El Periódico

ÚLTIMA HORA 'The Square', de Ruben Ostlund, gana la Palma de Oro del festival de Cannes

Rajoy tiende la mano al PSOE y a Catalunya en busca de pactos

El líder del PP agradece a los socialistas la investidura pero solicita también estabilidad

Ofrece una financiación más favorable para los catalanes si se repeta la legalidad

  • Detalles y repeticiones del discurso de investidura de Rajoy, de apenas una hora.

    Vídeo ATLAS

    Detalles y repeticiones del discurso de investidura de Rajoy, de apenas una hora.

  • Rajoy tiende la mano al PSOE y a Catalunya en busca de pactos

    JOSE LUIS ROCA

    Mariano Rajoy, a su llegada al Congreso, el miércoles 26 de octubre, para pronunciar su discurso de investidura.

  • Rajoy sobre Cataluña: "Mantengo mi disposición al diálogo y a la cooperación con la Generalitat".

    D CASTRO / Vídeo: ATLAS

    Rajoy sobre Cataluña: "Mantengo mi disposición al diálogo y a la cooperación con la Generalitat".

  • Rajoy a la salida del Congreso.

    JL ROCA / Vídeo ATLAS

    Rajoy a la salida del Congreso.

  • Rajoy ofrece "acuerdos" para un Gobierno "estable" que evite una legislatura "estéril"

    JL ROCA / Vídeo: ATLAS

    Rajoy ofrece "acuerdos" para un Gobierno "estable" que evite una legislatura "estéril"

  • Rajoy: "Hoy los españoles pueden comprobar sin lugar a dudas que no existe impunidad para la corrupción".

    Vídeo: ATLAS

    Rajoy: "Hoy los españoles pueden comprobar sin lugar a dudas que no existe impunidad para la corrupción".

Miércoles, 26 de octubre del 2016 - 18:56 CEST

Mariano Rajoy, a su llegada al Congreso, el miércoles 26 de octubre, para pronunciar su discurso de investidura.

El veterano político Mariano Rajoy ofreció este miércoles en el Parlamento otra lección de cómo hacer de la necesidad, virtud. Habló sin pausa de pactos, acuerdos, alianzas, diálogo, entendimiento. También con Catalunya. Y dejó claro que aun mirando a todo el arco parlamentario, que le devolvía la mirada con indisimulada desconfianza, a quien buscaba seducir con sus apelaciones a la estabilidad era principalmente al PSOE, ese partido al que agradeció su cambio de rumbo –o sea, su abstención– para permitir que él sea presidente tras dos elecciones y evitar unas terceras. Pero al que a lo largo de su discurso, bien directamente o bien entre líneas, insistió en que ahora ha de pedirle un poco más. Ha de solicitarle apoyo parlamentario para sacar adelante reformas o proyectos de calado. «España reclama un gobierno que pueda gobernar, estable, duradero, sólido y tranquilizador», dijo, después de garantizar que cumplirá con los 150 puntos ya acordados con Ciudadanos y que tratará de sacar adelante, asimismo, los pactos con Coalición Canaria y sus socios electorales UPN, el PAR y el Foro Asturias.

Pero con 170 diputados (los que suman estas formaciones junto al PP) no se ganan las votaciones en la Cámara baja. Por eso Rajoy apela ahora directamente al sentido de Estado de los socialistas para que den un paso más allá de la investidura, mientras algunos de sus colaboradores en el Congreso ya echan cebos al PNV, que con sus cinco escaños podrían, si a última hora se sumara a la causa el diputado de Nueva Canaria, ser clave para sacar adelante unos Presupuestos que Bruselas reclama sin demora. Sobre todo si el PSOE no se da por aludido ante las innumerables llamadas de Rajoy.

NO RETIRARÁ LA REFORMA LABORAL

Entre las cuestiones que, a juicio del aspirante del PP a la reelección, están llamadas a sustentarse en acuerdos de Estado (por tanto con el respaldo de los socialistas) que superen en el tiempo a los periodos electorales están la reforma del sistema de pensiones; la gestión de las migraciones; la lucha contra la violencia de género o en pro de la conciliación; las medidas frente al cambio climático y la adaptación a los avances científicos y tecnológicos.

Agregó que se ha de seguir avanzando en materia de creación de empleo para llegar a los 20 millones de españoles trabajando en el 2020 y anunció una reunión inmediata, en cuanto jure el cargo, con los agentes sociales. Eso sí, para los que albergaban esperanza de que el Rajoy de los consensos (obligados) estuviera dispuesto a dar marcha atrás con su polémica reforma laboral, apuntó que no hay que dar «marcha atrás» en la legislación que «está permitiendo crear medio millón de empleos al año».

Se refirió también a un posible pacto sobre regeneración democrática y a otro en educación que se fragüe en apenas seis meses, así como a un acuerdo sobre financiación autonómica que se diseñe entre partidos, «muy especialmente con el PSOE», aunque atendiendo a las bases que previamente se sienten en una Conferencia de Presidentes que se celebrará en breve en el Senado. «De este foro debe salir un diagnóstico compartido sobre la situación de nuestro modelo autonómico y su suficiencia financiera, así como una respuesta al día de los principios de solidaridad y cooperación que han marchado su desarrollo hasta hoy», añadió.

NUEVO TONO CON LA GENERALITAT

A renglón seguido abrió el capítulo referido al «reto más grave» que tiene España por delante: el que le llega desde Catalunya y el desafío independentista. Tras insistir en que no cambiará de posición en lo fundamental (tampoco negociará un referéndum puesto que sigue pensando que sobre la unidad territorial deben decidir todos los españoles), garantizó que buscará entenderse a este respecto con los partidos constitucionalistas y fomentar el diálogo y la cooperación con la Generalitat. Y, como novedad, aseveró estar abierto a «buscar fórmulas que acomoden mejor la necesaria solidaridad interterritorial».

Según fuentes de la Moncloa, esto ha de interpretarse como un ofrecimiento a dotar a Catalunya de una balanza fiscal más ventajosa, de modo que pueda contar con más ingresos sin que por ello tenga que incrementar su aportación al resto del Estado. La vía por la que se implemente esta propuesta, sostienen fuentes oficiales, está por concretar, pero hay voluntad de hacerlo si las autoridades catalanas, como indicó en su discurso el propio Rajoy, se ajustan a la ley. Los populares son conscientes de que la iniciativa sabrá a poco, aunque avanzan que el nuevo Ejecutivo reforzará el área de Presidencia o de Administraciones Públicas para abordar una nueva fase con el Govern catalán.

No le asusta tener que ganarse la titularidad, pero tampoco quiere aburrirse en el banquillo