Perfil

Millie Bobby Brown: 10 cosas que hay que saber de la nueva vida adulta de la estrella de 'Stranger things'

Millie Bobby Brown.

Millie Bobby Brown.

  • Con los 18 recién cumplidos, la intérprete se adentra en la mayoría de edad con nuevo novio y dos ‘hits’ en cartera, la serie de Netflix y la segunda parte de ‘Enola Holmes’

3
Se lee en minutos
Abel Cobos
Abel Cobos

Periodista

Especialista en tendencias, planes, cultura pop, televisión, 'celebrities', memes, internet y temática LGTBI.

Escribe desde Barcelona

ver +

A LOS 18, BARBIE

Con el rostro cubierto de más capas de maquillaje que una puerta recién barnizada, una peluca rubia a lo Donatella Versace, un corsé vintage y un novio florero bajo el brazo, celebró su 18 cumpleaños disfrazada de Barbie en el club nocturno londinense Cirque Le Soir. Muchas revistas de moda alabaron su disfraz, de la marca de ecolujo Annie’s Ibiza, y criticaron su maquillaje, que en Twitter fue tachado de "peor que el de muchas ‘drag queens’". 

EL HIJO DE BON JOVI, SU KEN


Disfrazado de Ken, Jake Bon Jovi acompañó a su Barbie en la celebración. No se sabe exactamente cuándo empezaron a salir juntos: a principios de 2021 aseguraban que "solo eran amigos" y en noviembre Millie subió una foto de ambos besándose en el London Eye. Desde entonces, no han escatimado las muestras de amor públicas.

ANDALUZA DE NACIMIENTO


Que no te engañe su acento británico: nació en Marbella en 2004. Aunque, claro, en el seno de una familia inglesa, así que su español "es limitado". Su idilio sureño duró poco, y a los 4 años ya había vuelto al país de sus padres, al pueblo costero de Bournemouth. 

DEL REINO UNIDO A EEUU


Con 8 años decidió que quería ser actriz, así que convenció a sus padres para mudarse a Florida y cumplir su sueño. "Cuando me obsesiono con algo, no hay nadie que pueda ni pararme ni quitármelo de la cabeza", contó cuando tenía 13 años. 

EL TRAMPOLÍN DE 'STRANGER THINGS'


Debutó como actriz en 2013, con papeles menores, como pequeñas apariciones en ‘Modern Family’ y ‘Anatomía de Grey’. Y en 2016 vivió un salto a la fama vertiginoso y explosivo. Pasó de vivir en el anonimato a estar rodeada de flases 24/7. Y todo gracias al impacto de Netflix y ‘Stranger Things’, que el 27 de mayo estrena cuarta temporada, y cuyo rol protagónico como Once, la misteriosa niña con poderes, le llevó al amor del público y crítica por igual.

SORDA DE UN OÍDO


Nació con problemas auditivos en un oído. "Grabar ‘Stranger Things’ fue difícil: me tenían que hacer gestos para saber cuándo empezábamos porque no los oía", recordaba en 2017. Ahora, asegura, lo lleva mucho mejor.

LAS MÁS JOVEN EN... 


Gracias a su rol como Once, es una de las actrices más jóvenes nominadas a los Emmy y a los Premios del Sindicato de Actores. También es la embajadora de Unicef más joven de la historia.  

SOCIABLE... Y SOSA 


Sus amigos la describen como una persona muy sociable. Sus compañeros dicen maravillas de ella. Incluso sus papeles tras ‘Stranger Things’ –como la nueva saga ‘Godzilla’ o ‘Enola Holmes’– han sido un éxito en espectadores. Aun así, hay una etiqueta de la que no se despega: tiene una personalidad gris, repiten periodistas, tabloides y hasta fans.

  

UNA AMISTAD BAJO EL FOCO


Millie y el cantante Drake se conocieron en 2017, y desde entonces son inseparables. Y aunque ellos se alaban constantemente, los fans de ella se muestran preocupados por esta amistad con el rapero, que tenía 31 años cuando conoció a la actriz, entonces una adolescente de 13. Y más aún con el problemático historial de Drake, lleno de rumores sobre amistades y romances con menores y jóvenes de 18 años.

'BYE, BYE', TWITTER


En 2018 se hizo viral que había atropellado a un hombre por ser gay. Obviamente no era verdad, era uno de esos chistes absurdos que prenden las redes. Luego, en el mismo registro, se dijo que había tirado McCafés ardiendo a asistentes del Orgullo. Y más tarde un meme la retrató como una homófoba extrema y violenta. El chiste se hizo bola y acabó dibujándola como islamófoba y ultra. La actriz no se lo tomó bien y se borró de Twitter… causando el efecto Streisand: la gente participó más del meme, y hasta lograron que fuera ‘trending’ un ‘hashtag’ humorístico que pedía su cancelación.