"A lo mejor la gente no se da cuenta, pero no es solo un paso de gigante a nivel deportivo, es abrir puertas a todas las mujeres y niñas del país”, decía entre lágrimas Vicky Losada tras conquistar la primera Champions del fútbol femenino español. Patri Guijarro añadía con desparpajo: “Hemos reventado la puerta”. Acababan de lograr el mayor hito de su carrera deportiva y lejos de egocentrismos se acordaban del resto. Se acordaban de la pared. Del muro. De la invisibilización mediática que poco a poco han ido destruyendo.

El Barça del triplete abre la puerta del cambio (leer noticia)