07 jul 2020

Ir a contenido

ajuste de plantilla

El Santander pacta con los sindicatos un ERE de 3.223 personas

La entidad reduce en un 13% el número inicial de bajas y mejora las condiciones para los mayores de 55 años

P. Allendesalazar

Ana Botín, presidenta del Banco Santander, en una imagen de archivo

Ana Botín, presidenta del Banco Santander, en una imagen de archivo / DAVID CASTRO

Como era de esperar en un sector como el bancario donde los ajustes laborales se suelen pactar, el Santander y los sindicatos han alcanzado este jueves un principio de acuerdo sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que va a llevar a cabo la entidad tras el verano y durante los meses siguientes. Tras apenas un mes de negociaciones, el grupo ha aceptado reducir la cifra de bajas a 3.223 trabajadores494 y un 13,3% menos que su anuncio inicial, y además ha mejorado las condiciones para los mayores de 55 años que salgan.

El ajuste es la última fase de la absorción del Popular, que el banco presidido por Ana Botín compró hace dos años por un euro tras su intervención por las autoridades europeas. Tras la adquisición, el Santander llegó a tener 36.349 empleados y 4.987 oficinas en España, pero al cierre de marzo se habían reducido a 32.366 y 4.366, respectivamente. El grupo redujo el año pasado 1.100 puestos de trabajo en sus servicios centrales. Ahora va a recortar un 9,9% adicional de la plantilla (sobre todo de la red comercial, pero también de las estructuras intermedias y servicios centrales), además de cerrar 1.150 sucursales.

Los recortes en la banca no cesan. Las entidades cerraron el año pasado con 181.999 empleados, 88.856 y el 32% menos que en el máximo del 2008, y con 26.166 sucursales, 19.899 y el 43% menos.

Indemnizaciones

En la sexta reunión, sindicatos que representan a un 79% de la plantilla han apoyado la última propuesta del banco. Los empleados de 62 años o más recibirán 20 días por año trabajado con un límite de una anualidad; los de entre 59 y 61 años, el 80% del suelo pensionable o el 75% más el 60% de su complemento voluntario; los de 58 años, el 78% o el 73% más el 59%; y los de entre 55 y 57, el 75% o el 73% más el 59%.

Para los de entre 50 y 54 años, la compensación será en un pago único del 60% del salario bruto anual pensionable con seis anualidades y un máximo de 380.000 euros. En todos estos casos serán necesarios más de 15 años de antigüedad. Si se tiene menos o hasta 49 años, se recibirán 40 días de salario bruto anual con un máximo de 24 anualidades.