30 mar 2020

Ir a contenido

RESULTADOS SEGUNDO TRIMESTRE

CaixaBank disminuye un 52% su beneficio en el primer semestre del año por el impacto del ERE

Sin tener en cuenta ese desembolso, el resultado habría mejorado en un 0,7% el obtenido en el mismo periodo de 2018

El grupo ha completado en este primer semestre la venta de su participación en Repsol, iniciada meses atrás

Nacho Herrero

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, en la presentación de resultados del segundo trimestre de 2019

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, en la presentación de resultados del segundo trimestre de 2019 / Miguel Lorenzi

El Grupo CaixaBank obtuvo en el primer semestre de 2019 un beneficio atribuido de 622 millones, un 52,1% menos que el mismo periodo del año anterior, según ha informado la entidad.

El resultado está marcado por el acuerdo laboral alcanzado en el segundo trimestre después de que la entidad bancaria planteara un ERE que ha supuesto un gasto de 978 millones de euros (685 millones de euros netos). Excluyendo este efecto, el resultado se incrementaría un 0,7% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, hasta los 1.307 millones, y la rentabilidad (ROTE) se situaría en el 9,4%.

“El avance de estos seis meses supera con mucho las expectativas que teníamos. Los objetivos no eran poco ambiciosos y el entorno es más complicado que hace seis meses”, ha resumido Gonzalo Gortázar en la presentación de resultados en València.

“Ha habido tres claves, la actividad comercial, el avance en las iniciativas del plan estratégico, con el acuerdo laboral que marca el trimestre, y el mantenimiento de fortaleza del balance”, ha indicado,

El consejero ha recalcado el acuerdo alcanzado para un ERE que supondrá la salida “de manera voluntaria” de 2.023 trabajadores. 

“Las negociaciones son siempre difíciles pero lo importante es que acaben bien. Vamos a poder ser más eficaces“, ha destacado Gortázar, que ha desvelado que la reestructuración permitirá al grupo un ahorro “de 200 millones de euros al año”. “Creo que nos hemos anticipado a los desafíos que nos vamos a encontrar”, ha augurado.

El directivo ha afirmado que no prevén un ajuste “parecido” en el horizonte en el que trabajan, hasta 2021, “y espero que después tampoco”. Pero ha señalado que “es inevitable” que en el sector “siga haciendo ajustes”.

“Éxito comercial”

Gortázar ha insistido en el “éxito comercial” del semestre y ha remarcado que no deben “olvidar que es la base de nuestro negocio”. “Hemos superado los 600.000 millones de euros de volumen de negocio. Son las cifras más altas que hemos visto desde hace mucho para CaixaBank”, ha sentenciado.

Los recursos de clientes han subido un 6,2% en 2019 y el ahorro a la vista un 9%, algo en lo que influye el efecto estacional de las pagas dobles y que la entidad supera ya los cuatro millones de nóminas domiciliadas. 

Impulsado por el buen comportamiento de los mercado, también sube los activos bajo gestión (+4,5% anual) y crece el crédito a particulares un 5,8% en 2019  impulsado por el crédito al consumo (+8,2% en 2019). Además, la financiación a empresas aumenta un 4,3% en el año (+2,5% en el trimestre).

La ratio de morosidad se reduce hasta el 4,2% y los saldos dudosos descienden 581 millones de euros en el trimestre situándose en 10.402 millones de euros. La ratio de cobertura de la morosidad es el 54%.

Rentabilidad, tipos negativos y fusiones

Eso sí, el consejero ha admitido que aunque el ritmo de crecimiento “es ciertamente relevante” no supone una mejora inmediata de los resultados, principalmente porque se afianza un entorno de tipos negativos. “Tenemos una dicotomía”, ha admitido, aunque ha mostrado su esperanza en que sí que haya una correlación a medio y largo plazo.

Ha explicado que están en una rentabilidad del 9,4% sobre los recursos propios tangibles y que el plan estratégico era acercarse al 12% en el 2021. Lo hicieron, ha recordado, con unas previsiones de los tipos, basadas en los futuros que no se han cumplido y que puede hacer que la rentabilidad baje del 12% al 10%, algo que ya contemplaban. 

“Los tipos no solo no suben sino van a la baja y tenemos la manera de buscar la manera de compensar estos efectos negativos. No toca revisar las metas sino revisar qué podemos hacer para mejorar”, ha indicado.

Gortázar ha descartado que el caso de CaixaBank eso pase por adquisiciones o fusiones pero ha admitido que sí que las debería haber en el sector, no sólo a nivel español sino también europeo. “La presión sobre márgenes puede incentivar las operaciones corporativas, reducir los costes es necesario y una via es la consolidación, nosotros hemos elegido otra via”, ha explicado 

Participadas

Los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación disminuyen 294 millones de euros (-58,4%) respecto al mismo periodo del ejercicio anterior por la no atribución en 2019 del resultado de BFA y Repsol. En este semestre la venta de su participación en esta última. Excluyendo este efecto, la evolución de dicho epígrafe sería positiva (+9,4%).

Oficinas y digitalización 

Gortázar ha presumido del liderazgo que consolidan en la banda digital pero ha insistido en que quieren ser “omnicanal” y se ha mostrado muy satisfecho por haber avanzado un año el objetivo de disponer de 600 ‘oficinas Store’, que cree que son un mejor complemento.

Además ha resaltado que, gracias a la negociación del ERE, han podido consolidar la red de oficinas rurales. Actualmente, tiene 1.081 oficinas AgroBank en España, con tres o menos empleados, que están situadas en municipios de menos de 10.000 habitantes.

No ven burbuja inmobiliaria

Preguntado por algunos de los últimos análisis que avisan de una burbuja inmobiliaria, especialmente en Madrid o Barcelona, ha dicho que “no vemos un sobrecalentamieno del mercado, que está recuperando desde unos niveles muy bajos”.

“Es cierto que es un mercado local y que tiene dinámicas propias en Madrid y Barcelona. Hay que vigilar la evolucion pero en su conjunto no vemos un riesgo de burbuja en este momento”, ha afirmado. 

Pero sí que ha dicho que si los tipos de interés siguen en negativo muchos años “el riesgo de burbujas” en este y otros sectores “está ahí”.