01 dic 2020

Ir a contenido

El Museo de Cera de Barcelona se reinventa

Reabrirá el 4 de diciembre con 120 figuras, más de la mitad de ellas nuevas, como las de Greta Thunberg o Copito de Nieve

El Periódico

Greta Thunberg y Copito de Nieve, nuevos inquilinos del Museo de Cera de Barcelona. / ACN / PAU CORTINA / VÍDEO: EFE

El nuevo Museo de Cera de Barcelona ultima los detalles de su reapertura, prevista para el próximo 4 de diciembre, tras nueve meses de trabajos de renovación que han supuesto una inversión de seis millones de euros. Este martes han llegado al museo las figuras de Greta Thunberg y de Copito de Nieve, dos de las 120 figuras que tendrá. De todas ellas, más de la mitad serán nuevas, según ha explicado el director creativo del museo, Toni Cruz.

"El nuevo museo tendrá un total de 120 figuras, de las cuales más de la mitad serán nuevas, que habitarán 28 escenarios diferentes, en un concepto global que apuesta por la tecnología y la experiencia interactiva", ha subrayado Cruz. "Queremos hacer un Museo de Cera del siglo XXI, al nivel de los mejores museos del mundo de este tipo", ha añadido el director de negocio, Ángel Díaz.

El edificio del siglo XIX, situado en el corazón de La Rambla, "volverá a atraer al público barcelonés, como ocurría en los años setenta, y ayudará a que La Rambla vuelva a ser el lugar de ocio para barceloneses que era antes", ha señalado Díaz.

El proyecto, que prevé crear 40 puestos de trabajo, está impulsado por la empresa Advanced Leisure Services(ALS), a la que se han sumado un grupo de socios, entre los que se encuentra el expresidente de Endemol y exmiembro de La Trinca Toni Cruz.

Los nuevos propietarios apuestan por la tecnología y un renovado catálogo de personajes, que incluirá algunas de las figuras históricas del museo, junto a referentes de la actualidad e iconos de la música, el deporte, el cine, la cocina o la historia.

"Los turistas vendrán, como han venido siempre, porque será una experiencia de ocio muy gratificante, pero queremos que también nos visiten los barceloneses, como pasaba hace 40 años, cuando las familias finalizaban su paseo por La Rambla en el Museo de Cera o en las Golondrinas", ha señalado Cruz.

El Museo quiere ser "un espacio con experiencias interactivas y una filosofía selfie-friendly que garantice la mayor y más memorable experiencia para todos los visitantes", ha concluido el director artístico. 

Temas Museos