13 ago 2020

Ir a contenido

Cierre histórico

Nissan cierra sus fábricas en Catalunya

La firma automovilística avanza a los trabajadores su decisión de cerrar las factorías catalanas de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu

La clausura de las fábricas deja sin trabajo a cerca de 20.000 personas, entre empleos directos e indirectos, mientras Ávila y Cantabria pasarán a Renault

X. Pérez / G. Ubieto

Nissan cierra sus fábricas en Catalunya y sus trabajadores inician protestas. / EMILIO MORENATTI / AP / VÍDEO: ZML

Nissan ha anunciado públicamente su intención de cerrar sus plantas en CatalunyaCien años de la historia de la automoción en España quedan enterrados tras la comunicación llegada desde Japón. La firma automovilística echará el cerrojo a sus factorías de Zona FrancaMontcada i Reixac y Sant Andreu y dejará sin empleo a los 3.000 trabajadores que hasta ahora operaban en ellas. Así lo ha hecho público en la rueda de prensa de presentación de sus resultados del ejercicio del 2019. Los despidos pueden acabar elevándose en torno a los 20.000, teniendo en cuenta el impacto del cierre sobre las compañías de componentes y servicios que han trabajado hasta ahora para surtir al gigante nipón.

El proceso de cierre será progresivo y se extenderá hasta diciembre de este 2020, según han afirmado fuentes sindicales. El cierre de las factorías catalanas, según cálculos del Ministerio de Industria, puede costarle a Nissan unos 1.000 millones de euros, entre finiquitos e indemnizaciones contractuales a proveedores.

De hecho, ayer mismo, ya se apuntaló esta opción después de conocerse los nuevos planes de producción y comerciales de la Alianza de Nissan con Renault y Mitsubishi. La concentración geográfica de los socios y la atribución de segmentos de producto a cada marca dejó a Barcelona y a España con muy pocas posibilidades como ya adelantaba EL PERIÓDICO. El Gobierno convocará en los próximos días a Generalitat de Catalunya, Ayuntamiento de Barcelona, Consorcio Zona Franca y a las centrales sindicales para analizar conjuntamente la situación y estudiar diferentes escenarios de futuro.

Trabajadores de Nissan empapelan un concesionario de la marca en L’Hospitalet. En la foto, un trabajador lanza un huevo contra una tienda en Barcelona. / AFP / LLUIS GENÉ / VÍDEO: EUROPA PRESS

Nissan ha comunicado su decisión a los representantes de los trabajadores en la mañana de este jueves, pocas horas antes del anuncio oficial a la prensa. Previsto este a partir de las 10 de la mañana (hora barcelonesa), en la presentación de resultados del ejercicio del 2019. Queda por resolver la continuidad de los casi 1.000 empleados que operan en las factorías de Ávila Cantabria, que podrían integrarse en la cadena de distribución de las plantas francesas de Renault. Pues será el socio de la no siempre bien avenida alianza el que se quede con la cuota del mercado europeo. 

El ruido de sables llevaba meses sonando y el signo del anuncio oficial no ha sido una sorpresa para más de uno. Las bajas producciones, el degoteo de modelos que eran reasignados por la alianza Renault-Nissan a otras plantas del grupo (o que desaparecían como el Pulsar) y 10 años sin inversiones de calado en las factorías catalanas auguraban el final confirmado este jueves desde Japón. 

La compañía ya evitó en mayo del año pasado, durante la negociación del último expediente de regulación de empleo (ERE), y que se saldó con 600 prejubilaciones, ofrecer a los trabajadores garantías sólidas de futuro. La crisis de la covid-19 ha acelerado lo que hace tiempo venía siendo la crónica de una muerte anunciada. 

La sentencia con el coronavirus

La emergencia sanitaria ha precipitado la reestructuración global de la alianza Renault-Nissan, que desde hace años ha ido vaciando de a poco las plantas en Catalunya. La producción de Zona Franca, otora la 'niña bonita' de los nipones en Europa y el segundo motor de la automoción en España (junto a Seat), operaba antes de la pandemia al 20% de su capacidad. 

Las fábricas catalanas actualmente solo tienen asignados tres modelos (eNV200, Nissan Navara y Renault Alaskan), habida cuenta de que el Mercedes Clase X dejará de producirse este mismo mes. Serán los últimos, según han comunicado la dirección este jueves a los sindicatos, y pondrán fin así a 100 años de historia de la automoción en España. Pues la decisión del actual consejero delegado de Nissan, Makoto Uchida, pone fin a lo que empezó en Cádiz en 1920. De la mano de Ford nació Motor Ibérica y de la mano de Nissan (propietario desde el 1980) acaba en Barcelona.

El futuro

Ahora se abren alternativas y especulaciones. El futuro de la planta de Zona Franca pasaba por una especialización, concretamente en la electrificación. Caballo de batalla de las automovilísticas. También asoma la posibilidad de una propuesta de China, algo que se ha estado buscando también a nivel institucional, pero que desde la Alianza Renault-Nissan no estarían dispuestos a aceptar ya que abriría las puertas al gigante asiático en Europa. También se abre la opción de trabajar para otra marca o, incluso, albergar alguna de las nuevas empresas catalanas de movilidad eléctrica en eclosión.

Nissan abandona el continente europeo, pero su planta de Sunderland continuará en activo. Uchida ha anunciado que la fábrica del Reino Unido mantendrá su actividad y no se verá afectada por el recorte del 20% en la producción mundial de la firma.

Fank Torres pilotará el desmantelamiento de Zona Franca

El cierre de la planta de Barcelona tendrá un viejo conocido para la marca ya que Frank Torres, que fuera director de operaciones de Nissan, será la persona designada para ultimar los detalles de la operación. Con él como responsable de la planta de Zona Franca en 2011 se adjudicaron los últimos modelos estrella como la Nissan eNV200 y el Nissan Pulsar. El primer modelo se irá a la planta de Mauberge a Francia, mientras que el segundo dejó de fabricarse el pasado año.

Tras entrar en Motor Ibérica como analista de ingeniería en 2007 y en 2011 fue erigido director general de la filial, con lo que pasó a ser el máximo responsable del centro de la Zona Franca. Abandonó Nissan España para entrar en Nissan Europa, Torres pasó en 2019 a ocuparse de dirigir las operaciones de Nissan en Rusia. Ahora ha sido reclamado por la matriz para ocuparse de las negociaciones, dejando a Genis Alonso, actual director de Nissan Motor Ibérica, en un segundo plano.