Ir a contenido

Wilco electriza Cap Roig

La banda de Chicago abrió el festival con una exhibición de madurez rockera apuntalada en su reciente 'Schmilco'

Jordi Bianciotto

El grupo estadounidense, durante el concierto de anoche en Cap Roig.

El grupo estadounidense, durante el concierto de anoche en Cap Roig. / FERRAN SENDRA

Un clásico moderno del rock americano, Wilco, puso su sello de refinada sobriedad en la apertura del Festival Jardins de Cap Roig. Guitarras airadas de alta precisión técnica y rock con vistas a las raíces del country elaborado bajo el signo de la exploración, música con rasgos no siempre amables ni accesibles para envolver una noche de estreno como ayer en Calella de Palafrugell.

La última noticia de la banda de Chicago es Schmilco, un disco publicado el pasado septiembre cuya estridente portada, firmada por el catalán Joan Cornellà, contrasta con los tonos más bien intimistas de muchas de las canciones. Pero la viñeta del ciudadano feliz repentinamente electrocutado expresa el clima deeste cancionero de aspecto engañoso, con formas plácidas y fondo áspero. Este material puso un discreto subsuelo en la sesión de Cap Roig.

Pero, ya fuera acudiendo a piezas nuevas o antiguas, Wilco no es el tipo de grupo dado al canto popular con la luz del móvil en modo decorativo, sino una tropa de músicos con inventiva y alto nivel ejecutivo que tienden a la textura granulada y al arreglo intrincado. Wilco, banda heredera de la saga Uncle Tupelo, acudió a la cita ampudanesa abriendo una supersónica cuña en su gira norteamericana: un visto y no visto en Europa limitado a solo tres actuaciones, las de Cap Roig, Madrid y Pori (Finlandia). Jeff Tweedy, el cantante, guitarrista y compositor principal, recuperó su papel de frontman del grupo tras lanzar, hace unos días, el disco en solitario Together at last.

ENTRE LAS SOMBRAS

El grupo apareció en escena entre luces azuladas, con un Tweedy con la cara ensombrecida, recordando que no es una banda que juegue al culto a la personalidad. Sonó Ashes of American flags, una canción del disco Yankee hotel foxtrot (2001) que habla del consumismo y de la riqueza material, antes de acudir a Schmilco con la melancólica If I ever was a achild y la árida Cry all day, canciones sobre desamparo y fragilidad emocional. Tweedy, sombrero y guitarra acústica, como un trovador de la América eterna. Bromista, tomó la palabra para aludir al siguiente invitado, este sábado, en Cap Roig. «No somos Woody Allen, somos Wilco. Lo siento. Os habéis equivocado de noche».

Viajes a I am trying to break your heart y un Art of almost de recorrido eléctrico preparatorio para el ejercicio abiertamente rockero de Pickled ginger, de su penúltimo disco, Star wars, un trabajo más expeditivo que Schmilco, al que la banda regresó con Joke. Un comentario de Tweedy a propósito de la era Trump"Estamos con  la gente de América, no con el presidente".  No tardaron en sonar algunos clásicos, como Misunderstood, con su colisión un tanto efectista de placidez y crispación, recurso que reapareció en otra pieza de cabecera, Via Chicago. Wilco, como la versión desarrollada, sistematizada, de los espasmos extremos de Neil Young.

LA VOZ DEL FAN

Wilco tampoco es un grupo que aligere su discurso en nombre de las veleidades veraniegas y su repertorio recaló en piezas introspectivas, de ambiente enrarecido, como Bull black nova, o emotivo, como Reservations. Si bien en esa faceta más recogida el guitarrista Nels Cline quedó algo relegado, tuvo ocasión hacer más visibles sus talentos en Impossible Germany, con su momento puro Thin Lizzy. En los conciertos de esta gira hay una canción elegida por petición de los fans vía web, y en Cap Roig fue California stars, del disco Mermaid avenue, que en 1998 cocinaron con Billy Bragg.

Su repertorio, cambiante de una noche a otra, puso luz en Box full of letters, del primer disco, y en Theologians, y la vitalista I'm always in love. Público en pie en ese tramo con vistas a Heavy metal drummer. Hummingbird, The late greats... Y en el bis, Jesus, etc., marcando el camino a las furiosas Monday y Outtasite (Outta mind), viajando a su fondo rockero más desatado. Canciones para dar y vender, las de esta caudalosa formación que trajo sus credenciales en el sonido Americana a la noche bautismal de Cap Roig.

0 Comentarios
cargando