01 jun 2020

Ir a contenido

Controversia médica

El colapso que no fue

Los científicos que auguraron el agotamiento de las ucis rectificaron seis días después, en un artículo en 'The Lancet'

La previsión de saturación se difuminó en ese texto, cuyo primer autor era el médico Oriol Mitjà

Michele Catanzaro

El epidemiólogo Oriol Mitjà, el pasado febrero.

El epidemiólogo Oriol Mitjà, el pasado febrero. / ACN

El colapso del sistema sanitario español por agotamiento de camas en las ucis, vaticinado para el 25 de marzo en un manifiesto firmado por un grupo de científicos, aún no se ha producido.

Esos 69 investigadores pidieron el 21 de marzo un confinamiento total inmediato y cerrar siete comunidades autónomas para evitar la saturación de las unidades de cuidados intensivos de los hospitales. Sin embargo, desde entonces las camas de uci se han ido ampliando a toda velocidad y no se han llegado a agotar, aunque no se cerrara ninguna comunidad y el confinamiento reforzado tardara todavía una semana en aplicarse, a partir del 28 de marzo.

Gráfica sin colapso

Los mismos investigadores rectificaron sus predicciones seis días después de la publicación del manifiesto. Así lo hicieron en una carta publicada el 27 de marzo en la prestigiosa 'The Lancet la revista médica más importante. El primer autor de esa misiva es el experto en enfermedades tropicales Oriol Mitjà, que se acaba de estrenar como asesor del Govern.

La gráfica que sustenta el augurio de colapso en el manifiesto es muy distinta a la que sale en la revista científica. En la segunda no se ve colapso alguno: los ingresos en las ucis se mantienen por debajo del número total de camas disponibles.

Previsión de ingresos en uci por el covid y de colapso del sistema sanitario, según un manifiesto de científicos publicado el 21 de Marzo / INFORME COVID

Además, la fecha de la saturación queda en la indefinición. El manifiesto rezaba: "las medidas actuales llevarán a un colapso del sistema sanitario alrededor del 25 de marzo". Por el contrario, la carta enviada luego a 'The Lancet' advierte de un "muy alto riesgo de saturación", que establece entre el 26 de marzo y el 24 de abril.

La diferencia entre las dos predicciones se debe a que la movilidad durante el confinamiento parcial fue mucho menor de lo que los investigadores pensaban inicialmente. En el primer manifiesto, los científicos asumieron que los movimientos de personas y tráfico se habían reducido en un 50%. Sin embargo, en la carta actualizaron esta estimación a un 70%.

Previsión de ingresos en ucis por el covid, sin colapso del sistema sanitario, publicada en 'The Lancet' el 27 de marzo por los científicos que auguraron un colapso en un manifiesto del 21 de marzo.  / THE LANCET

El manifiesto tampoco tuvo en cuenta la ampliación de las ucis. Los autores asumen que hay unas 5.000 camas de este tipo en España. O sea, un 3% del total, según la proporción típica que se da en los hospitales. Sin embargo, el número real podría ser mucho mayor. Por ejemplo, el Govern estimaba el pasado lunes que las camas de uci actualmente en función en Catalunya triplican las que había antes de la crisis y están ocupadas en un 85%.

Llamada a la atención

Àlex Arenas, investigador de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y autor principal del modelo matemático que sustentó el manifiesto, cree que sí hubo colapso. "El pasado día 24 las ucis sí estaban a tope. Otra cuestión es que tenemos unos sanitarios de primera que han hecho un esfuerzo increíble", afirma al ser preguntado por este diario.

"La carta a 'The Lancet' pretendía ser una llamada a la atención. Se veía que el gobierno estaba en una posición inamovible y se tenía que poner de manifiesto que las cosas podían ir muy mal", explica Arenas.

"El modelo indicaba de forma correcta que había un problema serio con las ucis, pero como todo modelo no es perfecto y por tanto hay que tomarlo con mucho cuidado. Hubo gente que se dejó llevar un poco por la pasión", replica Miguel Hernán, catedrático de Epidemiología de la Universidad de Harvard y miembro del concejo científico que asesora al Gobierno.

El manifiesto, la carta enviada a 'The Lancet' y dos borradores de artículos que detallan el modelo matemático han levantado ampollas en la comunidad epidemiológica española. "Hay que ser mucho más prudente. Dado el grado de incertidumbre que tenemos, hacer afirmaciones tan contundentes no es posible: hacer predicciones con la precisión de días no es lo habitual", afirma Francisco Bolúmar, catedrático de Epidemiología de la Universidad de Alcalá de Henares.

"Se están haciendo las cosas de manera muy rápida y sin el suficiente rigor, con tal de dejar una huella. Los epidemiólogos más veteranos estamos asombrados por los colegas que no tienen dudas: lo veo bastante peligroso", afirma Clara Menéndez, investigadora en malaria del Institut de Salut Global de Barcelona (ISGlobal). Menéndez cree que los autores de la carta debían ser explícitos sobre el cambio de escenarios que manejaban en cuanto al colapso del sistema.

las dos curvas de previsiones de uso de camas uci en España superpuestas

Mismas peticiones

Bolúmar no se explica cómo, después de actualizar su diagnóstico de la situación, los investigadores del manifiesto no renunciaron a la medida que proponían: el confinamiento total y cierre de regiones.  "No veo que lo que dice la carta se sustente en lo que se ve en la gráfica", afirma.

Arenas replica que incluso con una movilidad reducida en un 70%, la permeabilidad de los hogares (salidas para hacer compras y otras actividades) puede tener un efecto importante en los contagios. Sin embargo, toma distancia de la petición del cierre de regiones, que especifica que no formaba parte del modelo y está superada por la situación actual.

"Las cosas se han hecho bien. El Gobierno ha reducido la presión sobre las ucis con un confinamiento más estricto y las comunidades autónomas han aumentado su capacidad. Las cosas funcionan, estoy satisfecho de cómo se ha manejado la situación", afirma Hernán.

"El modelo [empleado en el manifiesto] es rico conceptualmente, pero para hacer predicciones se necesitan años de experiencia", afirma un referente internacional en modelización matemática de epidemias, que prefiere permanecer en el anonimato. "En estos momentos, muchos quieren ayudar, pero antes de hacer predicciones y sugerir medidas hay que hablar mucho con políticos y con epidemiólogos auténticos", concluye.

Temas Coronavirus