INHABILITADO POR EL TS

Torra deja la presidencia con un último servicio a Puigdemont

El ya 'expresident' pide al independentismo convertir las elecciones en un nuevo "plebiscito" y genera malestar en ERC

Llama al soberanismo a preparar una "ruptura democrática, pacífica y desobediente" y afirma que él hubiera ido más allá

El Supremo confirma por unanimidad la inhabilitación de Torra / ZML

Se lee en minutos
Fidel Masreal / Xabi Barrena

Quim Torra dejó la presidencia como la asumió: haciendo de vicario de su antecesor, Carles Puigdemont, y llamando a los catalanes a unas nuevas elecciones plebiscitarias, a una "ruputura democrática, pacífica y desobiediente". Un discurso inflamado que culminó con su salida del Palau de la Generalitat el día en el que el Supremo sentenció que la inhabilitación del TSJC por haber colgado pancartas independentistas en periodo electoral era firme.

Torra dejó de ser 'president' poco antes de las cinco de la tarde, y todo parecía ir sobre el guión ya previsto entre JxCat y ERC, que ultimaron el pacto para la gestión de un Govern interino de cuatro meses. Pero el contundente tono empleado por Torra en en Palau de la Generalitat tras una reunión con el Govern que ya no preside, generó incomodidad a ERC, sus socios, cuyo líder fuera de prisión, el 'vicepresident' Pere Aragonès, asume ya buena parte de las funciones .

"Preparémonos para la ruptura democrática, pacífica y desobediente; las elecciones han de ser un nuevo plebiscito y un nuevo mandato que confirme el referéndum del 1-O"

Quim Torra

'Expresident' de la Generalitat

Torra dedicó sus dos últimos actos a la investigación universitaria y al sector de los discapacitados. Y tras recibir la notificación de un funcionario del TJSC -vestido de forma bastante informal- en Palau, convocó a un último discurso en el que no se cebó tanto en la sentencia que lo acababa de apartar del poder como en un mensaje en clave netamente preelectoral que sorprendió a ERC. El mensaje no fue otro que el de la "confrontación inteligente" de Puigdemont, expresado en términos muy similares: "Preparémonos para la ruptura democrática, pacífica y desobediente", proclamó. Un "preparémonos" que sonó como el mensaje de su antecesor en el multitudinario mítin de Perpinyà el 29 de febrero.

"El odio y la venganza del Estado no provocará ni una grieta en nuestro compromiso con la libertad de Catalunya. Contigo, muy honorable president Quim Torra"

Pere Aragonès

Vicepresidente del Govern y 'president' sustituto

Torra no hizo otra cosa que reivindicarse y dar a entender que si por él hubiera sido, habría ido más allá en el desafío independentista. Algo que ya ensayó en una entrevista el día antes en Vilaweb en la que incluso se quejó de que "los Mossos" y los "interventores" limitan las posibilidades del sobernismo.

El presidente de la Generalitat inhabilitado, Quim Torra, ha apelado este lunes a las fuerzas independentistas a convertir las próximas elecciones catalanas en un nuevo plebiscito para confirmar el referéndum unilateral del 1 de octubre. / EFE VÍDEO

Dardos a Torrent

El ya 'expresident' lanzó dardos indirectos a ERC cuando citó la decisión del Parlament de no publicar las resoluciones contra la monarquía -decisión avalada por su presidente, Roger Torrent- y demostró claramente el tono no solo humano sino electoral de su intervención cuando pidió explícitamente que los comicios se conviertan en un nuevo "plebiscito" y en un nuevo mandato que ratifique el 1-O, algo que sus ya exsocios no suscriben. "Una cosa es el reto del 50% y, la otra, el plebiscito", señaló una fuente republicana. Otra voz lamentó que JxCat y Torra hubieran mezclado "de nuevo, país y partido".

"Nadie está por encima de la ley y los responsables políticos, más que nadie, están obligados a cumplirla y hacerla cumplir"

Miquel Iceta

Primer secretario del PSC

También se sacudió las peticiones de toda la oposición y de ERC para que convocara elecciones antes de ser inhabilitado, porque ello hubiera reducido el tiempo de interinidad. Dijo el ya 'expresident' que la responsabilidad de ir a elecciones es de los tribunales españoles, a los que hizo dependientes del Estado en el que, a su juicio, pesa más la sed de "venganza" que las consecuencias de la "provisionalidad" que ahora se abre. Una provisionalidad que podría haberse reducido con una cita a las urnas que el propio Torra tenía prevista y anunciada en enero.

El tono del 'president' inaugura una larga precampaña en la que los dos grandes polos independentistas seguirán la pugna pese a que este mismo lunes se cerraban flecos del pacto -que consta por escrito- entre ambos para que la interinidad del Govern hasta las urnas se haga sin arañazos. No será fácil, pero se ha acordado que el 'president' sustituto comparta protagonismo con los 'consellers' en los actos públicos, no pronuncie el discurso de Navidad, y que se pueda actuar en un modo de "alto el fuego" que visto y oído el discurso de Torra no será fácil de mantener.

"Han ganado la libertad y la igualdad" porque "todos los ciudadanos son iguales ante la ley, también los políticos separatistas"

Carlos Carrizosa

Portavoz de Ciutadans en el Parlament

Noticias relacionadas

Más allá de estas batallas, el independentismo arropó a Torra contra la decisión judicial. Entidades como el FC Barcelona y la Taula del Tercer Sector Social también salieron en apoyo de un Quim Torra, que accedió al Govern sin tenerlo ni mucho menos previsto, en un contexto de extrema polarizacion independentista, sin un partido detrás ni una mayoría parlamentaria sólida, sin experiencia política y que ha decidido pilotar la nave fiel a su antecesor y a su discurso. Y que abandona reinvidicándose pese a una gestión criticada dentro y fuera de su espacio natural, el independentismo.