Ir a contenido

Incertidumbre TRAS LA PROHIBICIÓN DE LAS CORRIDAS

¿Y ahora qué hacemos con la Monumental?

Barcelona no prevé comprar ni recalificar el terreno y el dueño silencia sus planes

El edificio modernista está protegido y el solar tiene calificación de equipamiento

ROSA MARI SANZ
BARCELONA

El domingo la Monumental dirá adiós a los toros en virtud de la ley aprobada por el Parlament que echa el cerrojo a las corridas en Catalunya a partir del 1 de enero del 2012. Y lo hará sin haber resuelto la principal incógnita: ¿Qué pasará con los 10.000 metros cuadrados de este coso modernista del Eixample? Una respuesta que tendrá que decidir el propietario, Pedro Balañá, más pendiente ahora de acordar la cifra que espera recibir de la Generalitat como compensación por el cese de los toros.

Por ahora, el empresario guarda silencio sobre los usos que podría tener en el futuro, una reconversión que topará con dos condicionantes nada menores. Por un lado, el momento económico, poco alegre para grandes compras o inversiones, y, por otro, el hecho de que está calificado como equipamiento y que el recinto, desde 1979, forma parte del catálogo del patrimonio arquitectónico, lo que significa que está prohibido efectuar modificación alguna, ya sea en la fachada o en su interior.

CALIFICACIÓN URBANÍSTICA / El teniente de alcalde de Hábitat y Urbanismo, Antoni Vives, recuerda que es el propietario el que tiene que ver qué usos le dará, siempre bajo esas limitaciones, a la par que subraya que «lo importante es que lo que se haga suponga un beneficio para la ciudad».

Por el momento, en los planes del consistorio no está la compra de la plaza, y Vives insiste en que tampoco el llevar a cabo ninguna recalificación de los terrenos, algo que sí se hizo para salvar de la piqueta la plaza de las Arenas, aunque en ese caso la fachada no estaba protegida y los dueños pudieron cambiar el uso, que pasó de equipamiento a comercial. En esa línea, el alcalde, Xavier Trias, ya se ha manifestado contrario a que la Monumental pudiera reconvertirse en un centro comercial como el de la plaza de Espanya por la proximidad con otro complejo similar, el de Glòries.

La actual calificación de equipamiento, destaca Vives, sí permitiría habilitar la plaza para diversos usos: lúdicos, culturales, sociales, deportivos e, incluso, para hacer dependencias de la Administración pública. Todo ello, sin embargo, ligado a la reforma de la plaza de las Glòries. «No es un ámbito aislado. Las Glòries es una gran pieza en transformación y la Monumental ocupa una isla del Eixample muy próxima», subraya el teniente de alcalde, quien considera que «hay mucho margen de maniobra para encontrar el camino que sea bueno tanto para la propiedad como para la ciudad». Por el momento, dice el consistorio está «a la expectativa» de que la propiedad se ponga en contacto con los responsables municipales. «El resto», concluye, «son conjeturas».

Y entre estas conjeturas, enterrada ya la propuesta formulada hace cuatro años por el entonces teniente de alcalde de ERC Jordi Portabella de trasladar allí el vecino mercadillo de Els Encants, con el objetivo de que la plaza contribuyera a que ese mercado pudiera competir con los de Portobello (Londres) o el de las Puces (París), uno de los rumores más rocambolescos que ya empezó a correr el pasado año es que el emir de Dubai querría convertir la Monumental en una mezquita.

OPORTUNIDAD PARA LA ZONA / Mientras llegan o no las propuestas de Balañá que espera el consistorio, los vecinos ven una oportunidad en recuperar este espacio para uso ciudadano, y más, en una zona que no está sobrada de equipamientos. En esa línea, el arquitecto leridano Xavier Vilalta, vecino del barrio, tiene previsto presentar a los propietarios de la plaza y al consistorio un proyecto que ha diseñado para el coso: el Barcelona Ecological Center (BEC), un complejo sostenible, deportivo y de respeto a los animales.

0 Comentarios
cargando