19 sep 2020

Ir a contenido

LOS EFECTOS DE LA PANDEMIA

El paro sube en 300.000 personas en abril y roza los 4 millones de desempleados

La Seguridad Social pierde casi 50.000 afiliados y deja la cifra total en 18,4 millones

La crisis sanitaria se lleva por delante un millón de afiliados a la Seguridad Social

Sara Ledo

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo se disparó en 282.891 desempleados en abril, su mayor repunte en este mes de toda la serie histórica, debido a la crisis originada por el coronavirus. / EUROPA PRESS

El coronavirus sigue haciendo estragos en el mercado laboral español, se mantiene la destrucción de empleo y el número de parados aumenta, pero se ha debilitado su fuerza. Abril cerrará con casi 49.074 afiliados a la Seguridad Social menos y 282.891 parados más, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo. Unas cifras en las que no computan los cerca de 4 millones de afectados (3,4 millones son oficiales) por un expediente de regulación temporal de empleo (erte).

El grueso de la caída se produjo en el mes de marzo, cuando se registró una caída de la afiliación de casi 900.000 cotizantes (frente a los 49.000 de abril), muchos de los cuales se han registrado en el paro en el mes de abril (a finales de marzo se registraron cerca de 300.000 nuevos desempleados). Según ha explicado el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo, el incremento diario del paro en la segunda quincena de abril fue de 8.620 parados, una tercera parte de la media del mismo periodo de marzo que fue 24.576. 

En el conjunto de los dos meses de pandemia, marzo y abril, el paro registrado ha aumentado en casi 600.000 personas hasta rozar los 4 millones de parados (3,89 millones), la cifra más alta del registro desde mayo de 2016; mientras que la afiliación a la Seguridad Social pierde cerca de un millón de cotizantes y se sitúa en 18,3 millones de afiliados. 

Un mes "robado" al empleo

Abril suele ser un mes de aumento del empleo –por el inicio de la temporada alta del verano—y solo en el inicio de la crisis económica (en los años 2008 y 2009) se registraron aumentos del paro durante este mes, pero nunca tan elevados como los de este año con el peor abril de toda la serie histórica. Además, abril de 2020 también será recordado como el mes en el que se han registrado menor número de contratos nuevos de toda la serie histórica, según el director de Laboral de KPMG, Jordi García Viña.

En concreto se han firmado 673.000 nuevos contratos, de los que 59.000 fueron indefinidos, un 46,4% inferior al mes de marzo y del 61,9% respecto al mismo mes del año anterior. Ha sido un mes "robado" al empleo, a juicio de Joaquín Pérez Rey, porque los primeros diez días (desde el 30 de marzo al 9 de abril) se produjo un parón "semitotal" de la economía frenando en seco la contratación. "Esto da una idea precisa del enorme descenso de actividad que ha supuesto afrontar la crisis de la covid-19", ha indicado Joaquín Pérez Rey. 

Los ertes amortiguan el golpe

La caída de la afiliación en abril ha podido ser superior de no ser por las medidas del Gobierno para amortiguar el golpe en el empleo como los ertes (3,4 millones registrados), las ayudas para autónomos (1,4 millones), las moratorias a la Seguridad Social y la prestación por incapacidad (600.000) a quienes han sufrido el virus. La mayoría de los afectados por erte en España están acogidos al régimen de fuerza mayor vinculado al estado de alarma (3,1 millones) con Catalunya a la cabeza, con 604.305 trabajadores. Unas medidas que el Gobierno debate en la mesa de diálogo social para alcanzar un acuerdo de cara a la desescalada.

Unas medidas que han provocado que el número de beneficiarios de prestaciones por desempleo se disparase este mes con 5,1 millones de beneficiarios, lo que se traduce en un incremento interanual del 136,56% y supone un récord histórico de prestaciones abonadas por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). La nómina de prestaciones SEPE de abril ascendió a 4.512 millones de euros para el pago de esta protección social, la más alta de la historia.

Los jóvenes, los más afectados

Los jóvenes han sido quienes más han padecido la destrucción de empleo en esta crisis. Más de la mitad de la pérdida de afiliados desde el 12 de marzo se produjo en menores de 35 años. "Esto se debe a que son ellos quienes más se concentran en los contratos temporales", precisó el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo. El coronavirus produjo un descenso de la afiliación en los contratos temporales del 1,63%, mientras que la ocupación ligada a contratos indefinidos creció un 0,23%. "Esta pandemia ha vuelto a demostrar, quizá con mayor intensidad que en otras ocasiones, el fracaso absoluto de este modelo", señaló Joaquín Pérez Rey, que urgió –como hizo la ministra hace unas semanas– un pacto por la precariedad. 

Catalunya

Por sectores, el paro se incrementó en casi 220.000 personas en el sector servicios, aunque todos los han mostrado registros negativos: industria (22.622), construcción (25.055) y agricultura (4.015). La evolución del paro muestra que las comunidades donde más se incrementó el desempleo en abril fueron Catalunya, Baleares, Canarias y Madrid. "Un claro reflejo del peso del sector turístico en estos territorios", señaló Pérez Rey. La cifra del paro registrado en Catalunya se situó en 467.810 personas desempleadas, un incremento de 86.212 parados más respecto del mismo mes del año anterior. Por número de afiliados a la Seguridad Social, la comunidad catalana registró en el mes de abril tres millones de ocupados, lo que supone 89.846 ocupados menos respecto el mes de marzo del 2020 (-2,64%), y 133.968 ocupados menos respecto al mismo mes del año anterior (-3,89%).