Los ingresos superarán en un 3,2% los previstos inicialmente este año gracias a la evolución de la recaudación por tasas, venta de bienes y servicios y las transferencias; y los gastos se reducen el 5,1% con respecto a lo estimado por los gastos de una sola vez ejecutados en 2021 y que no se repetirán.

Noticias relacionadas

Todo ello consta en el informe entregado al Parlament en el que se incluyen las orientaciones presupuestarias del Ejecutivo catalán por primera vez, tal como establece la modificación del texto refundido de la ley de finanzas públicas. En este informe se incluyen explicaciones del marco económico, social y presupuestario relativo al próximo presupuesto a presentar con sus prioridades.

Entre los elementos que se incorporan está la "elevada incertidumbre" de los impactos económicos y fiscales de la inflación, la guerra en Ucrania y la evolución a medio plazo de los tipos de interés. El Ejecutivo catalán prevé un crecimiento de la economía del 4,9% este año y del 2,9% el ejercicio próximo, tal como anticipó recienetemente. Está previsto recuperar los niveles de PIB previos ala pandemia el año que viene.