Sector económico

La feria ISE afianza un mayo de euforia turística con un 85% de ocupación hotelera en Barcelona

  • La cita tecnológica tendrá un especial impacto en el alojamiento, aunque también hay reservas corporativas en restaurantes y locales de ocio

La feria audiovisual ISE abre sus puertas en Barcelona con 50.000 congresistas registrados. En la foto, las autoridades cortan la cinta inaugural del salón. / ZOWY VOETEN / VÍDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Apenas unos meses después de la inyección moral que representó para Barcelona el regreso presencial del Mobile World Congress (MWC) con más de 60.000 asistentes tras la pandemia, llega un nuevo encuentro tecnológico que para la mayoría de la ciudadanía e incluso parte de la hostelería es casi un desconocido, pero que sin duda marcará la actividad económica de la ciudad esta semana. La feria audiovisual ISE prevé alcanzar unos 50.000 visitantes este año, aunque su afluencia quedará más diluida en el conjunto de la ciudad, dado que mayo está siendo un mes de intensa recuperación turística y altas ocupaciones. El Gremi d'Hotels prevé rondar el 85% estos días, lo que supone que algunos hoteles del centro habrán colgado el lleno, ya que suman el viajero vacacional de estas fechas.

Los hoteleros saben que la nueva cita está llamada a ganar peso año tras año (muy por encima de los 800 expositores de esta edición y hasta alcanzar sus anteriores registros en Amsterdam) como ya sucediera en Barcelona con el congreso de móviles en Barcelona desde sus inicios. Sin embargo, según algunos operadores consultados, de momento los perfiles de participantes no alcanzarían las elitistas cotas de los grandes directivos en aquel. "No hay tanta demanda de suites ni de reservas especiales", señalan desde un cinco estrellas. "Hoy empezarán a llegar pero aún sabemos poco del tipo de cliente", añaden en otro.

Expectativas y dudas

La novedad plantea también expectación --pero muchos interrogantes-- en el sector de la restauración, que espera que haya un repunte de pequeñas reservas, además de algunas más importantes y corporativas con grupos mayores. Fuentes del Gremi de Restauració indican que, en cualquier caso, la actividad respecto a la gastronomía está siendo menor que durante el MWC. Sí parece haber un claro interés por los establecimientos que ofrecen cenas y ocio, todo en uno, como constatan en establecimientos del paseo Marítim, que cuentan con diversas reservas vinculadas a marcas participantes, tanto de pequeños grupos como de más de un centenar de congresistas.

Discotecas como Sutton, por ejemplo, incluso cerrarán al público general el miércoles porque tienen una fiesta exclusiva para una empresa participante, con entre 600 y 700 asistentes previstos esa noche, indican a este diario.

No obstante, dada la reanimación turística que vive la ciudad estos días es difícil evaluar el peso del ISE en el total de llegadas. Así lo indican desde Apartur, con apartamentos turísticos con alta ocupación, pero sin poder evaluar qué parte corresponden al turismo de negocio de estos al tratarse de temporada alta, explica su presidente, Enrique Alcántara .

En todo caso, el presidente de los hoteleros, Jordi Clos, aplaude la importancia estratégica del evento, en tanto que apuntala el regreso del turismo de negocios, pero también alienta las cifras de un mayo que se acercará mucho "si no igual" al de 2019, previo al desastre que ha mantenido muchos alojamientos cerrados durante largo tiempo. Clos destaca que además de recuperar visitantes, el sector está "recuperando precios" casi al nivel pospandemia, de manera que la rentabilidad tiende a normalizarse y ya casi el 90% de la planta hotelera ha reabierto.

La alta ocupación permite remontar las tarifas hoteleras, que acaban ejerciendo de filtro del visitante, como ha defendido recientemente el ayuntamiento. El líder de la patronal barcelonesa asume que a más precio, lo normal es que llegue un cliente de más capacidad adquisitiva, aunque durante dos años el alojamiento se vio abocado a la estrategia contraria para lograr reanimar las reservas. Esta semana, los cinco estrellas aún disponibles cotizan en muchos casos en torno a los 500 euros la noche, aunque por debajo que en fechas punta del Mobile. Los de cuatro se han elevado hasta más de 300.

Noticias relacionadas

Como colofón al animado mes, en diez días llegará también la cita de la F1 a Barcelona, que atrae precisamente a muchos visitantes de amplio presupuesto, mientras que la recuperación de los cruceros que inician ruta en Barcelona también ha beneficiado a muchos establecimientos.

La mejor noticia para el hotelero es que las reservas de junio "están funcionando bien" y dibujan un buen verano en términos de negocio y recuperación, si no hay algún nuevo giro de la pandemia que afecte de nuevo a un sector muy vulnerable al coronavirus.