Tasa controvertida

Barcelona devuelve unos 60 millones de euros por la anulación del impuesto de plusvalía

¿Qué es el impuesto municipal de plusvalía? Tres claves

Barcelona reserva casi 32 millones de euros para devolver multas si el Supremo anula la ZBE

Anuncios de venta de pisos en una agencia inmobiliaria en Barcelona.

Anuncios de venta de pisos en una agencia inmobiliaria en Barcelona. / RICARD CUGAT

Jordi Ribalaygue

Jordi Ribalaygue

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Las sentencias de 2017 y 2021 con las que el Tribunal Constitucional (TC) anuló el anterior impuesto de plusvalía supusieron un varapalo para los ayuntamientos. La perspectiva de perder una de las principales vías para nutrir las finanzas locales -2.259 millones de euros para todos los consistorios de España en 2021- y tener que afrontar un reintegro multimillonario a los contribuyentes inquietó a las alcaldías. No obstante, el Gobierno reformuló la forma de cálculo para salvar una tasa fundamental para las arcas municipales y el Tribunal Supremo ha limitado los reembolsos a las liquidaciones recurridas antes del revés definitivo del TC, dictado el 26 de octubre de 2021. No obstante, los fallos judiciales que despacharon el tributo siguen repercutiendo sobre los ayuntamientos, incluido el de Barcelona

La capital catalana estima que las resoluciones del Constitucional le obligarán a acabar devolviendo casi 60 millones de euros ingresados en concepto de plusvalía. La previsión consta en el informe de la última cuenta general de la urbe, que retrata la contabilidad del consistorio al cierre de 2022. En el dictamen figura una suma a retornar este año de 39,25 millones. El Ayuntamiento puntualiza que el montante a desembolsar a lo largo de 2023 se ha rebajado a 36 millones tras una nueva valoración de los expedientes del tributo.

El impuesto que ha sido objeto de disputa en los juzgados se abona al traspasarse una propiedad vía compraventa, herencia o donación. El TC declaró inconstitucional que, tal como se formulaba antes de ser revisado hace dos años, se diera el contrasentido que contribuyentes que no hubieran obtenido una ganancia con la venta de un bien tuvieran también que saldar una tasa a favor del municipio.

Un tercio, ya reintegrado

El Ayuntamiento de Barcelona informa en sus cuentas anuales que, hasta finales del año pasado, había reembolsado algo más de un tercio de la recaudación de la plusvalía que se declaraba no consolidada. Es decir, las liquidaciones apeladas por los contribuyentes antes del fallo del Constitucional de 2021 y, por lo tanto, susceptibles de retorno.

El dictamen de la cuenta general de Barcelona resalta que, “de forma unánime”, las resoluciones de los tribunales “consideran que se han de estimar las solicitudes y recursos presentados antes de la sentencia del TC por tratarse de situaciones no consolidadas”, por lo que cabe “proceder a la devolución de la totalidad de los importes ingresados en su día”. En ese sentido, precisa que el Ayuntamiento devolvió 22.947.000 euros hasta el 31 de diciembre de 2022. 

El consistorio se compromete a saldar las demás reclamaciones este año. Desde principios de año, el consistorio reserva casi 40 millones de euros como provisión para pagos a corto plazo para finiquitar los reintegros por la plusvalía. La cuantía supera con creces los 18,65 millones que Barcelona acopiaba a finales de 2021 para atender demandas por el mismo motivo. 

Recaudación en declive

El impuesto de plusvalía continúa siendo la segunda fuente de ingresos para el Ayuntamiento, por delante de las multas y solo superado por el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). No obstante, el último balance publicado revela que los fondos que Barcelona obtiene por la tasa han menguado desde que se reformó tras los pronunciamientos de la Justicia.

La capital cobró 120,61 millones de euros por la plusvalía en 2022, según el detalle de ingresos de la cuenta general. La recaudación cayó entre 66 y 77 millones en comparación con cada uno de los tres ejercicios anteriores. En 2019, el Ayuntamiento obtuvo 197,62 millones por el gravamen, bajó a 183,38 millones en 2020 y se recuperó con 189,25 millones en 2021, año de la estocada definitiva del Constitucional al tributo. 

La decaída en las ganancias tras modificarse la base imponible de la tasa no son exclusivas de Barcelona. La Intervención General del Estado comprobó que los municipios percibieron 835 millones menos por la plusvalía el año pasado que en 2021, una merma del 39%, según recogió Europa Press.