Selección 'gourmet'

Los 5 restaurantes favoritos del chef Jeroni Castell (Les Moles)

  • El chef Jeroni Castell, con una estrella Michelin por Les Moles (Ulldecona), ha visitado muchos y muy buenos establecimientos. Estos conforman su 'top 5'

El chef Jeroni Castell, en la cocina de su restaurante, Les Moles (Ulldecona).

El chef Jeroni Castell, en la cocina de su restaurante, Les Moles (Ulldecona). / Claudio Lanau

3
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

Jeroni Castell defiende una estrella Michelin en Les Moles (Ulldecona), un restaurante de referencia en las Terres de l'Ebre gracias a su cocina con producto de proximidad y guiños al comensal que le arrancan una sonrisa.

Le preguntamos al veterano chef por sus cinco restaurantes favoritos. Y esta es su lista. "Definen bien mi idea sobre lo que debe ser un buen restaurante bajo mi humilde punto de vista: reconocible, con una personalidad muy definida y marcada". Vamos, como Les Moles.

Diverxo

“Creo que Diverxo es el ‘top’ ahora mismo, el numero uno. David Muñoz me parece un genio, un tío con un talento excepcional. Y eso que la cocina que no haría como cocinero porque no es mi estilo y porque no sabré hacerla por mis limitaciones como cocinero, porque para hacer una cocina tan arriesgada y tan bien hecha como la suya hay que ser, simplemente, un genio. Como comensal, me parece que hoy en día, indiscutiblemente, David Muñoz es, con Diverxo, el número uno ahora mismo”.


/

Martín Berasategui

“Cambio radical de registro, en las antípodas de Diverxo. Y cada uno es el rey de lo suyo. Martín Berasategui es el rey de la sutilidad, de la perfección, de la elegancia, de los sabores redondos, de esos que te hacen cerrar los ojos y decir ‘uf, quiero más, quiero más, quiero más’. Me enamoré gastronómicamente de él en 1998, cuando aún no tenía tres estrellas Michelin, y lo visité por primera vez y yo comenzaba en este mundo. Estuve en tres restaurantes de allá arriba y me fascinó y no entendía cómo aquel hombre no tenía ya las tres estrellas. Poco después se la dieron, me parecía de cajón”.

Martín Berasategui.

/

Asador Etxebarri

“Es magia hecha a la brasa. Es un festival en la máxima expresión. Si tuviera que definir qué es una comida en Etxebarri diría que es una bacanal. Un producto brutal, impecable, de una calidad altísima, tratado de manera sublime. Es un festival, una bacanal”.

Chipirón a la brasa de Asador Etxebarri.

/

Aponiente

“Otro restaurante con un discurso y una personalidad a más no poder. Cuando vas a Aponiente, debes estar preparado para aguantar tres horas y media de buceo permanente bajo el mar, sin respirar. Mar en estado puro, sabores potentes, salinidad… Todo eso es Aponiente. Quizá a alguien le cansa el discurso de tanto mar todo el rato, pero a mí fascinó. Quizás habría cosas que me gustaran más que otras, pero allí pasan muchas cosas y se merece estar en lo más alto”.

El jamón marino de Ángel León.

/

A Casa do Porco

“Hace poco más de tres años tuve la suerte de estar en Sao Paulo y fui a comer de un restaurante del que nunca había oído hablar jamás hasta que llegué a Brasil. Me deslumbró, no fui capaz de entender cómo ese restaurante no tenía estrella. Me parece una idea fresca, desenfadada, pero muy muy pensada y plasmada de manera impecable, perfecta. Como decimos en las Terres de l'Ebre, era una 'xalera' de principio a fin, todo muy bueno, con una idea muy reflexionada. Al final, un cerdo hecho a baja temperatura a la brasa que ahora que pienso se me deshace la boca y no me extraña que esté en el ‘top’ mundial. Un restaurante ‘top’, ‘top’, ‘top’”.

El cerdo a la brasa de A Casa do Porco (Sao Paulo).

/ Facebook