• Lunes 22 diciembre 2014, 21:35 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
El epílogo

Lunes de septiembre

Lunes, 5 de septiembre del 2011 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Bernat Gasulla Subdirector

Nunca he estado muy de acuerdo en que le hagamos tanto caso a la cuesta de enero, cuando la cuesta de verdad, la que pone los pelos de punta y la que nos deja groguis durante semanas, es la de septiembre. Vale, es verdad que, tras el empacho de regalos, turrones, barquillos y canelones todos vamos renqueantes, pero lo que se nos echa encima cada septiembre, especialmente este, es terrorífico.

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 72 de la sección de Contraportada de la edición impresa del día 05 de septiembre de 2011 VER ARCHIVO (.PDF)

En septiembre, la mayoría de nosotros volvemos al trabajo, sufrimos el síndrome posvacacional, nuestros hijos vuelven al cole, las calles a llenarse de coches, nuestra cuenta corriente se amojama y la rutina obligada vuelve a marcar nuestra vida. El cuerpo se nos queda como cuando nos levantamos de una siesta de aquellas que Cela definía de «pijama y orinal»: despeinados, con la sábana marcada en la cara y la saliva reseca en la comisura de los labios.

Todo eso nos ocurre en un septiembre normal. Es como un lunes, pero a lo bestia. Pero este septiembre, este otoño, promete. No vamos a tener tregua. El análisis que EL PERIÓDICO publicó ayer no buscaba, pese a las apariencias, deprimir a nadie. Solo pretendía recordarle al personal que nos encontramos en una cuesta que ríanse ustedes del Tourmalet o el Alpe d'Huez.

Ley de Murphy

La lista de amenazas que se ciernen sobre nuestras cabezas parece la de los jinetes del apocalipsis: paro, deuda, recortes y falta de iniciativa política. Ahí es nada. Fíjense cómo debe pintar el panorama que Mariano Rajoy, que no tiene necesidad alguna de quemarse innecesariamente, se ha autoinvestido de presidente y nos advierte de la que se avecina. Todo nos va a costar mucho más. Y no me refiero solo al dinero.

Tras el amistoso que enfrentó a las selecciones de España y Chile, Andrés Iniesta sentenció que «cuando las cosas van tan mal solo pueden mejorar». El optimismo se puede disculpar al genio del balón que nos hizo campeones del mundo. Pero la pinta que va adquiriendo nuestra economía y nuestra política permite formular una variante de la ley de Murphy: «Si algo puede empeorar, no lo duden, empeorará».

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado