Ir a contenido

PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

Polémica en Perú por el paso del rally Dakar por las líneas de Nazca

La prueba volverá a pasar cerca de los geoglifos, que ya dañó en su edición del 2013

FERNANDO GIMENO / EFE / LIMA

lineas de nazca

Fotografía de las líneas de Nazca. / jma/lrc (EFE)

Las líneas de Nazca, un conjunto de milenarias figuras dibujadas sobre el desierto de Perú, uno de los más áridos del mundo, se cruzan en medio de una polémica con el próximo rally Dakar, acusado por grupos proteccionistas de dañar los geoglifos en su anterior paso por el país.

El Dakar volverá en 2016 a Nazca, como ya lo hizo en 2012 y 2013, cuando los vehículos pasaron por encima de uno de los geoglifos, según denunció la Asociación María Reiche, enfocada en mantener el legado proteccionista de la arqueóloga germano-peruana del mismo nombre.

La albacea de la Asociación, Ana María Cogorno, aseguró a Efe que "el Dakar sí daña" el patrimonio arqueológico y paleontológico de Perú, incluida la zona intangible de las líneas de Nazca, un área desértica de alrededor de 700 kilómetros cuadrados, situada a unos 450 kilómetros al sur de Lima.

"He pedido al Ministerio de Cultura que me especifique claramente por qué dicen que no hay daños. Nosotros los hemos corroborado con datos exactos gracias a un estudio sumamente concienzudo del arqueólogo alemán Ralf Hesse", de la Oficina Estatal de Patrimonio Cultural en Baden-Württemberg, señaló Cogorno.

El estudio de Hesse muestra fotografías tomadas por satélite de un geoglifo con múltiples huellas de vehículos y concluye que el dibujo "ha sido dañado severamente en cinco episodios, de los que dos de ellos coinciden con el Dakar de 2012 y 2013", las dos ediciones del rally que Perú acogió antes de la del próximo año.

Tras largas negociaciones, la ministra peruana de Turismo y Comercio Exterior, Magali Silva, y el director del rally Dakar, Etienne Lavigne, presentaron en abril en Lima el regreso de la carrera a Perú, donde Nazca será la meta de la tercera etapa, en una edición que partirá de Lima y llegará a Rosario (Argentina).

Silva aseguró que el Gobierno peruano aceptó albergar de nuevo el rally porque los organizadores les ofrecieron "una oferta inmejorable, de tres por el precio de uno: la realización del Dakar con garantías de seguridad para los pilotos, para los espectadores y para la preservación de nuestro patrimonio".

La ministra anunció que el Ministerio de Cultura presidirá una mesa multisectorial con los organizadores del rally y otras instituciones estatales para elaborar el trazado definitivo de la ruta de manera que no perjudique las líneas de Nazca y otras zonas arqueológicas del sur de Perú.

Cogorno prefirió mantenerse cauta hasta conocer la ruta definitiva, pero indicó que no le tranquiliza que el Ministerio de Cultura esté a cargo de la gestión y recordó que Lavigne "ni siquiera pidió disculpas" por los daños denunciados anteriormente por su organización.

ZONA CON GRANDES RIQUEZAS ARQUEOLÓGICAS

La directora de la Asociación María Reiche recordó que "toda la zona está llena de riquezas arqueológicas, y algunos lugares no están declarados como patrimonio cultural", por lo que auguró que esas zonas seguirán expuestas a eventuales daños del rally porque los arqueólogos del ministerio no los tendrán en cuenta.

Cogorno alertó de que no solo se trata de los vehículos participantes, sino también de los espectadores que siguen el recorrido de los pilotos, quienes "comienzan a entrar en las líneas y en sitios que no están permitidos".

"Es humanamente imposible controlar a toda esa gente. La última vez seguí el rally a pie de página, quedé aterrada. ¿Por un día que el país gane dinero se debe destruir miles de años de historia?", se cuestionó Cogorno.

La protectora de las líneas de Nazca también reiteró que estas están amenazadas por otros factores como las invasiones de colonos procedentes de otras zonas de la región de Ica, además de la minería ilegal, "que también destruye mucho".

0 Comentarios
cargando