INCERTIDUMBRE HASTA EL ÚLTIMO MOMENTO

Un pleno de constitución 'de infarto' en el Ayuntamiento de Badalona

El socialista Álex Pastor repite como alcalde de la ciudad en una investidura 'in extremis'

El alcalde de Badalona, con la vara de mando, en la sala de plenos del Ayuntamiento de Badalona.

El alcalde de Badalona, con la vara de mando, en la sala de plenos del Ayuntamiento de Badalona. / MARTÍ FRADERA

7
Se lee en minutos
Anna Rocasalva

Han sido una semanas frenéticas, con reuniones hasta altas horas de la madrugda y llenas de incertezas pero, finalmente, el socialista Álex Pastor ha renovado su cargo como alcalde de Badalona gracias a los votos de su partido, más los de la coalición de Guanyem Badalona y ERC -La Badalona Valenta-, En Comú Podem, y el único regidor de JuntsxCat Badalona, David Torrents.

Y es que, a pesar de que La Badalona Valenta, rechazó este viernes toda posibilidad de apoyar la candidatura del PSC badalonés, finalmente este sábado, minutos antes de la celebración del Pleno de constitución del Ayuntamiento de Badalona, la formación de Dolors Sabater, los ‘comuns’ y JuntsxCat han llegado a un acuerdo para investir al alcalde socialista y frenar así un gobierno del ‘popular’ Xavier García Albiol. Una reunión en la que, paradoxalemnte, no estaba presente ningún representante del PSC, según han explicado fuentes de Guanyem a EL PERIÓDICO.

Incertidumbre hasta la celebración del Pleno

Faltaban pocos minutos para el Pleno de constitución y entre la bancada de periodistas ya corría el rumor de que, efectivamente, Álex Pastor iba a ser investido, a pesar de las declaraciones contrarias a la investidura del socialista, que la coalición de ‘La Badalona Valenta’ había hecho ayer mismo. Otros aún no tenían tan claro que el candidato del PP, Xavier García Albiol, no lograse la alcaldía. 

Dentro, en la Sala de Plenos, empezaba a reinar un silencio expectante, mientras fuera, la Plataforma d’Afectats per la Crisi i el Capitalisme de Badalona (PACC) se concentraba en las puertas del Ayuntamiento para reclamar medidas contra la emergencia habitacional que vive la ciudad y, por qué no, aprovechar para arengar a todo político que entraba por la puerta.

Las dudas quedaron despejadas en el mismo instante en que los concejales entraron en la sala. Caras largas entre las filas de Guanyem y ERC, un rictus impertérrito en la de los ‘populares’, y una pícara sonrisa en la cara de Álex Pastor. Nada que esconder. Nada que disimular.

Un voto anulado

Ya parecía todo hecho. O no. Porque en el momento en el que el secretario de la mesa ha pedido los nombres de los candidatos que se postulaban para la alcaldía, Dolors Sabater ha pedido hablar. Fue un momento de infarto (el primero de ellos). El secretario le contestó que luego ya habría un momento para hacerlo y que primero aclarase si se presentaba o no. Entonces la exalcaldesa anunció la bomba: retiraba su candidatura. 

Ahora ya sí que a todo el mundo le quedó claro que Álex Pastor sería el próximo alcalde y hubo un suspiro de alivio entre los periodistas por si había que rehacer sus crónicas. Eran las 12:24 del mediodía pero aún se tenía que proceder a las votaciones.  

El presidente de la Mesa de Edad llamó a votar a cadauno de los concejales y, al proceder al recuento de votos, otro mini-infarto: alguien había juntado dos papeletas de Álex Pastor y Aïda Llauradó (En Comú Podem) y ese voto quedaba anulado. Como la votación es secreta, no había forma de saber quién había sido y todos los presentes en la sala empezaron a hacer cálculos mentales.

Pero en seguida se superó el momento de pánico porque, aún así, la mesa anunciaba que el socialista había obtenido la mayoría necesaria. La bancada del PSC y sus allegados estallaron en aplausos, pero el ambiente era extramadamente raro puesto que más de la mitad de la sala permanecía inmóvil. Llegaba la hora de los reproches.

"Todo para que no gobierne Albiol"

El recién investido alcalde se sentó a presidir la mesa del Pleno, pero poco le duró el poder saborear el momento porque ahora tocaba dar explicaciones por parte de todos. Y si algo se quiso dejar extremadamente claro desde las filas de la La Badalona Valenta, En Comú Podem y JuntsxCat era que Pastor no era alcalde porque realmente “lo mereciera”, o “por méritos propios” sino para “evitar un nuevo mandato de Albiol”.

