30 mar 2020

Ir a contenido

a medio gas

Abre el comercio del centro de Barcelona, cierra el de los barrios

Los bancos mantiene sus oficinas abiertas, pero con menos empleados de lo habitual

Josep M. Berengueras Max Jiménez Botías

Los Mossos protegen las puertas de El Corte Inglés en Sabadell.

Los Mossos protegen las puertas de El Corte Inglés en Sabadell. / NURIA PUENTES

Importante seguimiento de la huelga general del pequeño y mediano comercio de Barcelona, en especial en los barrios. Los mercados han cerrado, algunas cadenas de supermercados han optado por no levantar la persiana, e incluso tiendas regentadas por la comunidad inmigrante se han sumado a las protestas. Según la patronal Retailcat, el 90% de las empresas minoristas catalanas se han sumado al paro de hoy convocado por Taula per la Democràcia.

En Fort Pienc, alrededor del 70% de las tiendas permanecen cerradas este martes: muchas ferreterías, carnicerías, de ropa y complementos, agencias inmobiliarias y otros negocios han optado por no abrir durante toda la jornada. Supermercados como Bon Àrea, Keisy o Sorli tampoco abren, e incluso hay un importante seguimiento del paro de comercios regentados por inmigrantes: desde bazares orientales a fruterías y supermercados de productos asiáticos.

En Sagrada Familia, las tiendas de suvernires están abiertas, mientras que algunos pequeños comercios sí que han cerrado sus puertas. La mayoría de bares y restaurantes, en cambio, han abierto, y los turistas ven como el monumento de Gaudí permanece cerrado. En barrios como Sant Antoni, la gran mayoría de las tiendas están cerradas. Los mercados de la ciudad están también cerrados.

Y en el centro de la ciudad,  calma tensa en el paseo de Gràcia. Las firmas de lujo han abierto, aunque con pocos compradores dentro y muy pendientes del exterior: si hay concentraciones, bajarán la persiana. Sí que hay algunas tiendas de paseo de Gràcia que no abrirán en todo el día. Anuncian con carteles que es "por solidaridad con los afectados por el desproporcionado uso de la fuerza". Son comercios como una farmacia en el número 50, Furest o Señor, y restaurantes como Txapela Qu Qu. La mayoría del resto, han abierto e irán bajando la persiana dependiendo de si hay o no problemas.

En otras arterias del centro como portal del Àngel, apertura de comercios excepto cuando pasan manifestantes. El Corte Inglés de plaza Catalunya, por ejemplo, ha cerrado la mayor parte de las persianas en las zonas por donde pasan los estudiantes (Fontanella) que se dirigían a plaza de Universitat. También ha abierto en su mayor parte en las grandes poblaciones catalanas.

Cadenas como Bon Preu han decidido secundar la jornada de huelga y no abrirán todo el día. Otras como Mercadona han optado por cerrar de 14.00 a 16.00 horas para que sus trabajadores puedan sumarse a las protestas si lo desean. La firma ha anunciado que no descontará esas dos horas del sueldo ni las hará recuperar en el futuro.

Seguimiento masivo

En un comunicado, la patronal Retailcat, que representa a empresas comerciales, de restauración y los servicios, ha calificado el seguimiento de "masivo", sobre todo, en los establecimientos comerciales de empresas catalanas. Asimismo ha detallado que, del conjunto de empresas que han seguido el paro, el 80 % lo han hecho con un cierre patronal, lo que significa que ha sido una decisión de la dirección y la empresa ha asumido el coste.

En Barcelona, según la entidad, el 80 % de los ejes comerciales se han sumado al paro. El paro en poblaciones como Vic, Manlleu, Manresa, Terrassa, Olot Lleida ha sido "prácticamente total", donde el 99 % del comercio catalán se ha sumado a la movilización, según Retailcat.

Bancos a medio cerrar

Las entidades bancarias, que han dado la opción a sus trabajadores de seguir el paro, han mantenido abiertas la mayoría de sus oficinas en Barcelona y las grandes ciudades catalana. "Es verdad que algunas han cerrado, pero el porcentaje ha sido muy bajo", ha comentado fuentes sindicales. De hecho, el acuerdo alcanzado entre los sindicatos y las empresas es que estas concederían entre 15 minutos y dos horas a sus empleados para participar en las movilizaciones ciudadanas, aunque quien estuviera dispuesto a realizar la huelga podría hacerlo. "El Deutsche Bank ha cerrado a las tres de la tarde y ha cocedido dos horas a sus empleados", comentan las mismas fuentes. "El seguimiento directo de la huelga no llega ni al 2%", han explicado fuentes financieras.

En las poblaciones más pequeñas, las oficinas han cerrado allí donde también lo ha hecho el resto del comercio. “Intentamos aplicar el sentido común”, ha comentado un portavoz de una entidad catalana. Otros bancos con sede fuera de Catalunya también ha optado por dar la opción a sus empleados para que sigan el paro. en su mayor parte, mantienen las oficinas abiertas, aunque con algo menos de dotación de personal. Pero alguna entidad, como Bankinter, sí que ha cerrado varias de sus oficinas.

Seguimiento desigual en la industria

Las empresas de los diferentes polígonos industriales del sur de Barcelona funcionan a medio gas, con un seguimiento desigual del paro general convocado para rechazar la actuación policial del 1-O, si bien grandes empresas trabajan con normalidad. Como ya hemos informado, la industria que más personas emplea en Catalunya, Seat, está funcionando con absoluta normalidad en el turno de mañana, en el que fuentes de la compañía han asegurado a Efe que no ha mermado la producción.

Tampoco se nota el parón en las oficinas de Vueling, ubicadas en el polígono Mas Blau del Prat de Llobregat (Barcelona), ni en algunas de sus empresas vecinas, como la farmacéutica Indukern, Rhenus Logistic o el complejo de Amazon, que ultima detalles antes de su apertura. En cambio, sí hay compañías que funcionan a medio gas, como la fábrica de Nissan en la Zona Franca o las oficinas de Nike e Interseal en El Prat. Asimismo, hay otras empresas que han echado el cierre, como las 770 del polígono alimentario de Mercabarna, donde se han paralizado los diferentes mercados de producto fresco, como el del mercado o el de frutas y hortalizas.