Ir a contenido

anuncio oficial

El Gobierno propone a Guindos para el BCE contra el criterio del organismo

El ministro dice que Rajoy y él ya han recabado los apoyos necesarios de otros países

El titular de Economia dimitirá el 22 de marzo si es designado por el Consejo Europeo para el cargo

Rosa María Sánchez / Pilar Santos

El Eurogrupo deberá acordar el próximo 19 de febrero qué candidato propone para ocupar la vicepresidencia del BCE. / JOSÉ LUIS ROCA / EFE VÍDEO

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha propuesto oficialmente al ministro de Economía, Luis De Guindos, como candidato a la vicepresidencia del BCE. De Guindos tendrá que competir con el gobernador del Banco de Irlanda, Philip Lane, que también aspira a suceder al actual vicepresidente del BCE, el portugués Vitor Constancio, a partir del 1 de junio próximo.

Agotando el último día de plazo, Rajoy ha presentado este miércoles la candidatura de Guindos en contra del criterio que -según fuentes diplomáticas- había hecho llegar el propio BCE al Gobierno. Según estas mismas fuentes, el BCE no ve con buenos ojos el perfil político de Luis de Guindos por su desempeño como ministro de Economía; desde el organismo se había comunicado al Gobierno su preferencia por un candidato con un perfil más técnico y, preferiblemente, mujer. 

El BCE, sin embargo, no tiene poder de decisión en esta materia. La capacidad de elección reside en los Estados, a través de los ministros de Finanzas del Eurogrupo, en primer lugar, y del Consejo Europeo, en última instancia. A falta del aval del BCE, Rajoy ha optado por jugar a fondo la baza diplomática para garantizarse el apoyo de una mayoría reforzada  (14 países y el 65% de la población de la zona euro), so pena de que “los favores al final hay que devolverlos”, lamentan las fuentes consultadas.

Mensaje de apoyo de Rajoy

“Tanto el presidente como yo mismo hemos recabado los apoyos y existen muchas probabilidades" de que la candidatura española salga adelante, ha dicho Guindos en una comparecencia ante los medios de comunicación acompañado por miembros de su equipo. El ministro ha agradecido la confianza y el apoyo recibido del presidente del Gobierno, a pesar de que Rajoy había evitado horas antes hacer él mismo el anuncio.

El presidente se ha limitado a expresar su aval al hasta ahora ministro de Economía a través de su cuenta oficial de Twitter. "España presenta un magnífico candidato", ha escrito el jefe del Ejecutivo, destacando su "rigor", "experiencia" y "fidelidad a los principios" de la UE, así como su papel como responsable de la cartera de Economía durante la crisis financiera y económica.

En caso de ser elegido por el Eurogrupo del 19 de febrero, la decisión debe ser ratificada en el Consejo Europeo previsto para los días 22 y 23 de marzo. "Si soy elegido dimitiré inmediatamente", en marzo, ha dicho el ministro. Y su confianza en que resultará elegido es tal que no ha querido entrar en la cuestión de si también dimitirá en caso de no resultar designado. En 2015 Guindos ya intentó hacerse con la presidencia del Eurogrupo pero perdió en su disputa con el holandés Jeroen Dijsselbloem

La marcha de Guindos obligará a Rajoy a abrir una crisis de Gobierno en un momento delicado. Sin embargo, es conocida la inclinación del jefe del Ejecutivo a ayudar a los que le han sido fiel y premiarlos, como Jorge Moragas o José Ignacio Wert, por ejemplo.

Pros y contras

La candidatura de Guindos, sin embargo, no ha contado con el aval del PSOE, cuyo secretario general, Pedro Sánchez, había pedido a Rajoy la presentación de un candidatura española a través de "una mujer experta en política monetaria" tal como demandan el propio BCE y el Parlamento Europeo.

