LaLiga: “La Superliga no depende de la justicia. Los aficionados ya dictaron sentencia”

Rocío Pérez de Sevilla, directora de comunicación, apunta que se trata de "una competición clasista en la que no se valora la meritocracia deportiva" y califica la estrategia de comunicación de la presentación de la Superliga "como muy chapucera”.

LaLiga: “La Superliga no depende de la justicia. Los aficionados ya dictaron sentencia”
1
Se lee en minutos
Fermín de la Calle
Fermín de la Calle

Periodista

ver +

Desde LaLiga de Fútbol Profesional, la directora de comunicación, Rocío Pérez de Sevilla, insiste en que “el futuro de la Superliga no depende del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ni de la justicia. Es una competición clasista que desestima la meritocracia deportiva y en la que no podrían darse, por ejemplo, gestas como la del Villarreal, llegando a semifinales de Champions. Estamos convencidos de que prevalecerá el sentido común y hemos visto la respuesta social de la afición, que ya dictó sentencia y confirmó que no respalda la Superliga”.

Para Pérez de Sevilla, “sin clubes ingleses, alemanes o franceses esta competición es un fracaso. Y se han publicado reportajes de prestigiosos medios ingleses como confirmando que no hay clubes ingleses interesados en sumarse". Sobre la tenacidad de Florentino para sacar adelante la nueva competición, la directora de comunicación de LaLiga advierte que “Javier (Tebas) suele decir que ‘con Florentino nunca puedes decir que has ganado porque Florentino nunca pierde’. Pero hablamos esto trasciende a España. Florentino aquí tiene mucho poder, pero fuera no tiene el mismo peso. Y en el fútbol europeo hay gente que tiene más poder que él”.

Noticias relacionadas

 

Por último, sobre la presentación de la Superliga, la experta de esta área de la patronal del fútbol español afirma que “la forma no fue la más acertada. Hasta el banco que respaldaba el proyecto advirtió que no habían sabido entender la forma cómo comunicarlo. Una aparición chapucera de Florentino en su programa de cabecera, sin periodistas que pudieran incomodarle… Fue una puesta en escena torpísima. En Inglaterra se lo tomaron a broma. Lógico”.