25 oct 2020

Ir a contenido

ABIERTA HASTA EL JUEVES

Bizbarcelona y la reinvención ferial

La feria laboral y para emprendedores fusionada de Fira de Barcelona es la primera que se celebra durante esta pandemia en España

Sistemas telemáticos de control de los asistentes y grandes medidas sanitarias protagonizan un encuentro apoyado por las instituciones

Eduardo López Alonso

Aspecto de la feria Bizbarcelona 2020, en su primer día. 

Aspecto de la feria Bizbarcelona 2020, en su primer día.  / MANU MITRU

Fira de Barcelona canalizó este lunes la conjura institucional para reactivar la economía con la apertura de las puertas del salón Bizbarcelona y del Saló de la Ocupació fusionados, la primera feria presencial en momento de pandemia en España. Lejos están los tiempos en los que el éxito ferial se medía en miles de asistentes. La Fira marca el camino de cómo van a ser las ferias presenciales en tiempos de mascarilla y distanciamiento social, dinamismo ferial al cubo y oportunidad para el emprendimiento y para encontrar empleo. Control telemático de los asistentes, pasillos amplios y gel. 

El Bizbarcelona y el Saló de la Ocupació se celebra por primera vez conjuntamente y en formato presencial y digital. En torno a 9.000 personas se habían acreditado a la hora de abrir las puertas en el salón 8 de Fira de Barcelona. Unos 20.000 metros cuadrados y un aforo máximo de 4.500 personas simultáneas. El nuevo modelo ferial presencial ha incorporado por primera vez el bautizado internamente como 'Smart Venue', un sofisticado sistema de control de personas en el recinto. Tras pasar examen de temperatura, un sistema de inteligencia artificial basado en cámaras de vídeo cenitales controla y cuantifica el número de personas que entran en el recinto de la avenida de Maria Cristina.

Control del aforo en Bizbarcelona mediante el programa Smart Venue diseñado por la Fira.  MANU MITRU

Otro sistema de control por wifi muestra el mapa de calor o concentración de personas. Se analiza también de qué manera se mueven las personas por el recinto ferial. El objetivo es evitar aglomeraciones. Se trata de un programa desarrollado durante el confinamiento y que la Fira utilizará también en el futuro como herramienta de análisis y márketing. Y es que la feria del futuro ya no será de apretujones y regalo de propagandas. Hay menos papel, menos promoción y más conferencias. Más encuentros interpersonales con mascarilla, sin tarjetas de visita y con el móvil por delante. 

"No se sabe cuando una conferencia es presencial o virtual", criticaba un asistente. Y es cierto que la oferta en ocasiones se entremezcla y la simultaneidad impera. Algún encuentro o conferencia de la primera jornada parecía desangelado. Otros, más animados. En cualquier caso sin barullo. Durante los tres días, se abordará el impacto que tendrá la pandemia en la economía y cómo será la reactivación de las empresas, autónomos y ciudadanos que buscan trabajo o quieran reorientar su actividad profesional. En total, en el Bizbarcelona participarán unos 150 ponentes y se harán 117 conferencias en cinco ámbitos temáticos.

Entrevista con mascarillas en el Saló de la Ocupació 2020. MANU MITRU

En la feria de ocupación, los visitantes pueden buscar orientación para acceder al mundo laboral, hacer una aproximación a cuáles serán las profesiones del futuro, así como prepararse para el proceso de búsqueda de trabajo y conocer los derechos laborales de los trabajadores.

"Fira de Barcelona es un motor de la economía", explicaba el director de Bizbarcelona, Aleix Planas, en la inauguración. Y la Fira se ha convertido en el centro de la colaboración público-privada e institucional para reactivar la economía con la primera feria de pandemia. Ayuntamiento, Generalitat, patronal y empresas unidas para reanimar el mercado de trabajo. Son tiempos necesitados de consenso ante una crisis económica dantesca y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, concretó en la inauguración de este lunes la idea compartida de que "lo más importante es preservar la salud, pero no podemos permitirnos parar la economía", aunque se presenten "próximos meses complicados".

Para Collboni, el objetivo de la fusión de ferias laborales persigue transformar la incertidumbre actual en confianza en unos momentos de crisis, con la idea de que es necesario potenciar sobre todo el cambio hacia una economía digital, pero también los sectores más afectados como turístico, de la construcción y la industria. La Fira observa también los movimientos en los encuentros empresariales, muchos de ellos de tipo virtual (Blockchain Convention) o los de nuevo diseño disruptivo (Bnew). Las ferias presenciales no quiere perder espacio en las agendas empresariales.

Temas Empresas