28 oct 2020

Ir a contenido

PERFIL

La alcaldía de Pastor en Badalona: dos episodios gloriosos y uno funesto

El mandato del ya exalcalde, que ha dimitido tras su detención, ha estado marcado por ganar una moción de censura con el apoyo de Albiol

La exalcaldesa Dolors Sabater también acabó votando a favor de su alcaldía en una investidura de infarto tras las municipales del 2019

Manuel Arenas

Álex Pastor, nuevo alcalde de Badalona, con la vara de mando.

Álex Pastor, nuevo alcalde de Badalona, con la vara de mando. / MARTÍ FRADERA

El pasado 22 de enero, los destrozos del Pont del Petroli en Badalona como efecto del temporal ‘Gloria’ coincidieron con la baja del alcalde socialista Álex Pastor (Badalona, 1979), al que sustituyó como alcalde accidental el teniente de alcaldía Rubén Guijarro (PSC).

La versión oficial del Ayuntamiento de Badalona aludió entonces a un “problema coronario” del primer edil. Un mes después, el 18 de febrero, Pastor volvió ya recuperado acallando los “rumores falsos” que apuntaban a que su baja podía no deberse, al menos no exclusivamente, a un problema de salud. Ayer el alcalde dimitió tras ser arrestado por conducir ebrio, atentar contra la autoridad y saltarse el confinamiento.

Se trata del último de los tres episodios clave, dos gloriosos y uno funesto, que explican el tiempo de Pastor al frente de Badalona, un mandato simbólico para el socialismo dado el impacto electoral de Xavier García Albiol (PP) en la cuarta ciudad de Catalunya desde el año 2011.

Una alcaldía marcada por los apoyos de Albiol y Sabater

El primer episodio fue su llegada a la alcaldía tras la sonada moción de censura en la que el exalcalde Albiol le dio su apoyo en investidura para evitar un Gobierno independentista liderado por Dolors Sabater (Guanyem Badalona en Comú), también exalcaldesa. Pastor se hacía con la vara tan solo tres años después de entrar como concejal en 2015, precisamente cuando apoyó la alcaldía de Sabater.

El segundo episodio, acaso el más glorioso para Pastor, tuvo lugar en junio del año pasado. Entonces, una investidura de infarto le llevó hasta la alcaldía en el último segundo, cuando Guanyem Badalona en Comú y ERC finalmente le apoyaron para evitar un gobierno liderado por Albiol tras semanas negando la mayorEl PSC aguantó más con el acelerador pisado.

Pastor se enteró de que iba a ser alcalde muy pocos minutos antes del Pleno de investidura, justo después de un café informal que tuvo lugar 45 minutos antes del citado Pleno, entre un representante del PSC y otra responsable de la coalición Guanyem-ERC.

Un año después, ahora con otra investidura a la vista, la alcaldía de Badalona se retrotrae a aquel café y a aquellas semanas preinvestidura de negociaciones repletas de matices políticos, siempre con Albiol al acecho y abanderando la prerrogativa de liderar la lista más votada en las municipales del 2019.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA