Ir a contenido

Por un nuevo pacto, no al choque de trenes

Miquel Iceta

No me cansaré de alertar contra el choque de trenes. Soy militante del acuerdo y del pacto. Sí, no sólo no me dan asco las terceras vías, sino que las encuentro infinitamente mejores que el choque de trenes. Y no basta con no atizar el fuego, este incendio lo tenemos que apagar entre muchos. En un momento en que, como decía el editorial de La Vanguardia del pasado día 9 “la fascinación por el choque frontal parece irresistible”. Unos y otros incapaces de entender las razones del adversario, preguntando a todo el mundo de qué lado está, haciendo listas de partidarios y adversarios, midiendo el grado de adhesión a sus tesis, despreciando a los tibios, desconociendo que las identidades no son homogéneas ni pueden imponerse, que hay que respetarlas y compartirlas. Unos y otros, cargados de eslóganes y de banderas, convencidos de ganar, han decidido que es la hora de imponer una única razón, la suya. Unos y otros comparten el error de cálculo de pensar que ha llegado el momento, ahora o nunca dicen. Unos y otros se equivocan también al creerse los más fuertes: sobrevaloran las propias fuerzas y subestiman las del adversario. Han decidido que es el momento de acabar con el eterno empate entre una España incapaz de culminar la homogeneidad nacional que define a los Estados-Nación y una Catalunya incapaz de lograr la independencia. Unos y otros, en vez de ensayar fórmulas federales que harían posible conciliar intereses diferentes, compartir identidades, asegurar respeto a la diversidad y construcción de un proyecto común, autogobierno y gobierno compartido; están decididos a imponer su dogma con acuerdo o sin él. Si se salieran con la suya, todos resultaríamos perjudicados fuera el que fuese el resultado de la batalla. No quiero, muchos no queremos, ser rehenes de su querella, sabiendo como sabemos que los pacifistas acostumbran a ser las primeras víctimas de los conflictos.

Afortunadamente hay muchas voces que hablan desde el sentido común y la experiencia. Y no sólo voces socialistas como las de Rubalcaba, Jáuregui o Pere Navarro. También voces como las de Joan Coscubiela en el Congreso de los Diputados que el día 8, en el debate sobre la moción presentada por el grupo mixto sobre medidas para permitir el derecho de autodeterminación de los pueblos dijo: “Para acordar estas nuevas formas de relación o de separación, la decisión y su articulación deben ser fruto de un proceso pactado a nivel de todo el Estado. Aquí no cabe ningún unilateralismo, ni los que quieren la imposición del statu quo petrificado ni su reverso, el de los que creen que es posible un cambio impuesto o unilateral”. No se puede ser más claro.

Necesitamos trabajar para el acuerdo porque el coste del enfrentamiento es insoportable. Personalmente estoy convencido que así no podemos seguir, que tenemos que sustituir el Estatuto del 2006 alterado por el Tribunal Constitucional después de que lo votaran los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya por un nuevo pacto que también tendrá que ser refrendado por la ciudadanía, como también lo estoy de que la independencia sería perjudicial para los catalanes y para el conjunto de los españoles. Bienvenidas las ideas y las propuestas en favor de un nuevo acuerdo. Espero que amplias mayorías acaben convencidas de la bondad de un nuevo pacto antes de que un conflicto sin salida nos acabe perjudicando a todos.

Post publicado en el blog de Miquel Iceta

0 Comentarios