Ir a contenido

DE LA LIGA A LA CHAMPIONS

La felicidad de Messi impulsa al Barça

El once azulgrana espera con confianza la visita de la Roma gracias a la racha de su estrella, que lleva siete partidos seguidos marcando

Joan Domènech

Leo Messi posa con su esposa Antonella Rocuzzo, Mateo, Thiago (en sus brazos) y Ciro, nacido el pasado 10 de marzo.

Leo Messi posa con su esposa Antonella Rocuzzo, Mateo, Thiago (en sus brazos) y Ciro, nacido el pasado 10 de marzo. / INSTAGRAM LEO MESSI

Del césped del Sánchez Pizjuán al terreno de juego particular de Castelldefels. Del griterío de Sevilla a la paz del hogar. Del abrazo con Denis, Alba y compañía  el sábado, al posado feliz con Antonella, Thiago, Mateo y Ciro el domingo. La felicidad completa de Messi antes del regreso a la Champions para enfrentarse a la Roma, en medio de la racha goleadora que inició en la anterior eliminatoria ante el Chelsea.

Empezó aquel enfrentamiento frente al campeón inglés con el astro inmerso en una ciénaga de cinco partidos sin marcar y el no menos pesado precedente de no haber batido nunca a ningún portero del Chelsea. Messi anotó en la ida (y dos veces en la vuelta), y desde el 20 de febrero no para de festejar goles. Excepto en Málaga, donde no jugó porque estaba naciendo Ciro, el más pequeño de la foto familiar.

Nueve goles en siete partidos

Nueve goles en los siete partidos disputados. La  mejor racha de la temporada. No la mejor de Messi en su carrera, que en el ejercicio 2012-13 encadenó 10 partidos con 16 goles. En la anterior (11-12) fue capaz de sumar 18 goles en solo 8 partidos.

La milagrosa resurrección del Barça en Sevilla para ganar un punto y salvar la racha de invencibilidad liguera (37 partidos sin perder, a uno del récord absoluto de 1980 de la Real Sociedad) va ligada a la reacción de Messi, del mismo modo que los éxitos de la última década van indefectiblemente asociados al descomunal rendimiento que ha ofrecido el talento argentino.

El equipo perdía en Sevilla sin su guía, sentado en el banquillo por unas molestias musculares,  y acabó empatando gracias a él. Por el gol final en ese tiro envenenado al rincón derecho de la portería de Rico pero, sobre todo, por el cambio de rumbo que imprimió al partido. El Barça iba a la deriva y Messi lo salvó del naufragio por enésima vez.

El Barça, como Argentina

La influyente aparición sabatina del 10 representó, por extensión, la importancia que posee también en la selección argentina, vapuleada por la española (6-1) en ausencia de su capitán.

"Con o sin Messi, todos los equipos son diferentes", reflexionó Valverde

Messi reapareció con el Barça tras la concentración con sus compatriotas sin haber disputado ninguno de los dos amistosos por esas molestias. Valverde quiso resguardarle para la cita ante la Roma, pero no tuvo más remedio que utilizar la recámara para atajar el viacrucis del Pizjuán. "Con o sin Messi todos los equipos son diferentes", admitió el entrenador, vinculando el ascendiente del 10 en el Barça y en Argentina.

Busquets, también a punto

Treinta y tres minutos de Messi dan para mucho. Uno solo (54 segundos, exactamente) bastó para que él y Suárez dejaran boquiabierto al Sevilla en un acomplejante castigo de cara a la próxima final de la Copa del Rey (21 de abril)"Messi levanta a cualquier equipo", corroboró Vincenzo Montella, asombrado por el destrozo que había causado por el genio cuando el sevillismo se relamía ante la inminente visita europea del Bayern.

Los culés esperan la del Roma con la misma paz que desprenden los Messi sentados sobre el pequeño campo de fútbol de casa. El pater familias está recuperado –"tenía previsto que jugara en el segundo tiempo", desveló Valverde, restando trascendencia a esas indeterminadas molestias– y también lo estará Sergio Busquets.

Solo faltará Digne

La fractura del meñique del pie derecho se ha soldado y el mediocentro volverá a asir el timón. Rakitic se echará a un lado e Iniesta seguirá en la banda izquierda. Coutinho y Paulinho serán los sacrificados de la alineación que penó en Sevilla. Solo estará indisponible Lucas Digne.

"El Barcelona es favorito en cualquier competición en la que participa, porque tiene la capacidad, la historia e incluso la obligación de serlo", asegura Monchi, el secretario técnico de la Roma 

Messi se sentó en el banquillo porque la prioridad del Barça es la Champions. El equipo lleva dos temporadas sin saltar el listón de los cuartos de final. El año pasado chocó contra la Juventus y el anterior, con el Atlético.

La Roma, tercera en la Serie A,  era el rival más asequible en el sorteo. "El Barcelona es favorito en cualquier competición en la que participa, porque tiene la capacidad, la historia e incluso la obligación de serlo", admitió Ramón Rodríguez, Monchi, el exsecretario técnico del Sevilla que hoy ejerce en el club italiano. 

0 Comentarios
cargando