Ir a contenido

política monetaria

La banca penalizará los depósitos por el recorte de tipos que prepara el BCE

El sector prevé cobrar a las empresas por los excesos de tesorería que no les aporta comisiones

Las entidades descartan obligar a los ahorradores a pagar pero admiten que les gustaría hacerlo

Pablo Allendesalazar / Max Jiménez Botías

Mario Draghi, presidente del BCE.

Mario Draghi, presidente del BCE. / Francois Lenoir (REUTERS)

La rebaja adicional de los tipos de interés que prepara el Banco Central Europeo (BCE) para afrontar la desaceleración económica traerá consecuencias. Las entidades financieras españolas ya cobran por los depósitos de otros bancos y de empresas, sobre todo fondos de inversión, gestoras y aseguradoras, pero van a extender esta penalización a otro tipo de compañías grandes y medianas. A los ahorradores particulares y pymes no les va a tocar de momento por miedo a perderles como clientes, por más que algunos bancos confiesan en privado que querrían hacerlo, pero la escasa remuneración que les ofrecen se va a ver aún más reducida.

El BCE comenzó a cobrar a los bancos en junio del 2014 por guardarles el dinero. Al principio fue solo un 0,1%, pero desde marzo del 2016 es el 0,4%, lo que supone un coste anual para el sector de más de 7.000 millones de euros, y el mercado espera que en septiembre lo sitúe en el 0,5%. En consecuencia, según un reciente informe de la autoridad monetaria, en torno al 5% de los depósitos totales de la zona euro y al 20% de los empresariales tenían intereses negativos al cierre del 2018. Pero hay grandes diferencias. En Alemania son el 15% y el 50%, respectivamente, mientras que en países que sufrieron la crisis de la deuda pública como España el porcentaje es más bajo que la media debido al temor de los bancos a la fuga de depósitos tras los problemas de financiación que sufrieron.

La nueva vuelca de tuerca que prevé aplicar el banco central va a cambiar esa situación, como han admitido las grandes entidades durante las últimas dos semanas. Aunque ya han ido rebajando la remuneración del pasivo en los últimos años, aún tienen cierto margen. Según los últimos datos del Banco de España, el sector pagó de media el 0,05% a los hogares y el 0,47% a las empresas por las nuevas imposiciones a plazo de mayo, pero la remuneración del saldo total está en el 0,11% y el 0,78%, respectivamente. A medida que vayan venciendo los depósitos antiguos serán sustituidos por otros con intereses más bajos. Las cuentas corrientes remuneradas, por su parte, ya están en el 0,04% para las familias y el 0,09% para las corporaciones. 

Tipos de interés negativos en la UE

Difícil, no imposible

Los consejeros delegados de Santander (José Antonio Álvarez)BBVA (Onur Genç)Caixabank (Gonzalo Gortázar)Sabadell (Jaume Guardiola)Bankia (José Sevilla) y Bankinter (María Dolores Dancausa) han confirmado en los últimos días que se plantean empezar a cobrar a más empresas. No por sus cuentas operativas, con las que realizan su actividad ordinaria y que generan cobro de comisiones, sino por los excesos de tesorería que tienen aparcados en los bancos y que no son rentables para estos. "Ya hace tiempo que hemos dejado de remunerar el pasivo y estamos cobrando a empresas por los depósitos que no tienen movimiento. Esta es una tendencia que va a ir a más. No habrá un patrón de actuación que no sea analizar caso a caso, pero se trata de una práctica que tiende a extenderse en el sector", apuntan en un banco.

Cobrar a los ahorradores son palabras mayores. Los analistas de Bankinter sugirieron recientemente que la "lógica de los acontecimientos" podría llevar a ello y Guardiola no lo descartó hace dos viernes, aunque lo juzgó "muy difícil". Otros banqueros, en cambio, lo dan por imposible, aunque admiten que reducirán al mínimo la remuneración que les ofrecen. Lo cierto, como expone el informe del BCE, es que las familias tienen una facilidad mayor para retirar su dinero sobrante y guardarlo en metálico, algo que no pueden hacer las empresas. 

Los datos del Banco de España demuestran que ninguno de los dos grupos está rebajando sus depósitos a plazo y a la vista: en junio crecieron el 5,7% los de los hogares, hasta los 844.544 millones de euros, y el 3,9% los de las compañías, hasta los 259.419 millones. La mala situación de los mercados y la incertidumbre económica mundial no invita a invertir y aconseja guardar el dinero en los bancos. Pero si se penaliza a los hogares, podrían retirar su dinero o podría iniciarse una guerra por los clientes entre las entidades que les impongan tipos negativos y las que no. Eso sí, como apuntó Gortázar el viernes, los clientes particulares no van a ser rentables solo con los depósitos, con lo que el sector buscará sacarles partido con "el conjunto de la relación y no solo por la cuenta corriente", informa Nacho Herrero.

Efecto negativo sobre el resultado

Para los bancos, el efecto a medio plazo en los resultados de la rebaja de tipos del BCE "será negativo", explica Nuria Álvarez, analista de Renta4 especializada en el sector financiero. Y la manera de combatir esa situación será mediante el crecimiento de volúmenes, la aplicación de comisiones más elevadas y de diferenciales mayores en los créditos para compensar el estrechamiento de márgenes. Finalmente, una mayor eficiencia en el capítulo de gastos, particularmente de estructura, se hará inevitable para reducir costes. Pese a todo, "será difícil evitar que les caigan los beneficios", agrega. 


Con todo, "no hay que llorar por los bancos", asegura Javier Díaz Giménez, profesor de Economía de IESE. "Ellos también tienen financiación privilegiada, a coste cero, y, lo cierto, es que los beneficios siguen siendo elevados", agrega. Si la expectativa es de reducción de resultados habrá que analizar si la estructura que tienen no es demasiado pesada. "Igual tienen que plantearse reducir los costes de los consejos de administración, algo que no suelen considerar", añade.