Ir a contenido

CONSTERNACIÓN POR LA CAPTURA DEL REPORTERO DE EL PERIÓDICO

El secuestro de Marginedas desata una ola de solidaridad

Todas las asociaciones de periodistas exigen la liberación del enviado a Siria

Reporteros sin Fronteras alerta de la creciente inseguridad de informar

EL PERIÓDICO / Barcelona

«La guerra puede definirse como la apoteosis de la brutalidad y la violencia, que solo tiene sentido en un contexto en el que la vida humana ha perdido todo su valor. Los peligros asumidos, su crueldad, su truculencia, sus fantasmas, solo se encarnan cuando remite la circulación de adrenalina por las venas, uno regresa a casa, retorna a la normalidad, se sienta en un sillón y se reencuentra consigo mismo». Marc Marginedas escribía esto en un diario sobre su penúltimo viaje a Siria, en marzo pasado, para FronteraD, una revista digital sobre la crónica internacional.

Un amplio coro de voces del mundo del periodismo y de la política reclamaron ayer precisamente la vuelta a casa del enviado especial de EL PERIÓDICO a la guerra de Siria, para ese reencuentro consigo mismo, pero sobre todo con su familia, sus amigos y sus compañeros. Marginedas fue secuestrado el pasado 4 de septiembre por un grupo de yihadistas en los alrededores de la ciudad de Hama y el lunes por la noche, después de que EL PERIÓDICO diera a conocer los hechos, la reacción de solidaridad fue instantánea y masiva por parte de los medios tradicionales, de las instituciones y en las redes sociales.

No solo los medios catalanes y españoles se hicieron eco de la situación de Marginedas; también numerosos medios de todo el mundo, entre ellos la cadena CNN y la agencia Reuters. El enviado especial de este diario es, según el último balance de Reporteros sin Fronteras, el 16º periodista secuestrado o desaparecido en Siria, un país anclado en una brutal guerra civil desde hace dos años y medio.

Las diferentes asociaciones de periodistas exigieron unánimemente la puesta en libertad de Marginedas. El Col·legi de Periodistes de Catalunya mostró su «más firme rechazo» al secuestro y destacó que se trata de un profesional con una trayectoria de más de dos décadas informando desde las zonas más conflictivas del planeta. El Col·legi subrayó que los abusos que sufren los profesionales de la información es «especialmente preocupante, ya que la libertad de expresión es la herramienta fundamental para la defensa de otros derechos humanos».

En un comunicado, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) expresó también su repulsa, puesto que, «sin importar las razones ni los bandos que intervienen en el conflicto sirio o en cualquier otro, nada justifica la violación de los derechos humanos».

EL HORROR / Para la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), resulta imprescindible la labor del periodismo en zonas de conflicto como «garantía de la difusión de información veraz que permita conocer los horrores de las guerras y los padecimientos de sus víctimas». Según FAPE, «Marginedas representa un tipo de periodismo que, desgraciadamente, escasea, debido a los recortes que los medios vienen haciendo en las inversiones destinadas a la cobertura de los acontecimientos internacionales».

Reporteros Sin Fronteras (RSF) mostró igualmente su «profunda» preocupación por el secuestro del periodista y condenó «las crecientes dificultades» a las que se enfrentan todo tipo de informadores en Siria. «En los últimos meses, los secuestros tanto a periodistas locales como extranjeros han aumentado de forma preocupante», alertó. También la editorial barcelonesa RBA, que editó el libro de Marginedas Periodismo en el campo de batalla, mostró su consternación. En él, el periodista volcó 15 años de cobertura sobre el terreno de conflictos bélicos. Desde la cruenta guerra civil de Argelia, en los 90, hasta la Siria de hoy.

0 Comentarios
cargando