primer semestre

Bankia gana el 22,3% menos y reduce su previsión de beneficio para el 2020

La entidad adelanta que tomará medidas para afrontar la caída de ingresos por los tipos en negativo

El capital se sitúa en el 12,91% y el banco confirma su intención de pagar al accionista el excedente

El presidente del Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.  

El presidente del Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.   / Miguel Lorenzo

3
Se lee en minutos
P. Allendesalazar

El mercado lo daba por descontado desde hace tiempo, pero Bankia por fin lo ha confirmado este lunes. Después de varios meses evitando hacerlo, el banco ha reconocido que no ganará el año que viene los 1.300 millones de euros que había previsto en su plan estratégico para el periodo 2018-2020. El consenso de los analistas, de hecho, estima que la cifra será muy inferior: 737 millones, un 43% más baja. Su consejero delegado, José Sevilla, ha argumentado que los tipos de interés negativos y las nuevas medidas que prepara el Banco Central Europeo (BCE) han echado por tierra las estimaciones de la entidad. Cuando las realizó, en el 2017, el mercado esperaba que el euribor estuviera en el 0,73% de media en el 2020 y ahora calcula que se situará entre el -0,2% y el -0,3%.

El problema de Bankia es la composición de su balance, sin negocio internacional y con un 80% del mismo que se revisa con interés variable en lugar de fijo, y por tanto más amplia y directamente expuesto a la política monetaria de BCE. La entidad nacionalizada, así, ganó 400 millones de euros en el primer semestre, un 22,3% menos que en el mismo periodo del año anterior. La caída del beneficio se debió sobre todo al menor rendimiento del crédito por los bajos tipos oficiales y a la menor aportación de la venta de carteras de deuda pública.

Sevilla, en cambio, ha reiterado que el banco prevé repartir 2.500 millones de euros a sus accionistas entre el 2018 y el 2020, parte de ello mediante la distribución del exceso de capital por encima del nivel del 12%. En esta línea, destacó que la solvencia está ya en el 12,91%, tras haber generado 1.137 millones desde principios del año pasado, y apuntó que el consejo de administración decidirá cuándo hacer ese pago (o esos pagos) en la segunda parte del año. La razón de que haya mantenido la previsión de remuneración a los propietarios pese al menor beneficio es que Bankia se dejó margen para cumplir el dividendo prometido aunque la economía evolucionase peor de lo que esperaba.

Medidas en noviembre

El número dos de José Ignacio Goirigolzarri ha adelantado también que el banco analizará en noviembre, cuando elaboré los presupuestos del 2020, qué "nuevas medidas" adoptará para afrontar los tipos negativos. No ha querido precisarlas, pero ha reconocido que la "gestión de los gastos operativos es la principal palanca", con lo que podrían intuirse nuevos ajustes de plantilla y oficinas, aunque no sean generalizados. Como otras entidades, ha descartado cobrar a los pequeños clientes por los depósitos, pero ha indicado que ya lo hacen con los inversores institucionales y las empresas.

Noticias relacionadas

Hasta junio, los ingresos básicos del banco cayeron el 2,8% por la política con que el Banco Central Europeo (BCE) trata de reactivar la economía europea. La caída del margen bruto fue mayor (9,2%) por la menor aportación de la venta de deuda. La disminución de los gastos (5%) fue menor que el descenso de dichos ingresos brutos y las provisiones para afrontar pérdidas crecieron (8,8%), con lo que el resultado antes de impuestos cayó el 20,7%.

Sobre la falta de Gobierno, Sevilla se ha sumado a otros banqueros que han defendido que la "inestabilidad política nunca es buena", si bien la "economía sigue teniendo una dinámica muy favorable", como ya sucedió en una situación similar en el 2016. En esta línea, ha mantenido que Bankia no se está viendo perjudicada por estar el Ejecutivo en funciones pese a tener al Estado como principal accionista (61%), ya que la relación con el Ministerio de Economía sigue siendo "fluida". Además, ha evitado pronunciarse directamente sobre las polémicas del BBVA y el excomisario Villarejo y el Santander y el abortado fichaje de Andrea Orcel, pero ha sostenido que perjudican a la imagen del sector, ya que su reputación es la "suma de las reputaciones individuales de las entidades".

Temas

Bankia