Luis de Guindos, sin embargo, ha restado importancia a este hecho. "No voy a comentar la posición de terceros", ha dicho, y ha puesto sobre la mesa los méritos que -a su juicio- avalan su candidatura, que tienen que ver con haber pilotado la reestructuración del sector financiero español y la recuperación de la economía española.

También ha minimizado el riesgo de que su propio perfil político, como ministro, sirva de lastre para su elección. "Lo importante es que la persona elegida defienda la independencia del BCE, como yo siempre he hecho como ministro", ha dicho.

Por último, tampoco ha querido entrar en la conveniencia de que España hubiera propuesto una mujer como candidata. "En los dos próximos años van a quedar vacantes cinco puestos en el BCE" y eso, según Guindos, prestará oportunidades para una mayor presencia femenina en su consejo ejecutivo.

Recuperar la silla del 2012

El objetivo primordial de España es reconquistar una silla que el Gobierno perdió el año del rescate bancario, en el 2012, cuando el candidato propuesto para sustituir a José Manuel González Páramo perdió en la pugna con el luxemburgués Yves Mersch.

La vicperesidencia del BCE constituye el primero de los puestos que quedarán libres en el organismo monetario europeo en los próximos dos años. A finales del 2019 está prevista la sustitución del presidente Mario Draghi, para cuyo puesto suena con fuerza el nombre del presidente del Bundesbank alemán Jens Weidmann, así como el del actual gobernador del Banco de Holanda, Klaas Knot

¿Quién es Philip Lane?

El irlandés Philip Lane (27/8/1969), gobernador del Banco Central de Irlanda desde noviembre de 2015, será el único candidato que se enfrentará a Luis de Guindos por el puesto que dejará libre en el órgano de gobierno del BCE el portugués Vitor Constancio. Su fama y prestigio le preceden y sus credenciales académicas son extensas y impecables.
 
Profesor de economía política en el Trinity College de Dublín, doctorado en economía por la Universidad de Harvard, investigador en el Centre for Economic Policy Research, investigador visitante en el Fondo Monetario Internacional y el Banco de la Reserva Federal de Nueva York o consultor en la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Banco Mundial son solo algunos de los muchos logros que definen su trayectoria profesional.
 
Su candidatura, no obstante, choca con el mismo hándicap al que se enfrenta Guindos. No es mujer y son varias las voces que coinciden en que Irlanda, que nunca ha tenido un puesto en el BCE, podría no estar interesada en el cargo de Constancio sino de empezar a preparar el terreno y posicionarse para otro de los puestos que quedarán vacantes en los próximos meses, como la del economista jefe del BCE, el belga Peter Praet, en 2019. SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

Dos semanas para designar al candidato

La decisión sobre el nuevo vicepresidente del BCE será política y la tomarán, por mayoría cualificada, los líderes de la UE en el Consejo Europeo que arranca el 22 de marzo en Bruselas, lo que significa que ganará quien consiga el apoyo de al menos 14 de los 19 países de la Eurozona (el 72% de los miembros de la zona euro con el 65% de la población).
 
Hasta entonces el procedimiento está medido y tasado. El Eurogrupo designará oficialmente al candidato en menos de dos semanas, en su reunión del 19 de febrero mientras que el Ecofin aprobará la recomendación a los líderes, también por mayoría cualificada (de la zona euro) el 20 de febrero. El procedimiento obliga, no obstante, a consultar previamente la nominación con el Parlamento Europeo y el BCE y aquí es donde pueden surgir las sorpresas.
 
La opinión de ambas instituciones no es vinculante pero sí necesaria y el apellido de Guindos ha suscitado fuertes divergencias en las últimas semanas. Hasta el punto de que la comisión de asuntos económicos de la Eurocámara no le basta el examen oficial previsto el 27 de febrero, que se producirá con el candidato ya designado. Su presidente, Roberto Gualtieri, ha movido ficha para interrogar antes a Guindos y a Lane a puerta cerrada, sin cámaras y sin asistentes en la sala. Este primer examen llegará en una semana, el 14 de febrero.--SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

.

0 Comentarios
cargando