29 nov 2020

Ir a contenido

PRESUPUESTOS DE LA GENERALITAT

El gasto social en Catalunya aún es un 7% inferior al récord del 2010

Las cuentas del 2017 dejan pendientes de revertir el 41% de los recortes de Artur Mas

La inversiión vinculada al estado del bienestar serán todavía el 60% menores a hace siete años

Agustí Sala

Aula de una escuela pública en Barcelona.

Aula de una escuela pública en Barcelona. / JOAN PUIG

El gasto social en Catalunya será el año que viene aún el 7% inferior al existente en el 2010, el ejercicio más expansivo de los últimos años. En esa ocasión, las partidas de SalutEnsenyament Benestar sumaron el récord de 19.151,2 millones de euros, mientras que en el 2017 serán 17.831,8 millones de euros, según los datos homogéneos facilitados por la Conselleria d'Economia a partir del proyecto de Presupuestos de la Generalitat.

Si además se tiene en cuenta la inflación durante este periodo, la cantidad debería superar los 20.000 millones de euros para recuperar en términos reales el nivel de hace más de seis años. Las cuentas para el año que viene prevén que 74,7 de cada 100 euros del Presupuesto se destinarán a gasto social; frente a los 54 del 2010.

El grueso del gasto social corresponde a gastos corrientes, como las nóminas de los maestros, o médicos personal sanitario o nuevas contrataciones. La parte de inversión de las partidas sociales, la más afectada por la crisis, será en el 2017 de 775,8 millones, el 60% menos que en su punto álgido, en el 2010; aunque supera la del 2014 (528,4 millones), el 2015 (662,2 millones) y la nula dotación del 2016, ejercicio en el que las cuentas se han prorrogado.   

A la vez, pese a la intención del 'president' Carles Puigdemont de revertir todos los recortes aplicados entre el 2010 y el 2014, bajo el mandato de Artur Mas, en el 2017 aún quedarán pendientes de recuperar 1.320 millones de euros del hachazo de 3.239 millones de euros realizado durante ese periodo, es decir, en torno al 41%. En lo que respecta al gasto corriente (sueldos o alquileres), que constituyen el grueso de estas partidas, el volumen revertido es superior, ya que de un total de 2.483 millones se ha recuperado 1.672 millones, por lo que aún quedan pendiente el 33% del recorte, según se desprende de los mismos datos.

Según fuentes de 'Vicepresidència', que dirige Oriol Junqueras, estas cifras reflejan que, a pesar de que el volumen de inversión se ha reducido sustancialmente en los últimos años como consecuencia de la crisis, "en términos de gastos corrientes, como son médicosmaestroshoras de asistencia o medicamentos, se ha logrado revertir una parte muy importante del ajuste que se realizó". Además de consolidar el alza salarial del 1%, las cuentas para el año que viene recogen la recuperación del 30% de la paga del 2012, tras devolver el 20% este mismo año.

      

En este sentido, el presupuesto de Treball i Benestar se sitúa incluso por encima del nivel del 2010. No es el caso de Salut, que aún se mueve en la cota del 2008, es decir, una etapa aún precrisis, al igual que Ensenyament y Universitats.

REBAJA DE ZAPATERO

En el 2010, una parte del gasto social en su partida corriente se vio afectado por el recorte del 5% en los salarios públicos que aprobó en mayo de ese año el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Eso supuso que la cantidad total, 19.151,2 millones, debería reducirse en unos 300 millones. La rebaja salarial se llevó a la práctica en los últimos siete meses del ejercicio.

El año de gasto récord también fue el ejercicio en el que la Generalitat alcanzó su mayor déficit, con más de 9.000 millones de euros, equivalente al 4,48% del producto interior bruto (PIB), frente al 1,3% que había establecido el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y un exceso convertido luego en hipoteca futura en forma de deuda. En cualquier caso, como consecuencia de la crisis, se registró a la vez un descenso imprevisto de los ingresos superior al 24%.

Los años de crisis también han dejado en niveles muy bajos la inversión que forma parte del gasto social, con nuevos centros asistenciales o escuelas. Así, en el 2010 se alcanzó la mayor cota en este apartado, con 1.283,9 millones de euros, de los que Salut y Ensenyament se repartieron 338,3 millones cada uno. En el 2017, está previsto que la cifra de inversión en el apartado social sea de 775,8 millones, de los que Salut se llevará 227,3 millones; Ensenyament, 115 millones; y el apoyo al transporte público de viajeros, 339 millones. Esa cantidad supondrá una mejora del 17% con respecto al 2015.

El concepto gasto social es en realidad una convención que puede incluir numerosas partidas. Las más voluminosas son las de Salut y las de Ensenyament, que vienen a suponer más del 40% del gasto de los departamentos. Benestar Social es una de las que más ha cambiado, al formar parte de distintos departamentos a lo largo de los años.