Entrevista Quo Vadis BCN

Gala Pin, exconcejala de Barcelona: “La realpolitik a veces pasa por encima de tus deseos”

  • La más libertaria del primer gobierno de Ada Colau, quien renunció a presentarse a la reelección, publica esta semana ‘Qué pinto aquí, un affaire institucional’ (Icaria).

  • A medio camino entre el ensayo y el diario personal, la activista reflexiona, aún con el freno de mano puesto, sobre su paso por la «política institucional».

La activista Gala Pin, exconcejala de Ciutat Vella y Participación, esta semana.

La activista Gala Pin, exconcejala de Ciutat Vella y Participación, esta semana. / Zowy Voeten

6
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

"Gobernar se parece mucho a una relación de maltrato: cuanto más te critican públicamente, más caso crees que tienes que hacerles”, escribe. Es aquella idea de la diferencia entre los sujetos legítimos y los no legítimos. Respecto a esos supuestos sujetos legítimos, que han ostentado siempre una capacidad de influencia, por un lado te encuentras que, cuando les igualas, no cuando dejas de hacerles caso, sino cuando les igualas y les tratas igual que a la FAVB o a los grupos ecologistas, de repente te dicen: '"No, no, es que yo no soy igual que ellos, yo valgo más".

¿Y por el otro? Cuando haces una distribución de poder simbólico en la que dices 'no, en aquello que tiene que ver con el mercado inmobiliario, ahora el liderazgo lo llevan los movimientos sociales y los afectados', ellos usan toda su capacidad de influencia para exigir que les hagas caso. Y eso quiere decir que los grupos de la oposición te exigen que les hagas caso, y que de alguna manera parezca que tú no estás sabiendo gobernar la ciudad si no les haces caso.

¿Su objetivo era algo así como redistribuir la legitimidad? Hay ejemplos más difíciles de explicar. Como los equilibrios en la calle de Robadors, donde los vecinos blancos de clase media son el sujeto legítimo, en otra escala, y las putas no lo son. Con los colectivos de personas migradas y racializadas es súper evidente.

Hacer política situada también es saber quiénes son los malos y qué armas van a usar contra ti en todo momento

 “A veces, los malos son poderosos. Otras veces los poderosos son malos. No siempre coincide”, asegura también. El poder funciona en forma de cascada. Si tienes una industria turística que tiene mucho poder; el poder estará más en un gremio de hoteles, pero acabarás teniendo a unos señores del ocio nocturno o una dirección del gremio de restauración que intenta con formas mucho más groseras lograr su cuota de influencia sobre la ciudad sin haber pasado por las urnas. 

Habla de un miedo a los precedentes que "planea continuamente sobre la administración". ¿De cuáles de sus precedentes se siente más orgullosa? La recuperación del Sucot [fiesta judía] es uno. La interlocución de las putas [del Raval] con la poli es otro. Y las traducciones; que las lenguas más habladas del distrito más allá del catalán y el castellano también sean lenguas que hay que tener presentes para elaborar las informaciones municipales. 

Es un escándalo que durante 30 años Barcelona haya tenido discotecas en locales públicos

Sobre el Front Marítim, uno de sus temas ya antes de ser concejala, afirma: "No es que hubiera una conspiración masónico-funcionarial para ocultar unos trapos sucios desde hace 30 años; es más triste y menos peliculero: la falta de mecanismos de sistematización de la información y el desborde burocrático de los propios gestores de la burocracia”. Sigo pensando que es un escándalo que durante 30 años hayamos tenido discotecas en unos locales públicos. Todavía me explota la cabeza cada vez que lo pienso. Y no solo eso, sino que después te das cuenta que quién tenía la concesión era una empresa que se había extinguido en 2003.

Ahora directamente se han privatizado de por vida. Se han vendido. Para verle la parte positiva, sí, hay una parte se ha vendido, pero lo puedes ver como una "normalización". Que a mí me parece un error político clarísimo; pero creo que hasta que pusimos el foco allí la posibilidad de que todos esos locales siguieran siendo discotecas era muy alta, y ahora al menos algunos de esos locales dejarán de serlo para formar parte de la ampliación del CSIC, y eso hace unos años era impensable. ¿Es lo que yo hubiera querido? No. Pero la realpolitik a veces pasa por encima de tus deseos.  

No quería dar pie a interpretaciones amarillistas, sino señalar dinámicas

¿La situación del solar de Drassanes es similar? No, el caso de Drassanes es peor. Es fruto de un momento en el que se hacía un urbanismo muy como si la ciudad fuera tu cortijo. Se hizo una modificación de un PERI cuando lo que se tendría que haber hecho es modificar el PGM. Se hizo además en un momento en el que no había políticas de vivienda. No es dejadez institucional ni desborde burocrático. Ahora que estamos en el juicio de Heliodoro Lozano y las amenazas a Itziar González, en el documento de 2003 donde está todo el cambio de planeamiento, en el solar de Drassanes encontré un 'post-it' en el que decía 'Elena, este es el solar del que te hablé', firmado Helio.

¡Wow! Mi obsesión empieza aquí.

En el expediente de Drassanes encontré un 'post-it' en el que decía 'Elena, este es el solar del que te hablé', firmado 'Helio'

Leyendo su libro da la sensación de que se desnuda más en la parte personal que en la política. Se abre en canal cuando narra sus sentimientos, pero es mucho más prudente en lo político. ¿Tiene algo que ver con el hecho de que no descarte volverse a presentar? [Risas] ¡No! No quería dar pie a interpretaciones amarillistas, sino señalar dinámicas. Pese a que algunos nombres sí salen. Pero la idea era no quedarse en el detalle, sino mirar la dinámica. Pero no, no tiene que ver con que no descarte volverme a presentar.

Pero no lo descarta... En 2023 no me presentaré, pero con todo el universo 'fake news' me quería asegurar de que no hubiera nada que se pudiera hacer servir en contra de los 'comuns'. Hacer política situada también es saber quiénes son los malos y qué armas van a usar contra ti en todo momento.

¿Quién la ha censurado más, sus compañero de partido o sus abogados? Mis abogados.

Para cambiar de dirección las políticas públicas necesitas tiempo, pero mientras tanto van pasando vidas rotas por allí

Noticias relacionadas

Su vida personal juega un papel importantísimo en el libro. La suya y la de sus vecinos, también protagonistas indiscutibles. Uno de los capítulos más crudos es en el que explica el desahucio de uno de ellos. Lo peor fue que la administración no era consciente de que había dejado a este señor todas las navidades en plena hora de frío durmiendo en el suelo.

En un momento en el que la administración era usted... Estaba pendiente de un piso de realojo que sabes que tardará tiempo en llegar porque no hay suficientes pisos; y el ayuntamiento, se supone que como algo bueno, le guardó sus cosas. Pero se las guardó cuando al ayuntamiento le iba bien, que era antes de Navidad, cuando el desahucio no se iba a producir hasta después. Me pareció de lo más descarnado. Porque el desahucio tiene una lógica que puedes no compartir, pero puedes entender, pero eso, que tiene más que ver con que la administración tenga la capacidad de ver esos cuerpos, que son también vidas. Sentí impotencia. Entiendes que para hacer un cambio de dirección en las políticas públicas necesitas tiempo, pero, mientras tanto, van pasando vidas rotas por allí.