Diversión en la zona alta

Mattone, una pizzería luminosa y desenfadada

  • Este establecimiento de Pedralbes, con un acceso casi cladestino que lleva al sótano de Bistró Mató, propone platos sin complicaciones con buen producto italiano

Una de las pizzas de Mattone.

Una de las pizzas de Mattone. / Noemí de la Peña

1
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

La apacible plaza de Pedralbes cuenta con un nuevo restaurante. Una pizzería llamada Mattone. Pero hay que prestar atención porque está en un rinconcito y su acceso es casi clandestino. Se entra bajando por unas escaleras a pie de calle. Al llegar, una bonita sorpresa: es una sala acristalada y luminosa pese a estar en el sótano de Bistró Mató (Bisbe Català, 10), uno de los restaurantes más agradables de Barcelona.

De hecho, los dueños son los mismos, de manera que la oferta gastronómica mantiene la misma filosofía: recetas sin excesivas complicaciones y buen producto. En este caso, italiano.

Porque su apuesta es, precisamente, una carta no muy larga pero sí muy desenfadada con elaboraciones típicamente transalpinas a precios asequibles. Pizzas al estilo napolitano con masas fermentadas durante dos días (la más cara cuesta 15 euros), 'focaccias' caseras, pasta...

'Panuozzo'

¿Por qué ir a Mattone, que queda un poco a desmano de casi cualquier zona de Barcelona habiendo como hay tantas pizzerías de calidad en casi cada barrio? Pues, por lo menos, por dos motivos incuestionables: uno es el 'panuozzo', que viene a ser como un 'calzone' aunque no es exactamente lo mismo.

Noticias relacionadas

Meten en el horno la masa de la pizza sin aplanar demasiado y, cuando ha cogido volumen, la retiran y la cortan por la mitad. El hueco que se ha formado lo rellenan con, por ejemplo, 'baba ganoush' y verduras asadas, o con mortadela, 'stracciatella' y 'tartufata', o con 'porchetta', lechuga, tomate y 'allioli' de 'ras el hanout'. Y se presenta tal cual, con el corte abierto, de ahí que se diferencie del 'calzone', que es cerrado.

El otro es la pizza de huevo y trufa, con mozzarella y 'guanciale': huevo batido con un poco de trufa que se coloca en el último momento de la cocción para que cree una adictiva capa sobre la masa. Con bocados así ya no te parecerá que Pedralbes está tan alejado del centro.