Tranformación industrial

El Gobierno aprueba el PERTE de ayudas para el vehículo eléctrico y conectado

  • El plan supondrá una inversión privada de 11.900 millomes de euros que se suman a los 2.975 millones aprobados de los fondos 'NextGen' aprobados por la Unión Europea.

  • Los consorcios empresariales que opten a los préstamos deberán tener ejecutados sus proyectos (entre los que están la producción de coches eléctricos en Seat Martorell y Volkswagen Navarra) con fecha tope 30 de septiembre de 2025.

Producción en Martorell del Cupra Formentor.

Producción en Martorell del Cupra Formentor.

2
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

El Gobierno le ha dado el botón de 'on' al plan industrial más ambicioso para el sector del automóvil en España de los últimos 50 años: el PERTE para el desarrollo del vehículos eléctrico y conectado. El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado hoy las bases por las que se regirá este programa de ayudas y que cuenta con un importe total de 2.975 millones de euros. El objetivo de este plan, englobado en el denominado Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia, es el de repartir y aplicar los fondos NextGen otorgados y aprobados hace un par de semanas por la Comisión Europea. Llegó el momento de ponerse a trabajar en serio.

La aprobación y puesta en marcha del PERTE abre una carrera contrarreloj para presentar proyectos y propuestas industriales que afecten a toda la cadena de valor de la industria del automóvil en España. Estos proyectos, tras ser estudiados y validados por el Gobierno y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, recibirán el apoyo económico para activarse. El presupuesto máximo de las ayudas que se concederán para el periodo 2021-2023 será de 2.975 millones de euros, de los que 1.425 millones serán en forma de préstamo y 1.550 millones en forma de subvenciones. Las empresas que resulten adjudicatarias deberán llevar a cabo sus proyectos con fecha tope del 30 de septiembre de 2025.

Eléctricos en Martorell

Este arranque movilizará una inversión privada de unos 11.900 millones de euros, entre las diferentes empresas que están agrupadas en las candidaturas. Entre otras está la inversión que realizará el Grupo Volkswagen para que se fabriquen vehículos eléctricos pequeños en la planta de Seat en Martorell y SUV's eléctricos en la de Volkswagen en Landaben (Navarra).

Las subvenciones otorgadas podrán tener carácter plurianual y formalizarse como préstamos a través del presupuesto nacional, subvenciones con financiación del mecanismo de recuperación y resiliencia o como una combinación de ambos. El establecimiento de las bases reguladoras para la selección y concesión, en régimen de concurrencia competitiva, de las ayudas correspondientes, es el paso previo a la publicación de la convocatoria que abrirá los plazos para la presentación de los proyectos.Una vez abierto este procedimiento por parte del Gobierno las candidaturas competirán para obtener la ayuda para llevar a cabo sus inversiones.

Noticias relacionadas

Este plan es estratégico para el sector industrial del automóvil en España que supone el 11% de la cifra de negocio anual de la industria en nuestro país. España es el segundo fabricante europeo de vehículos y noveno mundial, con un volumen de exportación del 80% de la producción (lo que representa el 15% de las exportaciones españolas). Tras el objetivo inicial del PERTE está el convertir a España en un hub industrial europeo de electromovilidad.

Para que un PERTE, que debe aprobar el consejo de ministros, salga adelante se exige que exista colaboración entre la administración pública, la empresa privada y los centros de investigación. Tienen que participar cinco empresas como mínimo, y de estas al menos el 40% tienen que ser pymes. El presupuesto de cada proyecto debe ser de un mínimo de 40 millones de euros y debe haber implicación de más de una comunidad autónoma.