25 nov 2020

Ir a contenido

RETORNO A LA CHAMPIONS

Valverde solo tiene media delantera

Los problemas físicos de Messi, Ansu Fati y Dembélé dejan al técnico sin alternativas para recibir el miércoles al Inter

Messi, que ha encadenado dos lesiones musculares, es el atacante que menos ha jugado en este inicio de temporada

Joan Domènech

Luis Suárez hace el gesto característico tras marcar su gol en Getafe. Solo hay tres delanteros disponibles para el miércoles.

Luis Suárez hace el gesto característico tras marcar su gol en Getafe. Solo hay tres delanteros disponibles para el miércoles. / ÓSCAR DEL POZO (AFP)

Sin Ansu Fati, sin Messi y sin medio Dembélé, dubitativo y temeroso de que una sobrecarga pueda convertirse en una rotura. La mitad de la delantera del Barça yace en la camilla en el comienzo de la semana que trae al Camp Nou al Inter de Milán (miércoles) en la Champions  y al Sevilla (domingo) en la Liga.

A Valverde le queda medio ataque que, sin embargo, sería la envidia de sus colegas: Carles Pérez, Luis Suárez y Antoine Griezmann. Pero solo le queda eso. Nada más. Ni un suplente, a no ser que ascienda algún joven del filial para la cita europea, la más inminente.

Los aspirantes son los dos que figuran en la lista de inscritos en la UEFA: Abel Ruiz, de 19 años, y que tuvo una efímera aparición de 21 minutos el año pasado ante el Getafe y el japonés Hiroki Abe (20), extremo fichado el pasado verano del Kashima Antlers por 1,1 millones de euros.

Dos bajas, dos apariciones

La fatalidad golpea al Barça, semanas después de haberse desprendido de dos delanteros. O dos jugadors que habrían ayudado a cubrir las ausencias. Rafinha (lesionado, por otra parte, nada más llegar a Vigo) y Phillipe Coutinho recibieron la carta de despido en el cierre del mercado ante la previsión de que no jugarían. La consecuencia positiva de esa doble pérdida es que la cantera ha alumbrado dos nuevos talentos en Pérez y Fati que, de lo contrario, estarían ocultos en el filial.

Griezmann, Suárez y Piqué, el sábado en Getafe. / ÓSCAR DEL POZO (AFP)

Las sensibles bajas del Barça, por fortuna, no apuntan a una larga convalecencia. Las lesiones son leves, aunque de mal pronóstico porque las tres se enmarcan en la difusa categoría de las molestias. Las de Fati se concentran en la rodilla derecha. Las de Messi se ubican en el aductor izquierdo. Las de Dembéle se sitúan en los isquiotibiales de la pierna izquierda.

Sin precipitaciones

Tan indescifrable es la previsión de cuándo estarán preparados que los partes médicos, en los tres casos, repitieron la frase: "Su evolución marcará la disponibilidad". La marcaría la necesidad si se tratara de un momento crucial de la temporada y Valverde tuviera que arriesgar. Pero no es así y no sucederá.

Los episodios anteriores vividos con Messi y Dembélé desaconsejan que se precipite su regreso. En el caso del francés se trataba, como dijoValverde, "de una molestia sin recorrido", por lo que se quedó en la grada en Getafe "por precaución".

Carles Pérez prueba el disparo en Getafe. / SERGIO PÉREZ (reuters)

Tres dudas

A diferencia de lo que ocurrió tras la primera lesión de la temporada, Dembélé pasó, nada más llegar de Getafe, unas pruebas médicas en las que se confirmó la existencia de una "sobrecarga muscular", que le hacen ser dudoso contra el Inter.

Con Messi pasa más de lo mismo. El ‘10’ ya tuvo que abortar el primer intento de reaparecer antes del partido con el Betis cuando se creyó recuperado de la lesión en el sóleo. Su vuelta se retrasó hasta mediados de septiembre. Tras tres partidos incompletos, el aductor izquierdo se quejó. Y Messi vio el triunfo de Getafe por la tele. Como Fati. Ambos son dudosos para Europa.