21 oct 2020

Ir a contenido

operación salida

Los paros en Renfe abren un inicio de vacaciones con conflictos

Las mayores incidencias se viven en el servicio de Cercanías con acumulación de pasajeros en los andenes

El personal de seguridad de El Prat comenzará una huelga indefinida el 9 de agosto, a la que se podría sumar la plantilla de tierra de Iberia

Agustí Sala

Un centenar de viajeros intenta subir a uno de los trenes de ’Rodalies’ durante la huelga convocada por el sindicato CGT, esta mañana

Un centenar de viajeros intenta subir a uno de los trenes de ’Rodalies’ durante la huelga convocada por el sindicato CGT, esta mañana / ELISENDA PONS

Los paros de cuatro horas en Renfe (de 12.00 a 16.00 horas y de 20.00 a 24.00) han abierto un inicio de vacaciones marcado por los conflictos laborales, ente ellos el de los vigilantes de seguridad, que han registrado huelga indefinida a partir del próximo 9 de agosto; y el personal de tierra de Iberia del aeropuerto de El Prat, que ya tuvo un primer capítulo el pasado fin de semana y meditan si llevar a cabo una segunda tanda en agosto. 

Durante toda esta operación salida, además de los trenes y los vehículos por carrtetera, también el transporte aéreo, registra movimientos muy por encima de lo habitual. En esta operación salida, que comenzó el pasado fin de semana, las aerolíneas ofertan un total de 2,1 millones de asientos en un total de 11.541 vuelos en el aeropuerto de El Prat.   

El día con más afluencia fue el 26 de julio, en plena huelga del personal de tierra de Iberia, con 205.775 plazas programadas en 1.114 movimientos. La próxima gran cita será este viernes 2 de agosto, con 204.288 asientos y un total de 1.088 operaciones, según los datos de Aena.  

En cuanto a los paros en Renfe, CGT, el sindicato convocante, considera que el seguimiento del paro ha sido "masivo" y lo sitúa en el 85% del personal no afectado por los servicios mínimos, mientras que Renfe asegura que apenas lo han secundado el 2,9% de los que podían hacerlo. Esta ha sido la primera de las cuatro jornadas de huelga previstas y que, si no hay antes un acuerdo, se repetirán el 14 y 31 de agosto y el 1 de septiembre, jornadas que también son de elevada movilidad de viajeros. El sindicato considera que los servicios mínimos han sido excesivos y lo denunciarán ante la inspección de Trabajo.

El Ministerio de Fomento ha fijado unos servicios mínimos de un 75% como máximo en las horas punta de Cercanías y del 50% para las horas valle. Además, ha determinado un 65% de operación en los trenes de media distanciaun 78% en alta velocidad-larga distancia y un 25% en trenes de mercancías.

Los paros son de las 12:00 a las 16:00 horas y de las 20:00 y las 24:00 horas. Las mayores incidencias en esta primera jornada se han vivido en el servicio de Cercanías, por el menor número de trenes en circulación, lo que ha provocado un gran volumen de viajeros en los andenes.

Renfe ha cancelado preventivamente unos 170 trenes de pasajeros y más de un centenar de mercancías, que se elevan a más de 700 y más de 400, respectivamente para los cuatro días de paros. La compañía ha señalado que la huelga se ha desarrollado con total normalidad y con el cumplimiento de los servicios mínimos.

Tasas de reposición

Con esta medida, CGT reclama un aumento de las tasas de reposición en la plantilla de la operadora.  Esta es la segunda huelga en Renfe en lo que va del verano tras la convocada por CCOO el pasado 15 de julio, que obligó a la compañía a cancelar 320 trenes de pasajeros de los 990 previstos.

Ante esta nueva convocatoria, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha señalado que su departamento ha sido capaz de detener "muchísimas" huelgas en todo este tiempo y ha subrayado que lo importante es garantizar los servicios públicos. En una entrevista en Telecinco, el titular de Fomento ha insistido en que los servicios mínimos decretados permiten garantizar el servicio y ha agregado que en este conflicto hay que buscar un equilibrio entre el respeto a las explicaciones laborales y el mantenimiento de este servicio público.

Por su parte, el comité de empresa de Trablisa, encargada de los controles de seguridad en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, ya tiene registrada en la Conselleria de Treball la convocatoria de huelga indefinida y de 24 horas a partir del próximo viernes 9 de agosto para pedir mejoras económicas y laborales. Hace dos veranos, el mismo colectivo, pero entonces de la empresa Eulen, protagonizó otra huelga indefinida en pleno mes de agosto.

Este conflicto podría superponerse con el de la plantilla de tierra de Iberia en El Prat, que ya protagonizó un primer paro el pasado fin de semana en el que de forma preventiva se cancelaron más de un centenar de vuelos.

En este caso existe división sindical, la sección de CCOO en Iberia cargó contra UGT y USO, los convocantes de la huelga de personal de tierra de Iberia en el aeropuerto de El Prat, y los acusó en un comunicado de "manipular" el comité de empresa al tiempo que achacó las huelgas a "algún tipo de virus electoral".

CCOO advierte en el comunicado: "Esperamos que estos juegos peligrosos -refiriéndose a las convocatorias de huelga- no condicionen el futuro de los trabajadores de Iberia Barcelona".