Ir a contenido

ESTADO DEL BIENESTAR

Finlandia experimentará desde enero de 2017 el reparto de una renta básica de 560 euros al mes

El objetivo de la medida es explorar nuevas formas de organización de la Seguridad Social para este siglo

Una calle de Helsinki, en Finlandia. 

Una calle de Helsinki, en Finlandia. 

Un grupo de 2.000 ciudadanos de Finlandia elegidos mediante un muestreo aleatorio entre los desempleados se convertirán a partir de enero del 2017 y durante un periodo de dos años en protagonistas de un experimento mediante el que la Seguridad Social quiere evaluar los efectos de la implantación de la renta básica. Estos elegidos cobrarán 560 euros al mes libres de impuestos.

La renta básica es un ingreso pagado por el Estado y entendido como un derecho de la ciudadanía, incluso si no quiere trabajar de forma remunerada. No tiene en consideración si el beneficiario es rico o pobre o si dispone de otras fuentes de ingresos y sin importar las rentas de su núcleo familiar. Es una opción social reivindicada por la izquierda como una forma de garantizar las condiciones materiales de existencia y aumentar así las libertades individuales al desvincular al ciudadano de dependencias económicas externas. Un modelo de Estado del bienestar para el siglo XXI basado en el reparto de la riqueza. 

Finlandia pretende analizar el sistema de seguridad social y diseñar nuevas formas de afrontar los cambios del mercado laboral y simplificar el sistema de subsidios. En el experimento se ha previsto que si se cobra en periodos inferiores a un mes se perciban 18,67 euros por día.

RENTA SUPLEMENTARIA

Esta cantidad de 560 euros al mes se mantendrá invariable durante la duración de la prueba y no será reducida por ningún otro ingreso que los beneficiarios pudiesen obtener. De hecho, en caso de encontrar empleo, los participantes seguirán cobrando esta renta básica, aunque una cantidad equivalente se les deduciría del cobro de determinados beneficios sociales.

Los 2.000 ciudadanos participantes en el experimento han sido elegidos aleatoriamente entre un grupo objetivo de 175.000 personas de entre 25 y 58 años que recibieron el pasado mes de noviembre algún tipo de subsidio o pensión por desempleo por razones distintas de una baja temporal y que no cobraban prestación por paro.

LIMITACIONES

La Seguridad Social finlandesa precisó que los beneficiarios de esta renta básica recibirán el primer pago de 560 euros el próximo 9 de enero de manera automática y sin necesidad de contactar o someterse a ningún control. Iniciar el servicio militar, empezar a cobrar una pensión o mudarse fuera del país son algunos impedimentos para cobrar esa prestación.

El 48% de los beneficiarios de la renta básica serán mujeres y el 52% hombres. Un 30% tiene edades comprendidas entre los 25 y 34 años, el 29% entre 35 y 44 años, y el 41% entre 45 y 58 años. Asimismo, la Seguridad Social finlandesa indica que durante los dos años previstos de funcionamiento del experimento supervisará su evolución a través de los datos registrados, por lo que no someterá a controles a los participantes para averiguar su situación laboral. "Se dejará en paz" a los participantes en el estudio de población durante el experimento. No se les llamará regularmente para preguntarles su situación laboral, que, en su lugar, será monitorizada mediante los datos registrados.

0 Comentarios
cargando