Ir a contenido

REACCIONES AL REFERÉNDUM

Rajoy presume de haber defendido al Estado de un "ataque grave"

El presidente insta a los independentistas a pasar página y a no empeñarse en la DUI

El líder del PP dice que no cierra puertas al diálogo y convoca una ronda de partidos

Pilar Santos / Gemma Robles

Rajoy: Hoy no ha habido referéndum de autodeterminación en Cataluña, / EFE

Mariano Rajoy compareció la noche del domingo en la Moncloa para responsabilizar a la Generalitat y a sus socios de la "ruptura de la convivencia" que se vio en las calles de Catalunya durante la celebración del referéndum independentista. El presidente del Gobierno celebró que el Estado de Derecho se impusiera "con firmeza y serenidad" y agradeció a la policía y a la Guardia Civil su actuación porque lo fácil, apuntó, habría sido "mirar para otro lado" mientras se perpetraba "un ataque tan grave" como la consulta soberanista.

El jefe del Ejecutivo no hizo ninguna referencia a los más de 750 heridos como consecuencia de las cargas para evitar la votación, pero sí admitió de manera indirecta la herida social provocada este 1 de octubre y de la que él responsabiliza únicamente al ‘procés’. "No busquen más culpables, no los hay", se justificó. "[El ‘procés’] solo ha servido para causar un grave daño a la convivencia, un bien que debemos empezar a recuperar cuanto antes", aconsejó en una declaración institucional sin opción a preguntas.

Declaración unilateral

Rajoy solicitó a Carles Puigdemont y sus aliados en la Generalitat que "no se empecinen en el error" y descarten hacer una declaración unilateral de independencia (DUI).  Vista esa "firmeza" del Estado este domingo y si Puigdemont llega a ese extremo, algunos altos cargos de la Moncloa señalan directamente la posibilidad de aplicar otras herramientas, como el artículo 155 de la Constitución (con el que se pueden suspender competencias) o la ley de seguridad nacional (para tomar el control de las autoridades catalanas en aras de "garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales").  Rajoy insistió en su declaración en varias ocasiones en que el Estado tiene "recursos" para defenderse de cualquier "provocación".

Un 9-N bis

El jefe del Ejecutivo repitió la idea ya lanzada horas antes por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, de que este 1 de octubre "no ha habido un referéndum de autodeterminación en Catalunya".  Pero lo que no repitió fue el mantra de estos últimos días, según el cual la Generalitat no tenía urnas, ni papeletas ni podría contar con centros electorales. El Gobierno conservador considera que ha cumplido con su misión de evitar un referéndum con garantías, pero ha asistido a otro 9-N con miles de colas de ciudadanos votando pacíficamente al que esta vez se añade un coste social y político difícil de cuantificar ahora por las violentas escenas entre los votantes y los agentes.

Rajoy tuvo palabras de agradecimiento para el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y para Albert Rivera (Ciudadanos) por su "lealtad con el Estado en esta difícil circunstancia". Al presidente le interesa limar cuanto antes cualquier aspereza con estos dos partidos. En ese contexto, el líder del PP anunció que va a convocar a todos los partidos con representación parlamentaria para "reflexionar juntos" sobre el futuro. Fuentes de la Moncloa añadieron que no está decidido todavía el formato de esos encuentros. Además, el jefe del Ejecutivo pedirá la comparecencia en el Congreso.

0 Comentarios
cargando