Ir a contenido

La reestructuración del sistema financiero

Banquero con visión

Josep Oliu cumple el 23 de diciembre 12 años al frente de la entidad financiera. Aficionado a los caballos, a la música y al deporte, sacó el banco a bolsa y lo ha hecho grande

O. G. / Barcelona

Josep Oliu Creus (Sabadell, 1949) regresó a España el martes por la noche desde Miami. El viaje relámpago de tres días en Estados Unidos estaba programado al milímetro para poder celebrar el cumpleaños de un familiar cercano y regresar a tiempo para la cita con el Banco de España. El miércoles por la mañana, con el jet lag del viaje, el presidente del Sabadell se convirtió en el primer banquero español, tras la crisis del 2008, en hacerse con una caja de ahorros en España, un territorio vetado para los bancos hasta hace bien poco.

Oliu ha vivido la guerra fría en primera persona desde que tomó las riendas del banco el 23 de diciembre del 1999. En febrero del 2008 tuvo que lidiar con un conflicto con el sector, cuando el consejero delegado del banco, Jaume Guardiola, defendió en un foro el modelo italiano de cajas y la fusión entre las cajas españolas más pequeñas, tras opinar que si estas entidades hubieran sido como los bancos, no habrían ido tan lejos con las hipotecas. Las declaraciones levantaron ampollas, el banco tuvo que emitir una rectificación, pero el tiempo ha dado la razón a lo que Oliu solía declarar en privado.

Catedrático de Teórica Económica y doctor por la Universidad de Minnesota, Oliu es banquero de raza, economista entusiasta y amante de los deportes y la música. Su padre fue consejero y director general del Banc Sabadell, hasta que él lo sustituyó en el 1990. Antes, Oliu se rodó en la administración. Ocupó los cargos de director de planificación del Instituto Nacional de Industria entre 1984 y 1986 y director de estudios y estrategia de este organismo entre 1983 y 1984. El 6 de marzo de 1986 fue nombrado presidente de la Asociación Barcelona Plaza Financiera, en sustitución del presidente de Caixa de Catalunya, Antoni Serra Ramoneda.

El 11 de noviembre de 1999 el consejo de administración del Banc Sabadell nombró a Oliu como nuevo presidente de la entidad en sustitución de Joan Corominas, que llevaba en el cargo desde 1976 y tenía que abandonar la presidencia el 20 de diciembre de 1999 al cumplir los 75 años fijados.

El nombramiento de Josep Oliu como presidente era un hecho desde que el 29 de octubre de 1999, el consejo del Sabadell acordó sacar el banco a Bolsa. Este proyecto, diseñado personalmente por Josep Oliu, le convirtió en el hombre fuerte del consejo. Aunque la presidencia del Sabadell no había tenido atribuciones ejecutivas en la anterior etapa, Oliu conservó gran parte de ellas. Según indicaron entonces fuentes de la entidad, «los estatutos no determinan el poder del presidente, pero el perfil de Oliu es claramente ejecutivo». Los que lo conocen lo describen como un ejecutivo con las ideas claras, visión estratégica y un sentido del humor irónico y mordaz.

El presidente del Sabadell ha sabido rodearse de empresarios catalanes, como Isak Andic (Mango), José Manuel Lara (Planeta), Sol Daurella (Cobega) o Joaquim Folch-Rusiñol (Titán), que han formado un núcleo duro que ha protegido al banco de ofertas hostiles de sus competidores. Con muchos de ellos mantiene una amistad personal y comparte sus aficiones como montar a caballo -es propietario de varios caballos-. Sus colaboradores aseguran que su ambición todavía puede buscar nuevos horizontes tras la adjudicación de la CAM. Aunque primero tendrá que emplearse a fondo en integrar a la caja en un ocho meses.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.