Mobile World Congress

El Mobile World Congress cierra con más de 60.000 asistentes

  • El congreso tecnológico pone punto y final a una edición marcada por un repunte de la asistencia que supera las expectativas

  • Más de 1.900 empresas de hasta 160 países han expuesto sus novedades tecnológicas en la feria de Barcelona y l'Hospitalet

Manu Mitru

4
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

El Mobile World Congress (MWC) se ha despedido este jueves con un claro mensaje de recuperación. El congreso tecnológico celebrado esta semana entre Barcelona y l'Hospitalet de Llobregat ha superado todas las expectativas y ha acogido a más de 60.000 asistentes procedentes de 200 países, una cifra que a pesar de quedar lejos de la era prepandémica evidencia una tendencia al alza tras dos años de mayor afectación por la crisis sanitaria del covid. "Ha sido emocionante volver a reunir a nuestra comunidad, tan apasionada por la conectividad, para debatir sobre las oportunidades que tenemos por delante" ha afirmado John Hoffman, director general de la GSMA, organizadora de la feria.

Esa recuperación también se ha notado en los pasillos de la Gran Via de Fira de Barcelona, donde el Mobile ha ocupado siete de sus ocho pabellones, una ampliación notoria respecto al año pasado. En ellos han expuesto más de 1.900 empresas de hasta 160 países y solo las provenientes de potencias como China o Japón no han podido participar presencialmente debido a las restricciones a la movilidad impuestas en sus países por la pandemia.

Además de los asistentes presenciales, las charlas y debates del Mobile han reunido a más de 500.000 espectadores únicos diarios en su retransmisión online. De los 1.000 ponentes que han participado en el congreso solo un 36% han sido mujeres, una falta de paridad muy enraizada en la industria tecnológica y que es uno de los retos para las próximas ediciones. “Ha sido una edición absolutamente exitosa que supone la vuelta a la normalidad, a poner Barcelona en el mapa”, ha celebrado Constantí Serrallonga, director general de Fira de Barcelona. En el arranque de esta, la organización estimó el impacto del congreso en el territorio en unos 240 millones de euros y en la creación de unos 6.700 empleos a tiempo parcial, unas cifras que GSMA confirmará en los próximos días.

El acuerdo de la organización con Barcelona para que sea la sede del MWC termina en 2024. Hoffman explicó en una entrevista con EL PERIÓDICO que a partir del próximo año empezarán a pensar si renuevan o no esa relación simbiótica con la capital catalana que empezó en 2006. Serrallonga se ha mostrado optimista con lo que pueda suceder entonces: “Nuestro trabajo es hacer cada año la mejor edición posible y, viendo la satisfacción de GSMA, estoy tranquilo”.

Tendencias tecnológicas

La progresión del Mobile como escaparate tecnológico mundial se vio truncada en 2020 con la irrupción del coronavirus, que forzó su cancelación. En la edición del año anterior, 2019, la feria había reunido a 109.000 personas, su récord histórico. Tras el golpe pandémico, GSMA optó en 2021 por un formato híbrido que permitió la participación de 30.000 asistentes.

Más allá de iniciar un camino de recuperación hacia la normalidad prepandémica, el MWC que concluye este jueves ha estado marcado por sectores en expansión en la industria como son la conectividad 5G y la robótica, la telefonía móvil, la Inteligencia Artificial y la computación en la nube y otras tendencias popularizadas más recientemente como la realidad virtual y la criptoeconomía.

Impulso a las start-ups

Si bien el año pasado el 4 Years From Now (4YFN) fue uno de los principales atractivos dentro del congreso (era la primera vez que se celebraba en las mismas instalaciones), el bullicio generalizado de gente en los siete pabellones que ha ocupado el Mobile de este año han convertido al salón de las start-ups en una atracción más. No por eso menos exitosa: el evento celebraba este año su octava edición, y en línea con el buen momento que vive el ecosistema barcelonés en particular y europeo en general, lo hacía con cifras ya similares a las de antes de la pandemia.

Noticias relacionadas

Han expuesto 600 empresas (un 80% de las que participaron en la edición del 2019), casi la mitad de fuera de España y en un espacio algo más grande incluso que el de entonces. En los cuatro días que ha estado en marcha el salón se han visto sobre todo start-ups desarrolladoras de ‘software’, y con soluciones para el sector de la salud, la movilidad o las ciudades inteligentes y la educación. El congreso ha puesto asimismo de manifiesto el apetito inversor y el hambre de financiación de las propias start-ups, que las empresas ‘unicornio’ –tecnológicas valoradas en más de mil millones de dólares—están en todos los radares y que los retos del tejido son más sociales que tecnológicos.

“Se hablará bastante de humanismo tecnológico: de cuál es el propósito de la tecnología y de su impacto en la sociedad”, anticipaba días antes de arrancar, en una conversación con El Periódico, el director general del 4YFN, Pere Durán. “Cerramos un Mobile muy intenso, a la altura de las grandes ediciones, con dos protagonistas indiscutibles: la conectividad 5G y, sobre todo, la visión humanista de la tecnología”, ha coincidido el consejero delegado de la fundación Mobile World Capital, Carles Grau, en su balance de cierre.