21 sep 2020

Ir a contenido

El cielo de Beirut vuelve a teñirse de negro. Un cruel déjà vu a modo de incendio en el puerto de la ciudad alarma a los libaneses un mes después de la explosión que acabó con casi 200 vidas, dejó más de 6.000 heridos y 300.000 personas sin hogar en la capital del Líbano. Llamas de elevada altura y una gran humareda negra han reavivado el trauma vivido el pasado 4 de agosto. Fuentes del Ejército y de defensa civil han declarado que el incendio está bajo control, y que se trataría de un almacén que contiene aceite y neumáticos. Helicópteros militares han estado extinguiendo el fuego en el mismo lugar donde hasta ahora, se estaba llevando a cabo la investigación de la reciente tragedia.

Gran incendio entre las ruinas del puerto de Beirut (leer noticia)