21 sep 2020

Ir a contenido

Hace 10 años estaba en Sudáfrica iniciando la semana más decisiva de la historia del fútbol español y ahora está en Japón, donde se acaba de reactivar la Liga tras la pandemia, disfrutando con el Vissel Kobe. Hace una década desconocía Andrés Iniesta que el destino le tenía reservada una increíble sorpresa: ser el dueño del gol que llevó a la selección a la conquista del Mundial-2010 tras batir en la prórroga a una dura y agresiva Holanda. Una efeméride que se celebrará el próximo 11 de julio. Antes, Iniesta rememora con este diario el largo viaje hasta besar la copa que antes tocaron ídolos como Pelé, Maradona, Romário...

Entrevista con Iniesta en el décimo aniversario del Mundial: "Hay cosas que no se pueden soñar" (leer noticia)