Ir a contenido

ATENTADOS EN BARCELONA

Los miembros de la célula de Ripoll se consideraban "soldados del Estado Islámico"

El juez envía a prisión Houli y Oukabir por integración en grupo terrorista, asesinato y estragos

El herido ratifica que el imán quería inmolarse y que se iba a atentar contra monumentos

Ángeles Vázquez / Madrid

Planeaban cometer una acción terrorista de gran envergadura, según afirma el juez Fernando Andreu. / EFE VÍDEO

Entre los escombros del chalet de Alcanar se ha encontrado una nota manuscrita "de los soldados del Estado Islámico en la tierra del Ándalus para los cruzados, los odiosos, los injustos, los corruptores". Estaba dentro de un libro verde, en cuya primera página figura la firma del imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, que se quería inmolar, según ratificó ante el juez Fernando Andreu el único superviviente de la explosión, Mohamed Houli Chemial.

El magistrado reproduce el texto, que se encabeza por un "en nombre de Ala, el misericordioso, el compasivo", para acreditar la integración en el Estado Islámico de los miembros de la célula, en el auto en el que envía a prisión a Houli y a Driss Oukabir. Este último fue quien alquiló la furgoneta que Younes Abouyaaqoub -abatido a tiros por los Mossos en Subirats- condujo a toda velocidad por la Rambla para causar el mayor daño posible. Los delitos que se imputan a Houli y Driss son integración en organización terrorista, asesinatos y lesiones terroristas. Al primero también le acusa el magistrado de depósito de explosivos y de estragos. 

Otra furgoneta alquilada por el grupo sufrió un accidente en la AP-7 a la altura de Cambrils algo más de una hora antes de la matanza de la Rambla. Quizá planeaban dos atentados simultáneos

En esa misma resolución el juez ha decidido dejar en libertad a Mohamed Aallaa, que tendrá que comparecer semanalmente en el juzgado, al entender que no hay indicios de que forme parte de la célula y sí, en cambio, de que el Audi 3 con el que se cometió el atentado de Cambrils fuera en realidad propiedad de su hermano Youssef, que se presume que murió en Alcanar. Su otro hermano murió en la localidad costera.

Conexiones internacionales

Al cuarto detenido, el propietario del locutorio de Ripoll, Said El Karib, se le prorroga la detención durante 72 horas antes de decidir sobre su situación, para lo que serán cruciales los resultados de las diligencias realizadas esta misma noche. Driss compró los billetes de avión de su viaje a Marruecos, que pagó el imán, en su locutorio. El Karib asegura que hacía compras por internet a los clientes sin tarjeta de crédito a cambio de una comisión. 

El auto también afirma que en la casa de Alcanar había billetes a Bruselas a nombre de Es Satty, lo que parece un claro indicio de las conexiones internacionales que tenía la célula. Una vez detenidos o muertos todos los miembros de la célula la investigación se centra justo ahora en desentrañar la madeja que pueda conducir a cualquier vinculación sea en el país que sea.

Aunque la resolución no concreta los atentados y solo dice que la explosión de Alcanar "truncaría el plan inicial de los terroristas", consistente en "una acción terrorista de gran envergadura", Houli ante el juez ratificó la declaración que prestó ante los Mossos, en la que admitió que el objetivo eran cometer atentados de mayor entidad contra monumentos de Barcelona. El magistrado califica de "significativo", para adivinar el atentado que podrían haber cometido, la "nube en forma de hongo" que se vio a varios kilómetros de distancia de Alcanar.

Explosivos

Que sus intenciones eran aún más ambiciosas queda también reflejado por el magistrado cuando describe las bombonas de butano, la acetona (de la que compraron 500 litros a principios de mes), el agua oxigenada y la "gran cantidad de clavos, utilizados como metralla y pulsadores para la explosión" que han aparecido en Alcanar. Es lo necesario para fabricar el explosivo del Estado Islámico conocido la madre de Satán.

En una masía de Riudecanyes (Tarragona), en la que se han encontrado los restos de haber intentado quemar el pasaporte y el carné de conducir de Mohamed Hichamy y el pasaporte de Abouyaaqoub, han aparecido los comprobantes de compra de los litros de acetona y de 15 fundas de almohada y bridas que, según el juez, comprarían "muy probablemente" para "contener los artefactos explosivos en su interior" y tenerlos "listos para ser utilizados". 

Horas simultáneas

La resolución incluye un dato muy interesante, que hace pensar que los terroristas siguieron adelante improvisando una vez tras otra, después de la explosión de su centro de operaciones: el atropello de la Rambla comenzó hacia las 16.30 horas de ese día y a las 15.25 horas de ese mismo día otra de las furgonetas alquiladas por el comando, en concreto por Mohamed Hichamy, tuvo un accidente con otro vehículo en la autopista AP-7, a la altura de Cambrils, en sentido sur. El conductor le identificó sin dudas. Ambas las pagó Abouyaaquob. La tercera furgoneta alquilada por Hichamy se encontró en Vic.

Los cinco yihadistas abatidos en Cambrils compraron cuchillos y un hacha en la población horas antes de intentar un atropello masivo con un Audi y ser abatidos

El juez no saca ninguna conclusión de la coincidencia de horas entre los movimientos de las dos furgonetas, pero sin ese imprevisto, el atentado en el paseo marítimo de Cambrils se podría haber cometido simultáneamente al de Barcelona y también con una furgoneta.

Al final se hizo hacia la una de la madrugada. Horas antes, hacia las 21.26 horas, los miembros de la célula habían comprado cuchillos y un hacha en un establecimiento de la población, en lo que parece otra maniobra improvisada.

Los cinco terroristas se desplazaron en el Audi 3 de Aalla contra la multitud del paseo marítimo de Cambrils hasta que colisionaron con un coche patrulla. Fue entonces cuando cuatro terroristas se dirigen hacia el sur y son abatidos por un mosso. El quinto, que se dirige al norte, corre la misma suerte por agentes de paisano. Son Moussa Oukabir, Houssine Abouyaaqoub, Said Aalla y Mohamed y Omar Hichami. 

   

0 Comentarios
cargando