26 oct 2020

Ir a contenido

Quim Torra dejó la presidencia como la asumió: haciendo de vicario de su antecesor, Carles Puigdemont, y llamando a los catalanes a unas nuevas elecciones plebiscitarias, a una "ruputura democrática, pacífica y desobiediente". Un discurso inflamado que culminó con su salida del Palau de la Generalitat el día en el que el Supremo sentenció que la inhabilitación del TSJC por haber colgado pancartas independentistas en periodo electoral era firme.

Torra deja la presidencia con un último servicio a Puigdemont (leer noticia)