Ir a contenido

INMIGRACIÓN

40 menores vuelven a pasar la noche en comisarías

Según la DGAIA, pese al repunte de llegadas esta vez los menores no tardan en ser trasladados a los centros de emergencia

El Periódico

Menor no acompañado atendido en el polideportivo municipal de la Mar Bella, el pasado 27 de septiembre.

Menor no acompañado atendido en el polideportivo municipal de la Mar Bella, el pasado 27 de septiembre.

Las comisarías de los Mossos y policías locales de Barcelona y otras localidades catalanas acogieron durante la noche del martes a una cuarentena de menores extranjeros no acompañados. Dos semanas después de que la Direcció General d’Atenció a la Infància pusiera en marcha o ampliara cinco centros de emergencia, se ha vuelto a producir un repunte de llegadas que ha desbordado su capacidad de absorción. Sin embargo, en esta ocasión los menores no han pasado hasta 10 días durmiendo cada noche en dependencias policiales como sucedió en el último episodio del mes de septiembre sino que, según fuentes tanto de la DGAIA como policiales, la mayoría no han pasado más de una noche en dependencias policiales antes de encontrar una vacante en los centros de emergencia.

Según fuentes de la dirección general, “se ha vuelto a producir un repunte de las llegadas sin que se puedan abrir nuevas plazas a la misma velocidad”, ya que los recién llegados en algunos días puntuales superan la capacidad de absorción de los centros de emergencias en funcionamiento (dos en Barcelona de 80 y 30 plazas, otro en Molins, otro en Girona, al que se le han incorporado 25 plazas y otro en las Terres de l’Ebre). La Conselleria de Treball, Afers Socials i Família anunció la apertura de otros dos centros de emergencia en Lleida y Tarragona, cuya apertura debería ser “inminente” aunque aún no se ha producido.

Según recuerda la DGAIA, los menores detectados básicamente por los Mossos y por los equipos de atención de los servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona en la calle son trasladados a fiscalía, tras lo cual se pone en marcha el procedimiento de acogida. “Van circulando por las comisarías porque no dejan de llegar”, apuntan fuentes de la DGAIA. Después de ser remitidos a los centros de emergencia cuando tienen una plaza disponible, los menores son derivados a centros de acogida u otros recursos. A causa del repunte de llegada de menoress (689 en el 2016, 1.489 en el 2017 y 2.156 solo desde el 1 de enero al 15 de septiembre del 2018), la Generalitat ha creado desde junio del 2017 2.047 plazas de acogida en 110 centros de nueva creación.     

Hace cuatro días, la fiscalía abrió una investigación sobre la actuación de la DGAIA a los menores inmigrantes no acompañados.