Empezó David Torrents, directo, sin rodeos: “Alcalde, me ha costado mucho darte mi voto, pero he querido frenar al fascismo. Ahora tienes muchos deberes por hacer. Quiero agradecer a Guanyem, ERC y els ‘comuns’ el trabajo hecho estas semanas para parar al Partido Popular del 155”. “Mi mano está extendida, señor Pastor”, ha suavizado al final.

“Quiero felicitar al nuevo alcalde -ha seguido Aïda Llauradó-. Estamos aquí para defender el bien común por encima de los particulares, y muy especialmente los derechos de las personas más vulnerables”, ha comentado, en referencia a la PACC, que seguía su concentración en las puertas del consistorio. Más críticas a Pastor: “Sabemos que la política es muy dura y competitiva, pero hemos de acabar con el fuego amigo por el bien de nuestra ciudad. Quiero agradecer a ‘La Badalona Valenta’ sus gestos para acercarse a los socialistas, algo que ellos no han correspondido. Ya veremos cómo lo harán para poder gobernar”, ha advertido.

Llegó el esperado turno de Dolors Sabater que, durante toda la jornada fue reescribiendo su discurso, extremo corroborado por su socio de coalición, Oriol Lladó. “Las urnas nos han dicho que un 61% de la ciudadanía no quiere un alcalde de derechas, xenófobo y racista. Quieren una alcaldía que luche por sus derechos”, empezó. “Los socialistas habéis sido irresponsables por no querer negociar, pero nosotros no lo somos. Hemos tomado la decisión de retirar nuestra candidatura porque no queremos que Albiol tome la alcaldía. La ciudad de Badalona no se merece lo que ha pasado hoy en el Pleno, pero se merece aún menos que vuelvan las políticas del PP”, ha sentenciado.

Dolors Sabater hablando con Oriol Llad¿r durante el Pleno de investidura / martí fradera

Tras los reproches de la bancada progresista, llegaba la hora de que el popular Xavier García Albiol, pudiera expresarse. Y lo hizo con voz potente, grave: casi no le hacía falta el micrófono.  “Aquí no hay proyecto de ciudad”, empezó. “Las demás fuerzas políticas sólo se han centrado en hacer alcalde a Pastor o, más bien dicho, en que yo no gobierne. ¡Da igual que la ciudad esté hecha un desastre y que haya vecinos que lo estén pasando mal!”, exclamó, subiendo el tono. “Esta obsesión va en contra del progreso de la ciudad. Después que los socialistas reconocieran el error de haber puesto a la alcaldesa de la CUP en la alcaldía me parece increíble que ahora hayan buscado su apoyo. Esto me produce mucha tristeza”. “Y les voy a decir una cosa: no nos venga a buscar porque no les vamos a ayudar a limpiar este desastre. No nos engañarán otra vez”, ha sentenciado.

¿Y ahora qué?

Tras aguantar el chaparrón, el nuevo alcalde de Badalona ha podido pronunciar su discurso de investidura, bastante más breve que el de los otros líderes municipales. “Quiero agradecer a los concejales que finalmente han confiado en mi persona. Hoy es el primer día de un nuevo mandato pero no es el primer día de un nuevo gobierno, porque éste ya se inició hace 10 meses”, ha explicado. “Sólo hablando con todos los grupos se puede conseguir una Badalona mejor, sin extremismos. Nuestro primer objetivo será crear una estructura municipal fuerte. Durante los próximos cuatro años nos dejaremos la piel para que todos nos sintamos bienvenidos en la ciudad”, ha concluido. Al final, cuando el pleno ya había finalizado y sus compañeros fueron a felicitarle, no pudo evitar soltar alguna lágrima, muestra de la tensión que también él vivió durante toda la mañana.

Álex Pastor sostiene la vara de alcalde en el Ayuntamiento de Badalona / martí fradera

Sin embargo, su investidura no es un punto y final. En todo caso es un punto y aparte porque el nuevo alcalde necesitará el apoyo de la mayoría absoluta del pleno para aprobar su cartapacio, lo forme quien lo forme. De momento, Pastor ya ha anunciado  reuniones con los grupos que han apoyado su candidatura el próximo lunes. Pero, tal y como está el patio en Badalona, no hay nada seguro.

Noticias relacionadas

La política badalonesa aún dará mucho de qué hablar.

Más noticias de Badalona