Ir a contenido

SECTOR AÉREO

¿Qué era y qué es 'low cost'?

Las compañías de bajo coste, mayoritarias en El Prat, evolucionan ofreciendo vuelos en conexión y rutas de largo radio

Josep M. Berengueras

Aparatos de EasyJet y Ryanair, compañías low cost.

Aparatos de EasyJet y Ryanair, compañías low cost. / REUTERS / ANDREW YATES

Hablar del aeropuerto de Barcelona-El Prat es hacerlo de vuelos low cost. Guste o no, la mayoría de los viajeros utilizan compañías de bajo coste para realizar sus viajes a/desde Barcelona, algo que, en teoría, no debería ser bueno para una instalación aeroportuaria que aspira a ser un hub de conexiones (palabra que tras la quiebra de Spanair pasó a ser maldita), pues se supone que esto solo se puede lograr con la apuesta de las aerolíneas tradicionales. Pero la propia evolución del sector empieza a romper los tópicos: el low cost deja está dejando de ser low cost excepto en la cuestión de las tarifas ajustadas.

Según los datos de Aena, de los 39,7 millones de pasajeros que tuvo El Prat en el 2015, 26 millones utilizaron compañías de bajo coste. Fue el mayor volumen histórico de este tipo de viajeros, que ha ido al alza por un simple motivo: la apuesta de las aerolíneas de bajo coste por la instalación, en especial de Vueling. La compañía que nació en el 2004 y que cuatro años después se fusionó con Clickair, eligió Barcelona como base de operaciones, y ha convertido la instalación en la ciudad mejor conectada con Europa del continente (más de 150 destinos este verano). Solo Vueling representó el 37,1% del total de pasajeros de la instalación. Otra cosa son las conexiones con vuelos intercontinentales, en las que El Prat se sitúa en el puesto 22 de los 50 mayores aeropuertos europeos.

Hace seis años aterrizó en Barcelona también la líder europea del low cost: Ryanair. Pese al debate que generó, la firma ha dado vida a la T-2 y ha contribuido a los récords marcados por El Prat. Con 5,7 millones, fue la segunda aerolínea con más viajeros en Barcelona en el 2015. Easyjet, la compañía de bajo coste británica, es la tercera que más pasajeros transportó (2,8 millones), mientras que en el top 10 también aparece Norwegian (séptima posición, un millón de viajeros).

Todas ellas son compañías de bajo coste, y se llevan gran parte del pastel de El Prat. Pero también todas ellas están rompiendo los tópicos sobre las aerolíneas ‘low cost’, como por ejemplo los vuelos en conexión. Vueling ha convertido la T-1 en su centro de conexiones, ofreciendo a los pasajeros que puedan usar el aeropuerto para saltar hacia otro vuelo, y ha firmado un acuerdo de código compartido con Qatar Airways, lo que alimentará aún más su red (alrededor de uno de cada cinco de sus pasajeros son el conexión). Ryanair ha anunciado que en la primavera del 2017 estrenará también los vuelos en conexión en Barcelona, mientras que Norwegian también ofrece este servicio desde noviembre.

Otro de los cambios es que si el objetivo de ser hub era para lograr vuelos intercontinentales, incluso son las low cost las que los harán: Norwegian ha anunciado que volará a San Francisco, Los Ángeles, Nueva York y Miami a partir del próximo verano, y negocia con Ryanair un acuerdo para nutrir esos vuelos con más pasajeros. Además, tanto Vueling como Ryanair, Easyjet y Norwegian, ofrecen ventajas de clase business a los clientes que lo deseen.

Con las fronteras cada vez más difusas, la directora del aeropuerto de Barcelona, Sonia Corrochano, aseguraba a la prensa tras la presentación de los vuelos de Norwegian: "Lo importante, al final, es que haya apuesta por Barcelona".

0 Comentarios
cargando