Frescos y divertidos

¡Al rico helado! Eso sí, que sea original

  • Son muchas las heladerías barcelonesas que van más allá de los típicos sabores. Aquí tienes tres que te sorprenderán con sus propuestas tan locas como refrescantes, inimaginables y tentadoras

¡Al rico helado! Eso sí, que sea original
2
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

Hace tiempo que el mundo de los helados pasó del 'sota, caballo y rey' de la fresa, el limón, el chocolate y la vainilla a elaboraciones más curradas y originales. La temporada estival de este año ha traído consigo unas cuantas propuestas de lo más interesantes que buscan límites a menudo inimaginables. Aquí tienes tres heladerías de Barcelona que te sorprenderán con sus creaciones.

Baboia

Baboia (Canvis Vells, 2) es un proyecto de la francesa Laurence Mickalonis. Además de los clásicos, destaca sobremanera la gama de sabores tan catalanes como 'mel i mató', cava con mandarinas, ratafía, 'pet de monja', cabello de ángel, turrón de Agramunt, crema catalana, coca de Sant Joan (este fue el helado del mes)... Sorprendente una oferta tan 'nostrada' en un lugar tan turístico como el Born. Bueno, en cualquier lugar. Se los encarga a Jordi Roig, un especialista de Canet (La Gela).

Helado de 'mel i mató' de Baboia.

/

L'Atelier Barcelona

La pastelería L’Atelier Barcelona (Viladomat, 140 bis) estrena carta de helados. "Todos nuestros helados son pasteles", afirman. Su propósito es convertir tartas emblemáticas del recetario internacional en cremosos fríos fabricados de manera artesanal pero con tecnología italiana punta: tienen el Tatin (helado de nata con manzana caramelizada y 'crumble'), el Selva Negra (nata con 'griottes' y virutas de chocolate) y el Sacher (helado de chocolate negro 70% cacao con 'pâte de fruit' de albaricoque y 'crumble' de chocolate). También incorporan en terrinas y cucuruchos de una, dos y tres bolas: de avellana, 'crumble' y caramelo; de palomitas (un 'parfait' de maíz tostado); de cúrcuma 'latte'; vainilla; sorbete de mango-pasión y pimienta de Timut; de sorbete de limón, apio y menta, y de cerveza y 'cassis'.

Helado de L'Atelier de 'parfait' de palomitas con praliné de almendras y maíz tostado.

/

Bodevici

Bodevici (Torrijos, 21), que cuando abrió en 2011 se convirtió en la primera heladería ecológica de España y, en 2020, en la primera 'zero waste' de Europa (sin generar residuos). Ahora, ofrece una gama de helados sin azúcares añadidos, endulzados solo con dátiles naturales, que no modifican el sabor de los helados y los hace mucho más saludables y nutritivos, y menos calóricos. Estos helados necesitan una temperatura de servicio menos fría porque, al carecer de azúcares añadidos, la cremosidad se alcanza a unos -12ºC grados. Los sabores son: fresas del Maresme ecológicas del Hort d'en Dídac; vainilla de Madagascar; chocolate negro, y chocolate con leche fresca de proximidad. Todos ellos, elaborados con ingredientes ecológicos y cuando es posible, de kilómetro cero o de comercio justo. Además, utiliza agua filtrada de ósmosis.

Helados sin azúcares añadidos de Bodevici.

/