Ir a contenido

PRESUPUESTOS

La Autoridad Fiscal cifra en 920 millones el coste de los 'viernes sociales'

La AIREF baja al 2,1% del PIB su previsión de déficit para el 2019

La subida de las cuotas sociales añadirá 2.320 millones a los ingresos, según el organismo

ROSA MARÍA SÁNCHEZ

El presidente de la autoridad fiscal independiente AIREF, José Luis Escrivá, en una imagen de archivo.

El presidente de la autoridad fiscal independiente AIREF, José Luis Escrivá, en una imagen de archivo. / AGUSTÍN CATALÁN

Las últimas medidas adoptadas por el Consejo de Ministros en los llamados 'viernes sociales' tendrán un impacto de 920 millones en forma de mayor gasto presupuestario en el 2019. Así lo estima la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) dentro del informe publicado este viernes sobre las cuentas de las diferentes administraciones públicas.

Por otra parte, la Autoridad fiscal cifra en 2.320 millones los ingresos adicionales que aportarán este año las decisiones de subidas de las cuotas sociales adoptadas en diciembre.

El juego de estas dos medidas, junto a otros factores, llevaron ayer a la Autoridad Fiscal a rebajar en una décima, hasta el 2,1% del PIB su previsión de déficit público para el 2019 (en ausencia de medidas adicionales). También ha contribuido a rebajar la previsión el buen comportamiento del ejercicio 2018, cuyo cierre presupuestario (un déficit del 2,63 % del PIB) ha sido mejor al estimado (2,7%)

Esta previsión queda, en todo caso, muy alejada del objetivo del 1,3% del PIB previsto para este año en el Programa de Estabilidad.

Medidas de gasto 

La Airef cifra el coste del pago de las cuotas de la Seguridad Social a los cuidadores no profesionales en 315 millones; el de la recuperación del subsidio para mayores de 52 años, en 242 millones; el de la ampliación del permiso de paternidad de cinco a ocho semanas, en 225 millones, y el ingreso mínimo vital contra la pobreza infantil, en 138 millones.

Al impacto total de estos de estos decretos (920 millones) se añade el efecto por la revalorización de las pensiones y la subida de las mínimas y no contributivas al 3% (588 millones) hasta sumar 1.508 millones de gasto adicional sobre el 2018.

Medidas de ingresos

Por el lado de los ingresos de la Seguridad Social, el decreto ley aprobado en diciembre aumentó las bases máximas de cotización (850 millones) y también las mínimas (600 millones), por efecto del nuevo salario minimo interprofesional (SMI). 

Estas dos medidas, junto a otras relacionadas con el régimen de autónomos, con las contingencias profesionales y con los policías locales elevan a 2.320 millones los ingresos adicionales para la Seguridad Social. El Gobierno es más optimistas con estos cálculos y los eleva al entorno de los 3.300 millones de recaudación adicional.

Durante la presentación del informe, los portavoces de la AIREF instaron al nuevo Ejecutivo que se forme tras las elecciones del 28 de abril a fijar los objetivos de estabilidad presupuestaria para el periodo 2020-2022 y contar con una «estrategia fiscal». En el organismo existe la convicción de que el contexto político y presupuestario actual dificulta que se puedan tomar medidas eficaces en la segunda parte del año para reconducir las cuentas. 

Además, mostraron su «preocupación» por que no se tenga en cuenta que, aunque España saldrá del procedimiento de déficit excesivo de la Unión Europea (tras haber registrado un déficit inferior al 3% del PIB en el 2018), pero entrará en el 'brazo preventivo' del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, por lo que permanecen las «exigencias» de la UE.

Administración central

Por subsectores, la AIREF prevé que la administración central termine el año con un déficit del 1 % del PIB, cuando su objetivo es el 0,3 % del PIB.

La Autoridad espera que la recaudación este año aumente el 4,3 % (en lugar del 6,1% que esperaba con Presupuestos) con importantes avances en impuestos especiales (10,7 %), IVA (4,4%) e IRPF (3,9%) y un pequeño descenso en sociedades (del 0,2%) por un impacto no recurrente en 2018.

El gasto, por su parte, se ve moderado por el rechazo al Presupuesto (subirá un 1,4% en lugar de un 4,1%).

El déficit de la Administración Central se reduciría en dos décimas adicionales si no se solventara el efecto distorsionador de la puesta en marcha del nuevo sistema de gestión del IVA en 2017, que va a perjudicar a la liquidación de la financiación de las comunidades autónomas en ese ejercicio que se hace este año.

El Gobierno tenía previsto en el Presupuesto resolver ese desajuste con un cambio normativo que ahora está en el aire, aunque la AIREF confía en que "de una u otra manera se restablecerá el equilibrio".

Seguridad Social

De acuerdo a la Autoridad, la Seguridad Social cerrará el año con un déficit del 1,4% (su objetivo es el 0,9%); las comunidades autónomas, en el 0,2% (objetivo 0,1%), mientras las corporaciones locales, cuya meta es el equilibrio, lograrán un superávit del 0,5% del PIB.

Prevé que el conjunto de las administraciones cumpla la regla de gasto, aunque si se incorporan los fondos de la Seguridad Social -como exige la norma europea que entrará en vigor este año una vez que España salga del procedimiento de déficit excesivo- se dispararía hasta el 3,4%, por encima de la referencia.